Elecciones

François Hollande pide una victoria amplia y Sarkozy participación

Hollande exhortó el viernes a los franceses a darle una amplia victoria el domingo en la segunda vuelta de la presidencial. Los últimos sondeos siguen dando como ganador a Hollande con 52,5 a 53,5% de los votos.

Por Sección Internacionales

El socialista François Hollande, favorito en los sondeos, exhortó el viernes a los franceses a darle una amplia victoria el domingo en la segunda vuelta de la presidencial, en tanto que su adversario, Nicolas Sarkozy,
depositaba su esperanza en una fuerte participación.
Los últimos sondeos siguen dando como ganador a Hollande con 52,5 a 53,5% de los votos, pese a que el presidente Sarkozy ha reducido la ventaja después del debate televisado del miércoles.
Pero la campaña oficial termina el viernes y, salvo sorpresa de último minuto, el socialista tendría que salir electo el domingo.
Hollande exhortó a los franceses a darle una amplia victoria. "Si los franceses deben elegir, que lo hagan claramente, masivamente, que le den al que sea investido toda la capacidad y los medios para actuar", agregó Hollande, que consideró que "52% de los votos sería una victoria amplia".
El candidato evoca ya la dificultad de su posible mandato, estimando que no disfrutará de un periodo de gracia. "No tengo plazo de gracia, es decir que todas las decisiones que tome tendrán que ser justas y coherentes", dijo.
Pese a todos los pronósticos en su favor, Hollande afirmó que sigue habiendo incógnitas en estos comicios, como la participación y el voto en blanco.
"Los sondeos muestran un acercamiento, así que digo a todos los que quieren que yo sea el próximo presidente de la República que no dejen a otros decidir en su lugar", afirmó.
Por su parte, Sarkozy estimó el viernes que el resultado de la elección se decidirá por muy poco margen y puso sus esperanzas en una fuerte movilización de los electores, declarándose sereno."Siento una fuerte participación en la segunda vuelta y una situación de gran igualdad, va a decidirse por poca cosa, va a decidirse verdaderamente en función de las decisiones de los franceses de ir o no ir" a las urnas el domingo, dijo Sarkozy a la emisora Europe 1.
No obstante, las perspectivas son más que sombrías para Sarkozy. No sólo todos los sondeos le son desfavorables, sino que además no logró que acudieran en su apoyo ninguno de los candidatos que quedaron descalificados en la primera vuelta.

La dirigente Marine Le Pen llamó implícitamente el martes a votar en blanco, tras un discurso en el que criticó con virulencia al presidente, pese a la derechización del discurso de éste durante la campaña con el objetivo de atraer al electorado ultraderechista.
Y justamente fue esa derechización de su discurso la causa que invocó el candidato centrista François Bayrou al anunciar el jueves que votaría por Hollande, aunque sin dar consigna de voto a sus partidarios, un último golpe para Sarkozy, que necesita el trasvase de votos de la extrema derecha y del centro para ganar la elección.
  

Fuente: Noticias Argentinas

Te Puede Interesar