Incentivo exportador

Llegó abril: ¿cómo y cuándo arranca el dólar vitivinícola?

Esperaban el regreso de Massa desde USA para definir el también llamado dólar Malbec. Su valor y plazo de vigencia, entre las cuestiones a definir.

Por Miguel Ángel Flores

Pasó casi un mes y varias reuniones desde que el ministro de Economía Sergio Massa anunciara con bombos y platillos un tipo de cambio diferencial para las exportaciones vitivinícolas. Finalmente llegó el día: arranca abril y con él, según lo prometido, se espera que el llamado dólar vino, Malbec o dólar vitivinícola termine de ponerse en marcha también.

Si bien desde el Gobierno nacional insisten en un beneficio para "toda la economía regional", la medida se oficializó durante la Vendimia, el escenario mayor de la industria vitivinícola el 4 de marzo. El último día hábil del mes se fue con algunas pocas certezas en cuestiones como su cobertura (vino, mosto y otros productos), sin otras (su valor), y subsistían dudas en otras (plazo).

Respecto a los puntos pendientes, el presidente de Coviar (Corporación Vitivinícola Argentina), Mario González, puso blanco sobre negro. Sobre todo luego de que trascendieran declaraciones de Massa desde Estados Unidos, sobre una eventual vigencia de 90 días como máximo.

"Seguimos insistiendo con el largo plazo, porque 90 días a la vitivinicultura no le va a servir. Hay un piso de 5 meses, pero aspiramos a que se extienda al ciclo productivo completo", remarcó González, luego de reunirse con el secretario de Agricultura Juan José Bahillo en Buenos Aires.

Por su parte, Milton Kuret, director ejecutivo de Bodegas de Argentina, coincidió en que es "un plazo estándar para las economías regional, pero corto para la lógica vitivinícola".

Entre los funcionarios nacionales que participan de las gestiones aguardaban el regreso de Massa desde Estados Unidos. Un viaje en el que, encuentro mediante con la cúpula del FMI (Fondo Monetario Internacional) la decisión de aplicar un dólar diferencial fue parte de la agenda.

Por eso, como lo admite una fuente cercana a esos funcionarios "tiene que ver con el OK del Fondo a aplicar otro tipo de cambio para el agro, que en algunos mercados puede generar una denuncia por dumping. Igualmente, quedan varios puntos por definir" antes de un anuncio oficial, que llegaría a partir del lunes 4.

Qué dólar, y cómo actualizarlo

Claro que el valor del nuevo tipo de cambio diferencial para las exportaciones es "el" dato. Pero con la inflación acumulada en los últimos 30 días (rondaría el 7%) y una devaluación en cuenta gotas (4% mensual) el panorama cambió.

Frente a la implementación del nuevo mecanismo, la pretensión es casi unánime. Para recuperar la rentabilidad perdida entre insumos (muchos a valor dólar blue) y una cosecha corta que tonificó los precios de la uva, el dólar vitivinícola debería oscilar entre los $280 y $320.

Según González "lo que calculamos en Vendimia quedó obsoleto. Hay que tener en cuenta la brecha entre el blue y los dólares financieros (MEP o Bolsa y CCL). Y sobre todo que se actualice automáticamente, atado al movimiento del oficial".

Otro factor es cómo "juega" la inflación en los mercados internacionales. Algunos conocedores del negocio exportador admiten que los precios, a diferencia de otras épocas, se han movido en torno al 10/15% en dólares.

Al márgen, desde la industria insisten en despegarse del complejo sojero (antes de implementarse un nuevo "dólar soja" por otros 30 días). Para eso, desde Coviar le remarcan a Bahillo y al equipo de Massa las diferencias: mientras los exportadores de soja "se cuentan con los dedos de una mano", la vitivinicultura ostenta más diversidad, mayor generación de empleo y, sobre todo, un valor agregado del que los granos carecen.

Plazo y modalidad

Hasta el viernes los principales actores de la vitivinicultura no se ataban a la fecha de inicio (1 de abril) a cambio de que el nuevo esquema de dólar exportador saliera en las condiciones pretendidas. O al menos cerca de lo considerado ideal.

"Nada va a cambiar en el mercado por uno, dos días, o una semana. Sí es importante que se cumpla lo comprometido", resaltó en ese aspecto el titular de Coviar.

¿Qué cambiaría? Que la modalidad condicione a la cantidad de exportaciones beneficiadas por el nuevo tipo de cambio. Esto es que se considere el dólar diferencial al momento de la liquidación de divisas, y no desde la fecha de embarque a destino, para que lo que aún no se ha cobrado pueda liquidarse a un valor más competitivo dados los tiempos de cada operación (entre 90 y 120 días desde concretarse la operación y despachar la mercadería, hasta cobrar y liquidar).

En el seno del Gobierno nacional analizan que los 90 días previstos en principio puedan prorrogarse otros 60. Será a partir del regreso de Massa, "terminar de trabajar a partir de la mejor propuesta" que pueda hacerle llegar las cámaras de la industria vitivinícola a Economía durante el fin de semana para pulir condiciones.

Resta responder una pregunta ¿se aplicará en adelante sólo exportaciones nuevas, o las realizadas antes en función de la fecha de liquidación de divisas?

Una premisa es que, si se da en el segundo caso, se liquiden en 60 días. Actualmente, el sector exportador cuenta con un plazo de 180 días, con opción a otros 120 más.

Así, por ejemplo, un contenedor puesto en el barco rumbo a Europa en febrero o marzo podría ingresar si el dólar prometido empieza a aplicarse en abril.

Para Kuret "de ser así, los embarques previos podrían entrar. El problema será para los futuros. Habrá que esperar a que nos llamen para definirlo".

Con un abril que recién comienza, un mundo de decisiones que quedan por delante antes de oficializar el ahora mentado "dólar agro".

Te Puede Interesar