¿Habrá superclásico?: según el reglamento de AFA deberían enfrentarse, pero...

Por Sección Andino Sports

Bienvenidos a esa Matrix llamada fútbol argentino, donde en dos años hubo torneos que se iniciaron y se interrumpieron después de la primera fecha, copas que comenzaron en 2019 y terminaron ayer, y un ente organizador que se disolvió para renacer con otro nombre.

En medio de toda esa locura, la coronación de Boca ante Talleres en la Copa Argentina 2020 activó la posibilidad concreta de que otra copa nacional se defina con un nuevo superclásico, tal como ocurrió en marzo de 2018.

Pero para entender por qué River debería jugar contra el conjunto Xeneize para definir la Supercopa Argentina 2020 hay que sentarse cómodo, poner la mente en blanco, respirar hondo e intentar no marearse con los próximos párrafos.

La Supercopa Argentina fue creada en 2012 por la AFA. Está homologada como copa nacional y enfrenta cada año al campeón del torneo local con el ganador de la Copa Argentina. Se juega a un solo partido, en cancha neutral, y en caso de terminar igualado se define por penales.

A pesar de su desfasaje en el calendario, hasta comienzos de 2020 todo estaba bastante claro. Por ejemplo: la Supercopa 2018 se disputó el 2 de mayo de 2019, cuando Boca (campeón de la Superliga 2017/2018) venció a Rosario Central (vencedor de la Copa Argentina 2018) desde los 12 pasos.

Sin embargo, la pandemia por coronavirus y su consecuente interrupción de las competencias en el fútbol argentino provocó un embrollo que genera confusión. Incluso puertas adentro en AFA y Liga Profesional.

Mucho antes de que el mundo se pusiera en pausa, Racing se había consagrado en la Superliga 2018/2019. Ese título le dio también un pasaporte a la Supercopa Argentina 2019, que definió contra River, campeón de la Copa Argentina 2019. El 4 de marzo de este año, el Millonario se floreó y lo goleó por 5 a 0.

En un mundo prepandemia, el 7 de marzo de 2020 Boca se consagró campeón de la Superliga 19/20. Fue la noche en la que el pueblo xeneize le regaló un último homenaje en vida a Diego Maradona y luego celebró el gol de Carlos Tevez, para arrebatarle a River el título de manera agónica.

Esa coronación clasificó al club azul y oro a disputar la Supercopa Argentina 2020. Pero la pandemia provocó que la Copa Argentina 2020 retrase su definición hasta anoche. Al repetirse el campeón, el reglamento establece que el rival de Boca en esa Supercopa sea el subcampeón de la Superliga 19/20. Es decir, River.

"En caso de repetirse el campeón en ambas competencias, el equipo que disputará la misma, será el subcampeón del Campeonato de primera División de la Superliga 2019/2020, se lee en el artículo 20 del Reglamento de competencias de primera división de la temporada 2019-2020, publicado por la Superliga Argentina de Fútbol (SAF). Que, para sumar más confusión a todo, se extinguió y ahora se llama Liga de Fútbol Profesional (LFP).

Por esa razón es que recién anoche se confirmó esta nueva final protagonizada por Boca y River. Porque si el campeón en Santiago hubiera sido Talleres, la Supercopa Argentina 2020 la hubieran definido precisamente el conjunto cordobés (campeón Copa Argentina 2020) y el equipo xeneize (campeón Superliga 19/20).

En el medio de todo eso quedó boyando otro torneo, ideado de la noche a la mañana para que los planteles del fútbol argentino tuvieran algo de competencia en el segundo semestre de 2020, y de paso resolver la clasificación a las copas internacionales de 2021.

La Copa de la Liga, rebautizada Copa Maradona, también la ganó Boca. Pero en su reglamento no se detalla nada en relación a una hipotética clasificación del campeón a alguna otra copa nacional. El premio era, ni más ni menos, que sumar un título y clasificarse a la Libertadores 21 y a la Sudamericana 22.

Algo que en el caso de Boca no cambiaba en nada la ecuación porque ya había entrado en el torneo de clubes más importante de la región como campeón de la Superliga 19/20. Pero que sí benefició y mucho a Banfield, que cayó en la final ante el Xeneize, pero luego derrotó 3 a 2 a Vélez (ganador de la Zona Complementación) y se metió en la Sudamericana del año próximo.

Como si fueran pocos los torneos y copas nacionales y las competencias internacionales, en paralelo a esto nació, en 2018, el Trofeo de campeones de la Superliga.

Fue una copa nacional, organizada por la AFA mediante la Superliga, que enfrentó a los campeones de la Superliga 2018/2019 (Racing) y al ganador de la Copa de la Superliga (Tigre). El 14 de diciembre de 2019, la Academia derrotó por 2 a 0 al Matador y dio la vuelta olímpica en Mar del Plata.

La segunda edición de esta copa iba a cruzar al campeón de la Superliga 19/20 (Boca) con el ganador de la Copa de la Superliga 2020. Pero esta competencia tuvo solamente una fecha de disputa antes de que la pandemia de coronavirus parara la pelota en la Argentina, y finalmente fue suspendida. Para colmo, durante 2020 la Superliga se disolvió. Entonces Boca se quedó sin rival y sin la posibilidad de sumar otro trofeo a sus vitrinas. Esto también le pasará a River, flamante campeón del Torneo 2021, que no podrá disputar la Supercopa Argentina 2021 porque la Copa Argentina 2021 quedó vacante.

Con la creación de la Liga Profesional, el anterior Trofeo de Campeones de la Superliga pasó a llamarse Trofeo de Campeones de la Liga Profesional. Allí, el 18 de diciembre próximo se enfrentarán River, campeón de la Liga Profesional 2021, contra Colón, campeón de la Copa de la Liga 2021, un título con formato y nombre de copa, pero que en los papeles se la considera una Liga Nacional (torneo) y no una copa.

Si bien dentro de este embrollo todo parecería quedar bastante claro, ni AFA ni la LFP confirmaron que Boca y River sean los protagonistas de la Supercopa Argentina 2020, que tendría que disputarse en algún momento de 2022. De hecho, alguien en off le reconoció a este diario que todo dependerá del resultado del partido entre River y Colón del próximo 18. Sería un sinsentido, porque esos dos equipos se enfrentan por otra competencia y por haberse consagrado en un calendario de otro año (2021).

Pero en la Matrix del fútbol argentino, todo puede pasar.


Te Puede Interesar