Liderazgo y Empresa - Opinión
Gestionar la salud mental en el trabajo
Domingo, 7 de noviembre de 2021Por Eduardo Press.

¿Qué está sucediendo en la post-pandemia?

La aceleración de la transformación digital causada por la pandemia nos trajo un nuevo paradigma laboral. El trabajo no volverá a ser lo que era. Las relaciones laborales mediatizadas por la pandemia han implicado un recomienzo.

La pregunta que nos hacemos es como seguimos en lo que parece casi una post pandemia y cómo imaginamos el futuro.

Muchas personas pasan gran parte de su vida adulta en el trabajo, así es que las empresas deben tener en cuenta que el ambiente en el que su gente trabaja sea saludable física y mentalmente.

Bienestar en el trabajo

Estamos convencidos, y el proceso pandémico lo demostró, es que el mayor compromiso, la mayor eficiencia, la mayor lealtad se inscribe en la medida que se cuide el bienestar de la gente.

¿Qué es el bienestar en el trabajo? Básicamente sentir que el trabajo que cada uno hace, independientemente del lugar en el escalafón, vale la pena hacerlo, es un servicio para otros. Es cierto que uno no es libre de elegir lo que tiene que hacer en el trabajo pero sí es libre de elegir cómo sentirse y cómo predisponerse para la tarea.

También es cierto que recibir una paga adecuada es muy importante, aunque en la mayoría de las encuestas la remuneración no es lo primero que se tiene en cuenta a la hora de elegir un trabajo.

Muchos nos dicen que este tipo de conceptos son muy idealistas y que la realidad de las empresas es otra, ahora nos vamos a ocupar de ese tema, pero por más que sea difícil y complicado no vamos a renunciar a promover el bienestar en los lugares de trabajo. Nuestra experiencia de más de treinta años de caminar las empresas nos enseñó que es posible. Hay que trabajar.

Qué está pasando ahora. La tecnología y la gente.

Las empresas inteligentes son las que se adaptan y son las que alcanzarán un buen entendimiento entre tecnología y relaciones humanas.

Algunas cosas positivas nos dejó la pandemia. Nos hemos responsabilizado más en cada una de nuestras áreas de trabajo. Y ello nos ha permitido también decidir más cosas, por tanto sentirnos un poco más dueños de nuestras decisiones.

Las dificultades de la distancia generaron un gran desafío a los directivos para mantener la cohesión, el sentido de pertenencia y el trabajo en equipo. Los obligó a incorporar nuevas habilidades y evolucionar, este aspecto fue el que más tuvimos que trabajar con nuestros clientes.

Muchos veníamos trabajando en estos temas desde antes de la pandemia pero ahora se imponen casi como obligación, la eficiencia en la empresa está ligada con poner a la gente en el centro de le escena.

¿Qué significa? Preguntarse desde el puesto más alto hasta el más bajo cuál es el sentido del trabajo en su vida y para los directivos qué es lo que a partir de este momento de "nueva normalidad" qué es lo que va a ofrecer la empresa.

Nosotros sugerimos escuchar más que nunca e intentar responder a las necesidades vitales de cada sujeto, porque según como se encare hará las cosas más fáciles o más difíciles. Gran responsabilidad para los directivos

Nuevos liderazgos

El liderazgo remoto requiere nuevas habilidades para que los equipos virtuales sean eficientes.

Se deben crear dinámicas de trabajo diferentes que permitan estar atentos a cada persona, saber escuchar, contener, acompañar, guiar y fundamentalmente educar.

Salud mental

El burnout, el agotamiento extremo laboral, es una realidad y está suponiendo una de las mayores consecuencias de la pandemia. Las personas están demasiado presionadas con sus tareas, sus tiempos, sus objetivos. Es un tema de muchísima relevancia y donde las empresas tienen todo por hacer.

Ya antes de la pandemia la OMS decidió que a partir del 2022 el burnout va a ser considerado una enfermedad profesional. Es responsabilidad de todo líder no sobrecargar a sus trabajadores. Esto no es tan sencillo en un entorno tan exigente como el que nos encontramos.

¿Qué podemos hacer?

Hay una parte de responsabilidad en cada uno de nosotros en tomar la riendas de nuestra vida en relación a cómo estamos en nuestros trabajos y qué permitimos o no. Realmente si en el trabajo no te sentís útil, no te sentís apoyado emocionalmente, tienes miedo al fracaso y no se te acompaña en todo el proceso de cambio, realmente debes plantearte si es ahí donde quieres seguir. Sabemos que no es fácil, pero acceder a determinadas concesiones en un trabajo puede tener consecuencias nefastas.

¿Qué pueden hacer las empresas?

Evitar cargas de trabajo excesivas, exigencias contradictorias y falta de claridad de las funciones que debe desempeñar.

Promover la comunicación eficaz, clara y fluida entre todos.

Desalentar la intimidación, críticas que puedan generar frustración o rabia, el acoso psicológico y sexual.

Estar atentos a las condiciones laborales inadecuadas: oficinas con espacio físico reducido, escasez de luz natural y mala ventilación. Estos factores pueden contribuir a la aparición de estrés y tensión.

Recomendaciones

Conocer las necesidades de cada trabajador y sus capacidades para así desarrollar normas que contribuyan a la mejora de la salud mental. Quizás haya que salir del paradigma de reglas universales y para todos iguales.

Las nuevas tecnologías y el creciente acceso a Internet, permitiría trabajar a distancia y que cada cual pudiera organizarse de acuerdo a sus situaciones particulares en la medida que cumpla en tiempo y forma con sus tareas.

Explicar a todos sus empleados a quién y a dónde recurrir cuando necesiten pedir ayuda.

Crear espacios que permitan a sus empleados crecer profesionalmente.

Cuidados

Si retomamos la rutina prepandemia, nos podemos encontraron con "situaciones a las que nos habíamos desacostumbrado" donde "la ansiedad y la preocupación pueden activarse".

Ahora, con el retorno a una "nueva normalidad", esta vuelta a la rutina de antes del coronavirus también puede generar un estrés pospandemia.

Durante la pandemia aumentaron los ataques de pánico, fobias, y el consumo de psicofármacos. Desandar ese camino no será sencillo.

Requerirá de los directivos mucha paciencia y mucho trabajo para encauzar adecuadamente el camino tanto para los otros como para consigo mismo. También la consulta a un profesional en el área de bienestar organizacional puede ayudarte a identificar focos de conflicto y estrés para tus empleados.

El futuro

Este último tiempo nos hizo vivir más que nunca la incertidumbre y la volatilidad del mundo. Por eso, frente a un esquema flexible y de constante cambio, es fundamental la confianza en cada individuo y en la empresa como sistema. También es el momento ideal para plantearse nuevas preguntas, buscando constantemente respuestas innovadoras.

De eso se trata.

¿Pensás que la empresa tiene responsabilidad en el cuidado de la salud mental de su gente o que cada uno es responsable de su propia salud?

*En colaboración con la Lic. Sofía Florín, especialistas en Psicología Organizacional y Empresas Familiares

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario
Más de Opinión
La pasión por los tiros en el pie
Escribe: Marcelo López Álvarez - @marcelopez2202