Silvio Romero habló de la mala praxis que sufrió su hijo al nacer

Por Sección Andino Sports

El delantero de Independiente Silvio Romero contó cómo atraviesa el cuadro neurológico de Mateo, su hijo de seis años, que sufrió una parálisis cerebral al momento del parto ocurrido en México el 29 de octubre de 2015.

Mateo nació en un hospital municipal del estado de Chiapas. Allí la mujer del futbolista, Sara Storni, dio a luz y una falta de oxígeno al momento del parto le provocó una parálisis cerebral mientras su papá se preparaba para afrontar un partido con Jaguares, el equipo con el que entonces tenía contrato.

Tanto el Chino Romero como su mujer suelen contar en redes sociales cómo afrontan la prueba que la situación de Mateo les propone a diario, pero esta vez el futbolista ahondó en detalles de la historia antes no revelados. Lo hizo en una entrevista con TyC Sports para el programa Líbero, en el que respondió las siguientes consignas.

Un poder que le gustaría tener

"Volvería el tiempo atrás y haría otras cosas con Mateo. Lo traería a Argentina... Mateo nació casi de siete meses y una mala praxis durante el parto le produjo falta de oxígeno y todos los problemas que hoy tiene. Fue en un Hospital Municipal y bueno, eso es lo que pasó".

Qué es lo más difícil para Mateo

"Lo más duro no sé si es para él porque nació con eso, sino para uno porque tenemos la ilusión de que camine, que te dé un beso o que te diga papá o la mamá también quiere esas cosas. Afrontar todo eso es una tarea de todos los días, son ilusiones que uno tiene cada vez más lejanas y ve la realidad y empieza a ver que te llena el alma o te da cariño desde otro lugar".

Cómo es la evolución de Mateo

"Lo que había logrado lo pierde rápidamente. De repente él se comunicaba por medio de una tablet pero todo lo va perdiendo y eso a uno le duele porque él hace mucho esfuerzo para tratar de darte un mimo o una sonrisa y por eso eso es duro y frustrante, pero al otro día empieza con energía, alegría y pila, por eso siempre uso la frase de que él nos enseña a nosotros".

La burocracia que desgasta

"Hay mucha burocracia y poca información y poco de sentido común, todo ese tema es muy desgastante, él va a tener su patología todos los días, pero te hacen presentar cada cuatro o cinco meses su historia clínica como si en ese tiempo Mateo se fuera a curar y viene a jugar acá conmigo cuando su patología es de por vida. Todo eso desgasta mucho y hace que todo sea cuesta arriba".

Miedos

"Si bien tengo a Benjamín, mi hijo mayor que es un sol y me da una fortaleza muy grande, los miedos tienen que ver con Mateo, con que esté pasándola mal y no sepa cómo decirlo".


Te Puede Interesar