Liderazgo y Empresa - Opinión
Kafka, la niña y la muñeca. La "narración" en la comunicación organizacional
Domingo, 21 de noviembre de 2021Por Eduardo Press.

Cuenta la historia que a sus 40 años, Franz Kafka, paseaba por el parque de Berlín cuando conoció a una niña que lloraba porque había perdido su muñeca favorita. Ella y Kafka buscaron la muñeca sin éxito. Kafka le dijo que se reuniera con él allí al día siguiente y que volverían a buscarla.

Al día siguiente, cuando aún no habían encontrado la muñeca, Kafka le dio a la niña una carta "escrita" por la muñeca que decía "por favor no llores. Hice un viaje para ver el mundo.

Te escribiré sobre mis aventuras".

Así comenzó una historia que continuó hasta el final de la vida de Kafka. Durante sus reuniones, Kafka leyó las letras de la muñeca relatando aventuras y conversaciones que la niña encontró adorables.

Finalmente, Kafka trajo la muñeca (compró una) que había regresado a Berlín. "No se parece en nada a mi muñeca", dijo la niña. Kafka le entregó otra carta en la que la muñeca escribió: "Mis viajes me han cambiado". La niña abrazó a la nueva muñeca y la llevó feliz a casa.

La narración

Narrar es contar historias. ¿Qué son las historias? Son relatos que cumplen y cumplieron una función fundamental en la creación y sostén de la cultura de la humanidad.

Es el instrumento con el cual se transmiten de generación en generación los mitos, leyendas, principios y valores, que cimentaron la filosofía, la religión y la historia.

Los humanos somos naturalmente contadores de historias. Desde los abuelos a sus nietos hasta líderes mundiales han utilizado el poder de las narrativas para influenciar, motivar y potencializar cambios y mejoras sociales: desde Mahatma Gandhi hasta Steve Jobs

La narración y las empresas

Las empresas no aparecen de la nada. Has pasado por muchos problemas y obstáculos.. Básicamente, tienes una historia que las define.

Estas historias son parte del sistema de comunicación organizacional que pueden transmitir información, normas y valores que gobiernan su funcionamiento. También la cultura, el entusiasmo, la motivación, el sentido de pertenencia y el compromiso se relacionan con este aspecto de la empresa.

El historiador Yuval Harari indica que las creencias compartidas de ficciones permitieron en gran medida el desarrollo de las sociedades humanas. Sin historias compartidas ninguna sociedad humana compleja puede funcionar.

Somos los únicos mamíferos que podemos cooperar con numerosos extraños porque solo nosotros podemos inventar relatos de ficción, difundirlos y convencer a millones de personas para que crean en ellos.

El poder emocional de la narración

Las tradiciones orales tienen un poderoso efecto emocional. Esta emoción, a su vez, influye en la forma en que las personas eligen actuar.

La lección para las empresas es que las narrativas poseen un valor intrínseco para influir el comportamiento.

Algunas empresas emplean las mismas herramientas de las leyendas populares y transforman el origen de sus fundadores en la cuna de su cultura corporativa.

Hoy en día el desarrollo tecnológico de las telecomunicaciones ha permitido que las organizaciones en distintas partes del mundo puedan relacionarse y trabajar de forma cooperativa, por tanto, las lógicas de acción de una organización pueden ser muy distantes de acuerdo a la brecha cultural que pueda existir entre una y otra. Esta brecha cultural se puede achicar creando historias que puedan ser compartidas.

A pesar que parece cada vez más difícil transmitir historias y objetivos claros por la vertiginosa movilidad de los empleados entre empresas, a veces no hay mucho tiempo para transmitir los mitos de la compañía. Las tradiciones orales corren el riesgo de ahogarse en el mar de la comunicación digital informal (correos y chats).

Compartir buenas historias, que lleguen al corazón de las personas disminuye enormemente estas dificultades.

Otras funciones de la narración

· Son buenas herramientas para promover el aprendizaje, generan experiencias transformativas que facilitan la incorporación de nueva información y habilidades.

· Permite enfrentar las crisis por la plataforma de contención que significa compartir historias

· Cumplen una función invalorable en la formación de líderes en la empresa, son parte de la historia, la reciben, la alimentan y la transmiten.

Recomendaciones

Podemos conocer una empresa conociendo sus historias, sus mitos, su filosofía y sus valores

En el día a día esto puede perderse, por eso recomendamos, parar un momento para pensar y repensar qué cuento se está contando de si misma la empresa, cómo implica a los que trabajan en ella y cuál es el objetivo final. Más allá del objetivo económico es necesario transmitir una razón de ser dentro de la organización.

En nuestro trabajo muchas veces encontramos que en una empresa el cuento que se cuenta de sí misma es poco cariñoso con su historia y no logra el objetivo de entusiasmar. Parte de nuestro quehacer es ayudar a reconstruir ese cuento, que resulte más cariñoso con la historia de la empresa. Como dice el viejo adagio: "a la historia no se la puede cambiar pero siempre se la puede contar de otra manera"

Los gerentes y líderes tienen que tener estos puntos claros y encontrar formas innovadoras de llegar a su gente y de transmitir asertivamente el aspecto emocional de toda la empresa.

Amigo lector: ¿Cuál es el cuento de la historia de tu empresa?

*En colaboración con la Lic. Sofía Florín, especialistas en Psicología Organizacional y Empresas Familiares.

Tamaño del texto
Comentarios
Maria
24-11-21 12:42
Siempre me gusta leer sus notas profe, gracias por su sabiduría y gracias Lic. Florin.
Tu comentario
Más de Opinión
La pasión por los tiros en el pie
Escribe: Marcelo López Álvarez - @marcelopez2202