AEHGA

Familia Barbera: el legado de Fernando a su hermana Beatriz en la cámara hotelero-gastronómica

Por Miguel Ángel Flores

Sin abandonar el timón de su cadena de restaurantes, durante algo más de 2 años Fernando Barbera presidió AEHGA (Asociación de Empresarios Hoteleros y Gastronómicos de Mendoza). Ahora hace un alto en su camino dentro del gremialismo empresario para dejarle la posta al frente de la cámara ni más ni menos que a su hermana Beatriz. 

La ex funcionaria provincial abandona el llano luego de casi una década. Cabe recordar que había mantenido un perfil público hasta 2011, como Secretaria de Deportes del entonces gobernador Celso Jaque, pero tras su paso por la gestión volvió a la actividad privada para ponerse al frente de Francesco, uno de los locales propiedad de su familia.

Si bien el estatuto de la Asociación permite la reelección al cabo de un período de 24 meses, el mandato de Fernando Barbera, que asumió en diciembre de 2018, fue uno solo aunque extendido forzosamente por la pandemia. "Este cambio es algo así como un nepotismo a la inversa", bromea el empresario respecto al fin de su período (el próximo miércoles 31 de marzo) para que su hermana ocupe su lugar en la presidencia de la entidad hasta el 2023, acompañada como vice por el hotelero Edmundo Day, ex titular de la entidad.

Ley de Sostenimiento, entre las prioridades 

En un punteo de temas para la transición Barbera-Barbera como presidenta de AEHGA hay uno marcado en rojo como máxima prioridad: no aflojar con el lobby para la sanción de la  ley provincial de Sostenimiento Turístico, actualmente en la Comisión de Hacienda del Senado provincial. 

Para hoteleros y gastronómicos, es una meta contrarreloj ante la inminente "segunda ola" de Covid-19; de ahí que a una reunión con los legisladores le siguió en la tarde del lunes otra con la ministra de Turismo, Mariana Juri. El proyecto contempla postergar obligaciones impositivas, extender la gracia de 1 año para el pago de créditos otorgados en plena cuarentena durante 2020 a través del Fondo de Transformación, e incluso tarifas diferenciales de electricidad, gas y agua.

Según Barbera "ayudaría muchísimo, porque no tener caja positiva en este momento le impedirá seguir adelante a muchas empresas". Pero en la mira hay otras dos premisas, tal vez no apremiantes pero sí importantes: recategorizar a la gastronomía como actividad, e integrar a pequeños productores y artesanos a la cadena de valor turística.

"Nuestra gastronomía está bastante bien posicionada a nivel nacional, tal vez en segundo lugar. Pero en la provincia aparece postergada, y pretendemos que pase a ser una actividad principal; para eso se necesita una nueva resolución para que se inscriba así ante el Ministerio de Turismo, lo que implica "autoexigirnos" estándares, desde la capacitación de los mozos tanto en idiomas como en el vino y atractivos de Mendoza", remarcan desde Ahega.

Hay un tercer objetivo que desde lo institucional aparece para la Beatriz en el horizonte a mediano plazo. La integración y apoyo financiero para  muchos pequeños productores en distintos puntos de la geografía mendocina es un tema declamado, pero poco entendido hasta aquí.

Para Barbera, "existen vínculos con cooperativas de crianceros de chivos de Malargüe, pero agregar a la cadena de valor a pequeños artesanos, productores de tomate envasado y hasta textiles es otro propósito importante. Por ejemplo, con el desarrollo alcanzado por el turismo en Mendoza no hay sábanas fabricadas localmente; por eso es clave facilitarles capital de trabajo".

Te Puede Interesar