miércoles 22 jun 2022
audiencia

Seguirán presos dos acusados de matar a un jornalero tras un robo en Lavalle

Por Pablo Segura.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Sección Policiales 2 de junio de 2022 - 18:50

La jueza Mariana Gardey dictó la prisión preventiva para dos de los tres imputados que tiene el crimen del jornalero Ariel Oropeza (22), ocurrido durante un asalto en Lavalle, en tanto que la situación del tercero de los acusados se resolverá en otra audiencia debido a la ausencia de su abogado defensor.

De esta forma, Diego Bazán y Matías Herrera continuarán detenidos en la penitenciaría, acusados de un "homicidio agravado por el uso de arma de fuego".

Los detalles del asesinato de Ariel Oropeza en una finca de Lavalle.

Fuentes judiciales dijeron que en los próximos días se definirá la situación procesal del tercero de los imputados, Lucas Hernán Bazán (22), debido a que este jueves sus abogados tuvieron inconvenientes para conectarse al sistema a través del cual se realiza la audiencia. 

Los hermanos Bazán y Herrera, también familiar de estos, están señalados como autores del crimen de Oropeza, a quien le robaron $100.000 tras un asalto en una finca de Lavalle.

La jueza Gardey avaló la investigación de la fiscal Andrea Lazo y por ende la pesquisa avanza a paso firme.

Es que según explicaron fuentes judiciales la causa contiene importantes pruebas para sostener la acusación en contra de los sospechosos.

Estos son conocidos del tío de la víctima fatal y hasta habían trabajado para él. En ese sentido, se cree que tenían el dato de la existencia de ese dinero que luego le robaron a Oropeza.

Cómo cayeron los tres sospechosos de matar a Oropeza.

En este contexto, en la noche del 20 de abril, los Bazán y Herrera habrían esperado a que el tío se retirara del domicilio, ubicado en el barrio Los Olivos de Lavalle, para atacar a Oropeza.

En medio del asalto, el tío regresó al hogar y encontró a agresores, quienes escaparon de inmediato. En tanto que Oropeza ya había sido baleado y estaba sin vida.

Con el testimonio de ese hombre y otras pruebas que recolectaron los detectives en la escena del hecho, se ordenaron las detenciones de los acusados.

Ahora, con prisión preventiva confirmada, los sospechosos arriesgan una pena de hasta 33 años de cárcel. 

Te Puede Interesar