Agente 007

James Bond y los autos: algunos de los más destacados

Hay un elemento que siempre ha estado muy ligado a la personalidad de James Bond, y no es otra cosa que sus autos. En esta galería te los mostramos.

image.png

Aston Martin DBS / James Bond 'Casino Royal' (2006)

Hemos querido meter el DBS de Casino Royal por la belleza del mismo y por ser considerado (y a mi entender, también) como uno de los Aston Martin más bellos de la historia de la marca. Bajo su alargado capó se encuentra un poderoso motor V12 con 517 CV de potencia, fabricado en aluminio y con 5,9 litros de cilindrada. Es capaz de alcanzar los 307 km/h de velocidad punta y pasa de 0 a 100 km/h en 4,3 segundos. Pesa 1.695 kilos y, como dato curioso, en Casino Royal hay una escena en la que Bond persigue al enemigo por una carretera de campo en medio de la noche. Pues bien, Bond termina volcando y Casino Royale figura en el libro Guiness de los Récords por esta escena de acción en la que el Aston Martin dio hasta hasta siete vueltas de campana durante una persecución hasta quedar destrozado. La escena del accidente automovilístico se ideó empleando un Aston Martin DB9 modificado para lucir como el Aston Martin DBS V12 de Bond y reforzado para resistir el impacto. Debido al bajo centro de gravedad del vehículo, se implementó una rampa de 450 milímetros en la carretera, además de que se tuvo que usar un cañón de aire ubicado detrás del asiento del conductor con tal de propulsar al coche en un bamboleo justo en el momento preciso del impacto.

Aston Martin

image.png

Aston Martin DB10 / 'Spectre' (2015)

La película ‘Spectre’ llegó con un espectacular DB10 bajo el brazo, un modelo que sólo fue creado para la película para conmemorar los 50 años de unión entre el fabricante de coches británico y la franquicia 007. De este únicamente se fabricaron 10 unidades, de las que sólo sobrevivieron dos, una es propiedad de Aston Martin y la otra se subastó por una cantidad cercana a los 3 millones de euros. Aston Martin sólo tuvo algo más de seis meses para crear el DB10, cuya carrocería es de fibra de carbono y cuyo motor entrega 420 caballos.

Aston Martin

image.png

Lotus Esprit / 'La espía que me amó (1977)

Uno de los coches más icónicos de la saga, aunque no por aparecer en múltiples cintas, sino por lo diferente que era, fue el Lotus Esprit. Su capacidad para convertirse en un vehículo submarino dejó a todos boquiabiertos en 1977, cuando se pudo ver al vehículo en la película ‘La espía que me amó’. Durante el rodaje se usaron seis coches para realizar la transformación de la tierra al agua, y viceversa. Volvió a aparecer en el año 1981 en ‘Sólo para sus ojos’, mejorado y con retoques en el motor y en el chasis.

Lotus

image.png

BMW 750iL / 'El mañana nunca muere' (1997)

No solo Bond ha conducido Automóviles de la firma Aston Martin, hubo una época en la que BMW era el corcel sobre el que galopaba el espía del MI6. Uno de estos fue el 750iL, una bestia que apareció en ‘El mañana nunca muere’ de 1997 y que tiene una curiosa escena en la que Pierce Brosnan pilota el coche desde el asiento trasero a través de su móvil Sony Ericsson. Asimismo, contaba con todos los ‘gadgets’ típicos de 007, como carrocería blindada, misiles, una sierra para cortar cables en el logotipo del capó, clavos, cámaras de 360 grados, caja fuerte, etc.

BMW

image.png

BMW Z8 / 'El mundo nunca es suficiente (1999)

Pero si hay un BMW que ha destacado sobre el resto en la franquicia, ese fue el Z8, un modelo que a día de hoy es muy raro de ver ya que sólo se fabricaron 5.700 unidades. Compartía el V8 con el M5 de la época, un propulsor atmosférico de 400 caballos que garantizaba un 0 a 100 de 4,7 segundos y una velocidad máxima de 250 por hora. Su aparición como coche Bond fue en ‘El mundo nunca es suficiente’ de 1999, con Pierce Brosnan como protagonista. Durante todo el rodaje estuvo el Z8 vigiladísimo para que no se pudieran sacar fotos del mismo.

BMW

image.png

Aston Martin DB5 / 'Goldfinger' (1964)

El DB5 es posiblemente el coche más famoso e icónico de James Bond, así como el que más participación ha tenido en las películas. La primera vez que apareció en pantalla fue en ‘Goldfinger’, allá por el año 1964, pero en las recientes entregas se ha dejado ver con Daniel Craig a los mandos, en ‘Casino Royal’ (2006), ‘Skyfall’ (2012), ‘Spectre’ (2015) o la última entrega de Craig como 007, ‘Sin tiempo para morir’ (2021), por ejemplo. El Aston Martin DB5 se puso a la venta en 1963 y su carrocería estaba diseñada por los maestros italianos Correzzeria Touring Superleggera. Montaba un motor de cuatro litros que rendía 288 CV. Este es solo uno de los múltiples Aston Martin que ha conducido Bond en sus entregas, pero también es el más importante. Otros que han sido vistos en la gran pantalla han sido el DBS (Casino Royal), DBS V12 (Quantum of Solace), Vanquish (Muere otro día) o incluso el Aston Martin Valhalla, aunque este sólo hizo una breve aparición, sin que fuese conducido.

Lotus

Fuente: 20minutos

Te Puede Interesar