Opinión
La ciudad donde se cambia la memoria. La importancia de otras opiniones
Domingo, 5 de diciembre de 2021Por Eduardo Press.
Por: Eduardo Press

En el cuento "Las ciudades y los cambios" Italo Calvino relata la historia de un hombre que llega a una ciudad donde los mercaderes de siete naciones se reúnen en cada solsticio y en cada equinoccio. La barca que fondea con una carga de jengibre y algodón en rama volverá a zarpar con la estiba llena de pistacho y semilla de amapola, y la caravana que acaba de descargar costales de nuez moscada y de pasas de uva ya lía sus enjalmas para la vuelta con rollos de muselina dorada.

No sólo a vender y a comprar se viene a la ciudad sino también porque de noche junto a las hogueras que rodean el mercado, sentados sobre sacos o barriles o tendidos en montones de alfombras, a cada palabra que uno dice -como «lobo», «tesoro escondido», «batalla»-, los otros cuentan cada uno su historia.

Y tú sabes que en el largo viaje que te espera, cuando empiezas a evocar todos los recuerdos propios uno por uno, tu lobo se habrá convertido en otro lobo, tu tesoro escondido en otro tesoro, tu batalla en otra batalla y así se cambia la memoria en cada solsticio y en cada equinoccio.

Diálogos y conversaciones

En notas anteriores comentamos la importancia de las conversaciones en las relaciones interpersonales, son la argamasa invisible pero con efectos más fuertes que el acero.

¿Qué es conversar?

Compartir con el otro. Decir y escuchar, oír y comprender. Cuando la comunicación es franca, fluida y abierta se produce el milagro del diálogo.

Cuando el diálogo se produce cada uno se va con más de una idea, la suya y las de los demás, se pudo aprender y mejorar.

En las empresas

Cuando las reuniones son como las que describe Calvino, cuando un directivo habla de un proyecto, una propuesta, un análisis, una experiencia y cada uno va aportando para cada cosa desde su experiencia todas las ideas se multiplican y enriquecen. Es lo que mantiene despierto "en el viaje de regreso" al directivo, sus posibilidades se multiplican y las posibilidades de tomar mejores decisiones aumentan con el valor agregado de la participación de los demás. Los beneficios de no quedarse encerrado en su propia voz y su eco y abrirse a las múltiples voces que existen en su empresa.

Otros beneficios son que la participación es generadora de compromiso de la gente y es un poderoso factor de motivación porque hace sentir que su presencia tiene valor. Es también una manera simbólica de fidelizar a la gente con la empresa, ayuda a que "se pongan la camiseta".

Recomendaciones.

Muchos directivos tienen miedo a abrir el juego de escuchar a su gente, es una fantasía muy común que la gente "aprovechará" la invitación para realizar críticas y reclamos, es probable que eso suceda en empresas en las cuales no haya costumbre de abrirse al diálogo y el liderazgo sea muy verticalista. No es nuestra experiencia, es cierto que muchas veces los directivos cuentan con nuestra ayuda que permite llevar a buen rumbo la reunión aún con reclamos y quejas. Pasado ese momento y con escucha y paciencia se van desarrollando otro tipo de intervenciones con menos quejas y más aportes.

Muy por el contrario al aportar espacios de participación y opinión se reducen los focos de conflictos o facilita la gestión de los mismos.

Por eso recomendamos a los directivos que no teman o que avancen aún con el miedo y si cree que necesita ayuda, no se avergüence y pídala.

Beneficios

El directivo sale fortalecido porque es una forma de crear un ámbito de confianza, que no se es perfecto ni invulnerable, sino que es un ser humano.

Cuando el directivo se abre a la escucha además de exponer facilita la creación de un relato compartido que genera cohesión y entusiasmo y da sentido al trabajo de todos los días

Permite explicar para qué cada uno cumple la tarea que realiza y difundir con más claridad la razón de ser de la empresa, los valores y los objetivos

El intercambio de información se torna más fluido y confiable y permite alinear los objetivos institucionales con los de cada área y cada equipo de trabajo

Permite desarrollar una mejor percepción del propio trabajo y la satisfacción que produce hacerlo.

Parafraseando a Calvino podríamos decir que después de una reunión de escuchar y decir se cambia la visión de las cosas, la "nueva memoria".

Amigo lector: ¿en su empresa después de una reunión cada uno se vuelve con su propia idea o con una "nueva memoria"?

*Con la colaboración de la Lic. Sofía Florín, especialistas en Psicología Organizacional y Empresas Familiares

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario