Opinión
Copa América: la selección Argentina campeona. Reflexiones sobre el liderazgo
Domingo, 18 de julio de 2021Por Eduardo Press.
Por: Eduardo Press

Esta fue LA noticia del fin de semana. Hacía 28 años que la selección Argentina en fútbol no ganaba una copa internacional y para sumarle valor, fue de la mano de Lionel Messi, el ídolo futbolístico argentino y del mundo y de un director técnico joven y de no mucha experiencia.

Como suele suceder en este tipo de torneos la selección fue de menor a mayor, con hitos que fueron marcando la evolución: la confirmación por parte del técnico de la participación de algunos jugadores cuestionados, la consolidación del liderazgo del capitán del equipo, el momento en que el arquero atajó tres penales decisivos y el último partido... ganar al clásico rival en su propio campo.

Si bien no vamos a hablar sobre fútbol el torneo nos dejó algunas reflexiones sobre el liderazgo y su importancia para la conformación de un equipo de trabajo.

¿Qué distingue a los líderes que se destacan?

Rodearse de los mejores. Hemos visto que muchos dueños, Ceos, altos directivos evitan convocar a personas muy preparadas y formadas por el temor (infundado) a ser superados. ¿Por qué decimos infundado? Porque rara vez sucede que quién es convocado porque está preparado y se siente respaldado y reconocido por sus méritos quiera "desplazar" a quién lo trata como tal. Por otro lado sabemos que cuando uno se rodea de mediocres o de gente poco preparada va a obtener resultados mediocres. Los buenos resultados se consiguen rodeándose de los mejores. .

Afrontar equivocaciones y sostener ante la adversidad. No siempre los mejores aciertan en todo y pueden equivocarse. Esto puede generar críticas al líder desde adentro de la empresa y desde afuera. Si cree que su elección es buena es una virtud sostener a su colaborador aún ante la adversidad.

Arriesgarse con la innovación. Innovar no es solamente cambiar un sistema informático o mejorar máquinas y herramientas. Innovar es poder mirar con ojos nuevos los problemas y encontrar nuevas soluciones..

Integrar lo nuevo con lo "viejo".

Cada generación tiene su propia manera de desenvolverse en el mundo laboral. Lograr integrarlos en un mismo equipo es un desafío que los buenos líderes se animan a realizar.

Aprovechar el talento de los más experimentados (conocimiento, "konw how", capacidad de diagnóstico) y el talento de los jóvenes (ímpetu, osadía, "espíritu aventurero", ideas renovadoras) le agrega valor a la empresa.

Mantener el rumbo. Los líderes son los responsables de establecer las metas, proponer y fijar los objetivos, garantizar los recursos para que se puedan concretar, anticiparse a las dificultades, disponer de herramientas para saltar los obstáculos. También es su responsabilidad sostener los objetivos, las metas, los valores y evitar decisiones zigzagueantes que confunden y desalientan. En cambio le conviene ser flexible en los modos de implementación. Dar autonomía a los miembros del equipo para que cumplan sus tareas de la forma en que mejor les resulte.

Reconocer liderazgos.

En todo equipo de trabajo diferentes personas cumplen diferentes funciones y son múltiples las tareas y objetivos que se llevan adelante. Para diferentes momentos pueden ser necesarios diferentes tipos de liderazgo. Es sabiduría permitir el surgimiento de estos liderazgos.

Al igual que en un equipo de fútbol debajo de su arco lidera el arquero, al transmitir seguridad le da confianza a los defensores, Un buen defensor lidera dentro del área, ordena a sus compañeros para neutralizar el ataque rival, en la mitad de la cancha lidera el que tiene visión amplia del juego, el que "distribuye" la pelota entre quienes observa estén mejor ubicados, y en el campo rival lideran aquellos que mejor estén preparados para lograr el gol.

En los equipos de trabajo sucede lo mismo, puede ser que cada colaborador lidere en su campo de especialidad. No todos hacen lo mismo y cada uno puede ser líder en un aspecto específico. Reconocer los diferentes liderazgos según el lugar o el tema del que se trate es virtud del buen liderazgo.

Apoyo. El líder siempre es el apoyo de sus colaboradores, nunca el juez. Ser aquel que acompaña, enseña y educa, básicamente con el ejemplo.

Todo esto no se puede llevar a cabo si no se cuenta con el apoyo y el respaldo de la mas alta dirección de la empresa.

El líder debe apoyar y sentirse apoyado.

Respeto por el otro. Al terminar el partido final hubo un momento en medio de los festejos en el que algún jugador ganador quiso iniciar un canto de burla hacia el rival vencido y fue interrumpido de inmediato por el capitán del equipo y esto fue respetado por todo el resto. Festejo sí, burla no. Esa muestra de respeto hacia el contrincante también fue una muestra de respeto para su equipo.

El respeto por el otro es esencial si uno quiere que todo esto funcione. No es necesario que todos pensemos igual. Al contrario en la diversidad de ideas y su integración es que se consiguen los mayores resultados.

Amigo lector: si usted es dueño, Ceo, directivo de una empresa ¿tiene armado su equipo para pelear el campeonato?

*En colaboración con la Lic. Sofía Florín, especialistas en Psicología Organizacional

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario