La Nación aporta $266 millones a un centro tecnológico en Mendoza: cuál es el rol de IMPSA

Por Miguel Ángel Flores

A poco más de una semana del paso de Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo y vicepresidente de IMPSA, para una reunión de directorio en la que se analizaron los próximos proyectos de la multinacional mendocina devenida en sociedad estatal, el Gobierno confirmó otro desembolso, esta vez de $266 millones, para un proyecto que la tiene como pata fundamental.

Cabe recordar que desde junio, el holding fundado por la familia Pescarmona pasó a estar bajo el control de la Nación y la Provincia de Mendoza luego de comprar acciones por u$s 20 millones. Esta nueva decisión implica apuntalar financieramente a la firma como parte de otro plan: convertirla en el corazón del denominado Centro Tecnológico Metalúrgico de Cuyo (CETEM).

Merediz anunció el CETEM en un acto en las instalaciones de Impsa (Foto: Cristian Lozano)

De hecho, la confirmación del financiamiento trajo a la provincia al secretario PYME nacional, Guillermo Merediz. El funcionario puso en marcha el nuevo conglomerado: junto a IMPSA lo integrarán la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADIMRA) y su pata local, Asinmet, junto al INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial), con el propósito, según explicaron desde el entorno de Merediz, de "brindar servicios tecnológicos para fortalecer las capacidades productivas de las cadenas de valor estratégicas de la región".

Cómo funcionará

Durante la crisis financiera que atravesó la ex Industrias Metalúrgicas Pescarmona desde 2014 hasta la reestructuración de su pasivo y cambio de composición accionaria a manos de un fideicomiso mayormente compuesto por bancos, se hizo evidente el deterioro del vínculo que durante años mantuvo con más de un centenar de pymes contratistas y subcontratistas.

Justamente es en parte a lo que apunta el nuevo Centro, suscripto como parte de la red de Adimra en otros puntos del país, como el de Córdoba, más identificado con la industria automotriz. El inaugurado en Mendoza es el primero del Oeste argentino, con una participación en cuotas idénticas de sus 4 miembros: cada uno representa un 25%.

Güizzo, de Asinmet, expresó su conformidad con el nuevo organismo multisectorial (Foto: Cristian Lozano)

"Es el primer centro tecnológico multipropósito del oeste, con la participación de Impsa como empresa estratégica, Asinmet como sede del Centro y el INTI para certificar todos los procesos de capacitación, que tienen una parte dura y otra blanda en base a un relevamiento previo sobre las necesidades de las pymes para adaptarse a los nuevos proyectos", explicó Mariano Güizzo, presidente de Asinmet, que cede un espacio para el trabajo de los certificadores.

En concreto y a priori, Impsa asume la formación en soldaduras de grandes espesores como los que habitualmente requieren las grandes turbinas y otros equipos de dimensiones desarrollados en su planta de Godoy Cruz. Y calificará capital humano en esos procesos.

Foto: Cristian Lozano

Por su parte, Asinmet aportará, además de un espacio físico en su sede de Guaymallén, todos los demás equipamientos, como simuladores de soldaduras, junto ensayos de metalografía y no destructivos, junto a la tarea de los profesionales del INTI. A partir de un relevamiento de qué necesidades tenían las pymes

Para Güizzo "se va a nivelar a las empresas para brindarles servicios al costo. El propósito principal es el desarrollo de contratistas para Impsa, que cuando termine de reactivar su aparato necesitará proveedores calificados y certificados en esos servicios".

Origen y destino de los fondos: el rol de IMPSA

Quienes participan de la nueva estructura hablan de un "co-gobierno" producto de un contrato privado entre partes, con obligaciones autoimpuestas respecto a las responsabilidades de cada uno.

El proyecto concentra en total u$s 3,1 millones. De ese presupuesto, más del 80% lo aporta la Nación con fondos provenientes de un préstamo del BID (Banco Interamericano de Desarrollo), en tanto que los restantes u$s 600 mil es la contraparte correspondiente a Asinmet y Adimra.

Según trascendió, una vez en marcha el nuevo esquema, IMPSA dispondrá de un área de 60 m2 para la capacitación de los soldadores. Y participará con el 25% del capital invertido (maquinaria) en el Centro Tecnológico.

Foto: Cristian Lozano

En cuanto al objetivo, promete arrancar con una masa crítica importante. Es que a las 500 empresas que son socias activas de Asinmet se suman alrededor de 120 que han sido y vuelven de a poco a recuperar su lugar como proveedoras de Impsa, una cifra que puede incrementarse considerando que busca captar también a firmas de San Juan y San Luis.

"Son varios los Centros tecnológicos que hay en el país, como el de Córdoba. Pero con este nivel de inversión y alcance creo que este puede llegar a ser el más importante", resumió al respecto Güizzo. 

Merediz: "La recuperación industrial es muy fuerte"

Por su parte, el secretario Pyme de la Nación valoró la puesta en marcha del Centro, con IMPSA como eje principal.

"Es importante porque permitirá a muyas pymes acceder a servicios tecnológicos con IMPSA, que a partir de la capitalización del Gobierno nacional está buscando recuperarse", señaló luego del acto, en diálogo con radio Andina, y lo ejemplificó con el acceso a escáners y tecnología 3D "a lo que habitualmente a las pequeñas y medianas empresas les es difícil contar".

Foto: Cristian Lozano

El funcionario también valoró el protagonismo del sector metalmecánico en el repunte económico pospandemia. "Buena parte se debe a la recuperación del sector industrial, que es muy fuerte. Dentro de ese sector, el metalúrgico en particular, con maquinaria agrícola entre otros, está creciendo. Y con toda una agenda de desarrollo para el año que viene".

Te Puede Interesar