Godoy Cruz tuvo su Vendimia para alquilar balcones, donde coronó a Lucila Baigorria

Godoy Cruz celebró su Vendimia para alquilar balcones ante más de 3 mil personas que asistieron al parque San Vicente.

Allí, Lucila Nadin Baigorria Antoine, la representante de Villa del Parque fue elegida como reina departamental 2022 luego de una votación online en la que participaron los vecinos.

Mientras tanto, Camila Peláez Da Dalt la candidata del distrito Centro obtuvo la corona de virreina.

Fueron 3517 las personas que emitieron su voto a través de la página oficial de la comuna (godoycruz.gob.ar). De esos la nueva soberana recibió 1160 y la virreina, 680.

El proceso comenzó el 10 de febrero y cerró este sábado a las 12 del mediodía.

Por otro lado, el show dirigido por la coreógrafa y bailarina Virginia Paes contó con un gran despliegue y diez cuadros, entre los que se destacaron en homenaje a los trabajadores de la salud, los 100 años del Tomba y la votación virtual a cargo de los vecinos.

También hubo reconocimientos a diferentes tareas que se realizan en la Municipalidad,.

El escenario contó con pantallas de originales diseños de animación.

En tanto que en el aspecto audiovisual, hubo contenidos digitales, que incluyeron animación, fotografía y diseño.

El vecindario se pone de fiesta

Más de 170 artistas desplegaron su talento sobre las tablas para darle vida a la historia de Vendimia Para Alquilar Balcones, una puesta atravesada conceptualmente por la pandemia y la nueva realidad que instaló.

El espectáculo central fue dirigido por la coreógrafa y bailarina Virginia Paes, quien por primera vez se puso al frente de este tipo de realización.

Entonces, esta historia fue hilando 10 cuadros que llevaron la pluma de Alejandro Pelegrina.

En tanto, la asistencia de dirección estuvo a cargo de la reconocida Alicia Casares y Darío Anís fue el encargado de la dirección de actores.

Destacados actores y actrices se pusieron en la piel de los vecinos, personajes claves de historias mínimas típicas de barrio. Desde sus ventanas y balcones se hacían presentes en el devenir de la ciudad.

Así como se sumaron bailarines folclóricos y contemporáneos, titiriteros, acróbatas y malabaristas para acompañar estas escenas que se iban dando en paralelo a lo largo de toda la propuesta.

Sin duda, el vestuario tuvo una amplia paleta de colores y un diseño lumínico que reforzaba los diferentes momentos escénicos.

En el aspecto visual, se destacaron los músicos conducidos en vivo por el pianista Mario Galván.

Además de piezas populares, algunos cuadros se movilizaban al ritmo de canciones originales, compuestas por el mismo Galván.

Finalmente, la variedad rítmica conjugó diferentes lenguajes musicales de manera orgánica.

Así, se enriqueció con la participación de la intérprete Lity Bressia y las bandas La Sonora y DeLaCalle Low Brass.


Te Puede Interesar