Presión fiscal

Es por la suba de impuestos que cae la venta de autos

Durante el 2014 la venta de automotores 0 km. cayó 24%, según análisis de la consultora KPMG.

Por Sección Economía

El 24 por ciento de la caída de las ventas de autos registrada durante el 2014 se debió al efecto del impuesto a los bienes suntuarios que aprobó el gobierno, afirmó hoy un estudio elaborado por la consultora KPMG.

"La aplicación del impuesto a los autos que comenzó a regir en enero de 2014 fue responsable de una caída de un 24 por ciento en las ventas a lo largo del año último", indica señala el estudio.

De acuerdo con las estimaciones realizadas por la consultora internacional en el mercado local, cada terminal dejó de vender por mes en promedio 1154 vehículos solo con motivo del incremento de la presión fiscal sobre ese tipo de bien.

"Las ventas del sector automotor en el mercado local se desplomaron en un 36 por ciento, pasando de 964.000 unidades en 2013 a unas 614.000 en 2014, con lo que tocó un nivel que no se registraba desde el año 2010", señaló KPMG. Pero la consultora advirtió que "no toda la caída se puede atribuir al impuesto".

En aquel año, la base imponible arrancaba con una franja de autos cuyo valor iba de 170 mil a 210 mil pesos, a los que se le cargaba un 30 por ciento, mientras que los que superaban ese valor tributaban 50 por ciento.

"El modelo econométrico usado demuestra que el impuesto tuvo un efecto erosivo en la venta de automóviles, más allá del impacto de factores como la variaciones en el tipo de cambio, en los niveles de ingreso o en la estructura de precios domésticos", indicó Eduardo Crespo, socio a cargo de la industria automotriz de KPMG Argentina.

KPMG explicó que para llegar a la conclusión de que el gravamen erosionó las ventas realizó una comparación estadística de los datos sobre ventas de autos y utilitarios entre 2013 y 2014 aislando factores como inflación, devaluación, incremento de la tasa de interés para los créditos.

"Las ventas mensuales de automóviles y utilitarios, sufrieron una importante caída en enero de 2014 y pasaron de 82.000 unidades vendidas en conjunto en diciembre de 2013 a unas 43.000 durante el primer mes de aplicación del impuesto", dice el trabajo.

El reporte agregó que en el caso solo de los utilitarios, un tipo de vehículo que no tributa impuestos internos, la caída fue de apenas 10 por ciento, con lo cual certificó el impacto negativo del gravamen.

"Con estos datos queda claro que el impuesto tuvo un impacto negativo para el sector", concluyó Crespo.

En enero de este año, el gobierno actualizó la base imponible en un 15 por ciento, de modo que el segmento de autos alcanzados por el impuesto arranca con 195.500 hasta 250.500, con un 30 por ciento, mientras que los que superen ese valor pagan 50 por ciento. Fuente: DYN

Te Puede Interesar