Opinión

Para Mercedes Marcó del Pont, el cepo al dólar es "transitorio"

La titular del BCRA justificó la medida ante el "escenario de creciente incertidumbre externa". Confirmó que después del 31 de octubre "se terminan los créditos hipotecarios en dólares".

Por Sección Economía
Luego de conocerse que a través del expediente 400/23/12 el Banco Central decidió derogar la facultad de venta de divisas a particulares con fines de atesoramiento, la presidente de la autoridad monetaria, Mercedes Marcó del Pont, explicó que la medida “es transitoria”.

“En un escenario de creciente incertidumbre externa por la crisis internacional, donde aumenta la demanda de divisas para atesoramiento, la política económica tiene distintas opciones: aceptar una variación brusca del tipo de cambio, financiar la fuga de capitales con endeudamiento externo o limitar transitoriamente el acceso a los dólares demandados para ahorro”, se justificó.

En tal sentido, Marcó del Pont explicó que “las primeras dos alternativas están en las antípodas de la política del Gobierno. Lo más saludable es esta decisión. Desde el punto de vista del bienestar general, la acumulación de activos externos en el Banco Central es claramente superior y más eficiente que la realizada individualmente por las personas físicas y jurídicas”.

En una entrevista publicada hoy en un matutino porteño, la funcionaria manifestó la medida “se enmarca dentro de la política de administración del tipo de cambio”. “Para garantizar el funcionamiento armónico de la economía se definieron los usos prioritarios para la aplicación de las dividas que generan las exportaciones: primero los pagos de importaciones y segundo los vencimientos de deuda en moneda extranjera”, añadió.

Además, Marcó del Pont confirmó que tampoco habrá más préstamos para la vivienda en moneda extranjera a partir de noviembre. “Quienes tengan que hacer esas operaciones van a tener que realizar los pagos en pesos. Lo único que contemplamos, hasta el 31 de octubre, es la posibilidad de acceder al mercado único y libre de cambios a quienes ya tienen aprobado un crédito hipotecario. Después se terminan los créditos hipotecarios en dólares. Es un paso adelante en la pesificación del mercado inmobiliario”, enfatizó.

En este sentido, agregó: “Tenemos que generar alternativas de inversión en pesos que sean atractivas para los ahorristas minoritarios”.

Al mismo tiempo, Marcó del Pont aseguró que "los bancos van a tener que aprender a prestar" y sostuvo que "existe una demanda" para créditos que las entidades "no contemplan".

"Hay mucha demanda de préstamos para la inversión que no está cubierta porque los bancos privados ni los contemplan o ponen condiciones imposibles de cumplir", indicó la funcionaria nacional.

Según publica Página/12, Marcó del Pont afirmó que "la inversión productiva es fundamental para el crecimiento económico. La nueva línea de crédito parte de un diagnóstico objetivo de todo el equipo económico: hay mucha demanda para créditos de inversión insatisfecha".

"No va a haber demanda si los bancos exigen a las empresas que paguen en un año y con tasas del 20 por ciento. Las condiciones tienen que ser consistentes con su rentabilidad esperada. Hoy los bancos no prestan para la inversión, salvo esfuerzos esporádicos y honradas excepciones. Su plan de negocios no contempla esos créditos. Van a tener que aprender a prestar", aseguró.

Ayer, el Directorio del BCRA aprobó el régimen por el cual se obligará a los bancos a entregar créditos productivos por hasta un 5 por ciento de sus depósitos privados a una tasa de interés fija y a un plazo mínimo de tres años, informó la autoridad monetaria.

La titular de la entidad evaluó que "la decisión no sólo es coherente con el nivel de solvencia y liquidez, sino que se va a verificar que es un excelente negocio. Van a ganar plata, pero menos que con los créditos al consumo y personales. Los créditos para inversión tienen muy baja mora y, además, atrás de cada pyme que se atiende hay un paquete de negocios colaterales".

"Estamos forzando que presten una partecita de sus fondos a una tasa más baja que la de los préstamos al consumo. La medida, desde ningún punto de vista, puede generar quebrantos, ni un descalce de tasas o plazos", continuó.

Según estimó, "los bancos deberán prestar para proyectos de inversión el equivalente al 5 por ciento de sus depósitos privados. La nueva línea tendrá una tasa de interés fija del 15 por ciento, establecida en un máximo que surge del promedio de la tasa Badlar -promedio de los depósitos mayoristas- del mes de junio más 400 puntos básicos, con un plazo mínimo de tres años".

En total, son 14.900 millones de pesos. Las entidades deberán aplicar la mitad del monto a pymes. Estamos trabajando para sacar nuevos requisitos de encajes -la magnitud de los depósitos que deben mantener inmovilizados los bancos- donde vamos a premiar a aquellos bancos que presten a más largo plazo y a pymes", indicó.

Añadió que "cuando los créditos se acuerden por un plazo más largo a los tres años, la tasa adicional no va a estar fija y las partes podrán establecer las condiciones para el período adicional".

Consultada sobre qué inversiones se financiarán, contestó: "Contemplamos la adquisición de bienes de capital y proyectos de mayor magnitud. No puede ser para capital de trabajo ni prefinanciamiento de exportaciones. Cuando una empresa no pueda acceder al crédito que desea porque excede sus capacidades, se podrán hacer créditos sindicados. La línea de financiamiento está habilitada para bienes de capital de producción nacional o importados".

Marcó del Pont precisó que el nuevo régimen no sólo alcanzará a las entidades privadas: "A los bancos públicos también. Pero los casos como el Banco Nación, que ya prestan a la producción, van a poder computar esos créditos como parte de la nueva línea".

Fuente: Infobae

Te Puede Interesar