domingo 31 jul 2022

Chile: incidentes en las protestas a un año del estallido social

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Sección Internacionales 18 de octubre de 2020 - 00:00

La Plaza Italia, en Santiago de Chile, y otros puntos céntricos de diferentes ciudades chilenas, volvieron a ser escenario de protestas este domingo por la tarde, a un año del estallido social, que derivó en masivas protestas que acorralaron al poder político y empujaron a la realización de un plebiscito nacional para el próximo 25 de octubre, en el que se decidirá si se reemplaza la actual constitución, legada por la última dictadura militar.

El episodio más grave fue el saqueo y quema de una iglesia de Carabineros por parte de un grupo de manifestantes.

Sólo en la Plaza del Baquedano, de Santiago, se reunieron unas 25 mil personas, según los Carabineros, mientras que otros miles se encontraban en otros puntos de la ciudad.

Al igual que el viernes pasado, los manifestantes volvieron a teñir de rojo la estatua del Baquedano, según la información difundida por la agencia DPA. Además instalaron una estructura con un ojo llorando sangre encima del general a caballo, en rechazo a las heridas oculares y la pérdida total o parcial de la visión que provocaron los disparos de perdigones o bombas lacrimógenas efectuados por la policía el año pasado.

Los manifestantes conmemoraron este domingo el aniversario del inicio de las movilizaciones en Chile.

El incidente más grave fue el saqueo y el incendio de la Iglesia San Francisco de Borja, una iglesia institucional de Carabineros ubicada en las inmediaciones de la plaza Baquedano, en Santiago de Chile. Por el hecho fueron detenidas al menos cinco personas: una de ellas en el interior de la iglesia y otras cuatro en el exterior.

Imágenes difundidas por Carabineros muestran cómo manifestantes accedieron por la parte posterior de la iglesia, sacaron figuras religiosas y otros objetos que fueron destruidos o utilizados para levantar barricadas. 

Por otra parte, el 13 Juzgado Garantía ha decretado ya prisión preventiva de siete adultos y el internamiento provisional de dos menores de edad por ataques a la subcomisaría de Peñalolén entre agosto y octubre de este año. Están acusados de los delitos de asociación ilícita o lanzamiento de artefactos incendiarios, entre otros. 

Los lemas de la marcha de este domingo reavivan viejos reclamos por el acceso a la educación, a la salud y las pensiones. Además, se suman críticas al Gobierno de Sebastián Piñera, y hasta el pedido de su renuncia, por la aguda crisis económica, que se intensificó por la pandemia de coronavirus.

A lo largo de la semana pasada, se hicieron múltiples convocatorias en las redes sociales para conmemorar el aniversario de la revuelta. La policía anunció que este domingo saldrían a las calles entre 40.000 del total de 60.000 efectivos "para evitar desórdenes graves". Según informaron medios locales, se esperaban alrededor de 150.000 manifestantes.

A comienzos de marzo de este año, la emergencia sanitaria había llevado a que las manifestaciones cesaran. Pero, en las últimas semanas, los chilenos volvieron a copar las calles. Este sábado, un grupo de personas vestidas con mamelucos blancos pintó de rojo el monumento al general Baquedano, ubicado en Plaza Italia, para recordar la sangre derramada por la represión policial del año pasado.

Este domingo, ese mismo punto céntrico comenzaron los primeros disturbios que fueron protagonizados por la barra brava de Colo Colo y la de Universidad de Chile, que se enfrentaron entre ellos en medio de la concentración.

Primero, lo hicieron en el Parque Bustamante y luego se trasladaron a la Plaza Baquedano, donde los manifestantes pacíficos les pidieron que se fueran del sector. En medio del conflicto, la policía intentó dispersarlos con gases lacrimógenos y los desplazó rociándolos con agua de los camiones hidrantes.

El periodista chileno José María del Pino contó en diálogo con TN que el alcalde de Recoleta Daniel Jadue, el líder de la oposición mejor posicionado en las encuestas, fue expulsado esta mañana de una marcha, ya que los manifestantes no quieren que los vinculen con ninguna ideología política en particular. La oposición de centroizquierda había llamado a sus seguidores a recordar la fecha en sus casas.

En diálogo con CHV Noticias Jadué negó que lo hayan expulsado de la manifestación, aclaró que se trató de dos personas que llegaron en camión hasta el lugar. "Yo llegué cerca de las 11 de la mañana a Plaza de la Dignidad. Estuve más de una hora y media compartiendo con gente, celebrando y conmemorando. Llegó un camión con gente de la Fonda Permanente La Popular y se bajaron dos personas a tratar de insultarnos y provocarnos", relató.

"La gente reaccionó e intentó de aislarlos. Cuando me di cuenta que la intención de ellos era provocar, decidí retirarme y, como no reaccionamos, nos siguieron, cruzando el puente, pero eran dos personas", detalló. 

El estallido social en Chile

El 18 de octubre de 2019, cuatro días después del inicio de las manifestaciones estudiantiles, un estallido social sacudió a Chile. Las concentraciones de miles de personas en las calles de distintas ciudades, que se daban cada viernes, terminaban con hechos vandálicos, como el incendio de las estaciones del metro, edificios históricos y comercios.

Bajo el lema ‘Chile despertó', los manifestantes, en su mayoría jóvenes, no pedían una nueva Carta Magna, pero sus reclamos llevaron a que varios líderes sociales, analistas y políticos, incluyendo al presidente del Senado y al vocero de la Corte Suprema, mencionaran la necesidad de crear una nueva Constitución que permita canalizar las demandas sociales.

Ante la presión, incluso de miembros del oficialismo, Piñera se abrió a la posibilidad de realizar reformas estructurales al texto constitucional. El referéndum fue propuesto por un acuerdo entre la mayoría de los partidos políticos chilenos, anunciado el 15 de noviembre de 2019. Inicialmente, para el 26 de abril de 2020, pero se corrió al 25 de octubre próximo por la pandemia.

La Constitución vigente fue impuesta en 1981 por la dictadura de Augusto Pinochet en un país dominado por el miedo y la represión. Instauró un modelo económico, político y social neoliberal que abrió paso a una educación y salud privada, y a un sistema de pensiones basado en el ahorro individual, que el año pasado entregaba pensiones de 110.000 pesos (140 dólares) a los más pobres. Tras el estallido social, éstas fueron reajustadas en un 50% por el gobierno de Piñera.

El del domingo próximo, será el primer plebiscito nacional chileno desde 1989, cuando se realizó un referéndum donde se aprobaron reformas a la Constitución Política de la República, promulgada en 1980, durante la dictadura militar de Pinochet. Por tanto, será el primero -y hasta el momento único- celebrado durante los gobiernos democráticos, durante el siglo XXI.

Segúndel Pino, desde 2019 "el malestar social sigue igual", no cambió nada "salvo por la esperanza de que se ha encontrado una vía institucional y democrática para que la ciudanía tenga participación", en relación a la posibilidad de que se redacte una nueva constitución que marcaría nuevas reglas del juego y caminos democráticos para canalizar el descontento.

Te Puede Interesar