Herramienta para las fuerzas de seguridad

Así funciona el mapa del delito de Mendoza

Por Mariano Fiochetta

 Las fuerzas de seguridad del Gobierno provincial trabajan con un mapa del delito que permite ubicar las zonas "calientes" en las que se producen mayor cantidad de hechos dentro de los departamentos.

Esta semana y con la presencia del secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco, se conformó el comando unificado entre las policías local, federal y Gendarmería, en el que habrá "circuitos de comunicación fluidos en materia criminal". Allí, se decidió diseñar operaciones basadas en el "Mapa del Delito actualizado". 

Según informaron desde el Ministerio de Seguridad, la herramienta se comenzó a usar en enero de 2016, en el arranque de la gestión de Alfredo Cornejo. "Se trabaja con las llamadas del 911, que son cargadas con coordenadas directamente a los mapas. Están online y las puede ver el Gobernador y las fuerzas", explicó a SITIO ANDINO la subdirectora de Gestión y Análisis de Información de esa cartera, Carolina Appiolaza.

El mapa es utilizado por las fuerzas de seguridad.

En esa área, además, se utilizan análisis geo espaciales. "Según el suceso (asalto a mano armada, robo de autos, etc.) hacemos análisis de un periodo de tiempo y nos determina en el mapa, por ejemplo, las zonas calientes. No es un mapa de puntos, sino de zonas calientes en donde se proyecta el policiamiento predictivo en función de eso", detalló.

El policiamiento predictivo es un método que apunta a provechar el manejo de información para anticipar y prevenir los delitos, de manera tal que se establezcan distintas estrategias con el objetivo de que sean más efectivas.

"No hablamos de zonas rojas", enfatizó. "La zona con mayor concentración depende del suceso que se analice. No son las mismas para un robo o hurto, que se da donde hay mayor frecuencia de población; que el robo de autos, que se da en ciertas zonas puntuales, o asalto a mano armada", relató. Así, si bien hay repitencia de delitos, las cifras son más fluctuantes.

Se analiza dónde se producen los delitos y se arman estrategias para prevenirlos. Foto: Yemel Fil.

La funcionaria manifestó que marcar supuestas "zonas rojas" trae muchas consecuencias. "No solo estigmatizas un lugar o una población, sino que estás influyendo hasta en el valor de una propiedad", expresó.

Por otra parte, Appiolaza indicó que no solo sirve para proveer de mayor patrullaje a un sector específico. "Se ve desde lo situacional - ambiental: se puede trabajar en iluminar la zona o poner preventores; hay otras estrategias hasta desde la apropiación del espacio público", contó.

Asimismo, afirmó que los mapas son coordinados solo a nivel operativo y que intendentes u otros funcionarios/as no tienen acceso, a menos que así lo requieran desde la Policía.

El término "mapa del delito" está, desde hace una década, muy desprestigiado en la provincia, luego de que el ex gobernador Celso Jaque basara su campaña en esto. En ese momento, el dirigente aseguraba tener la clave del problema delictivo en Mendoza tras trabajar durante dos años en la confección de ese plano. Ahora, aseguran, hay una producción de información y calidad en los datos que no existía hace diez años.

Te Puede Interesar