Riquelme y un grito contra River que sorprendió a todos en la Bombonera

Por Sección Andino Sports

El grito se escuchó clarito. Porque además retumbó en una Bombonera desolada que de a poco iba volviendo a su estado natural después de otro superclásico. "Hace rato que River juega mal", se escuchó a lo lejos, pero bien firme. ¿El protagonista? ¡Juan Román Riquelme! El vicepresidente de Boca estaba siguiendo el post partido desde su palco y, en modo panelista VIP, dio su opinión sobre el equipo de Marcelo Gallardo. En Olé reconstruimos esa secuencia y te contamos lo que pasó...

Apenas terminó la transmisión del partido, TNT Sports siguió con todo el análisis de lo que había dejado el empate 1-1 en el superclásico, y lo hicieron desde el lugar de los hechos. En la platea baja del Templo, casi en el borde con el campo de juego y pegado a la tribuna en la que se ubica La 12, se armó la escenografía en la que Román Iutch, Pablo Giralt y Juan Pablo Varsky le daban continuidad a lo que había dejado el partido. Y abrieron el debate...

Que el empate le sentó mejor a éste, que al otro le cayó mal, que Boca se puede ir conforme desde el rendimiento, pero no del resultado, que River pudo haber hecho más desde la conformación del juego, etc. Al mismo tiempo que ocurría esta secuencia, desde el mismo palco en donde había visto el partido con amigos (entre ellos, el Tano Gracián, el Chipi Barijho e incluso Jorge Bermúdez, integrante del Consejo de Fútbol), Riquelme no sólo seguía por la tele lo que iban diciendo, sino que además tomó la decisión de responderles ¡a través de la ventana y a grito pelado!

"Hace mucho que River juega mal", fue la primera explosión, que inmediatamente captó la atención de Giralt, quien por un momento miró hacia arriba, en busca de ese grito que hizo retumbar el Templo, y sonrió. "Alguien gritó por allí arriba en donde están los muchachos... Creo que está Román por allí... 'Hace rato que River no juega bien". Me parece que gritó uno por allá arriba", dijo el relator que automáticamente se fue mentalmente de programa y una vez que escuchó el primer grito pareciera haberse aferrado al auricular que llevaba puesto para ver si lo lograba descifrar más frases del vice.

"El set se arma en la platea baja, casi en la punta pegado a la tribuna local. Fue muy loco, terminó el partido, y el palco donde estaba Román estaba justo a la misma altura del set pero en el piso de los palcos. Y ahí se empezó a escuchar como gritaba como un hincha, un hincha común... 'Tienen que decir que Boca fue mejor, que hace un montón que River no juega bien'", le contó a Olé alguien que presenció en primera filo lo que estaba pasando. Y agregaron: "Fue una mezcla de cosas, entre gracioso y bizarro. Era como un diálogo entre el Riquelme hincha y los periodistas. Es decir, él iba viendo lo que decían en la tele y les respondía. Una secuencia muy cómica".

Como si eso fuera poco, confirmaron que la frase corresponde a Riquelme. Y en definitiva, tampoco tiene nada de malo. Pero sin dudas que los dichos de JR rompen, hacen ruido, del fuerte. Primero por el personaje en sí mismo, segundo porque desde que asumió como vicepresidente en diciembre de 2019 todavía no declaró públicamente como tal, y tercero porque su crítica, además, se da en un contexto en el que durante su gestión Boca le ganó dos torneos a River, al margen de que este domingo pareciera haber sido el equipo del Muñeco el que estando 10 contra 10 fue el que más buscó para ganarlo.

Es el pensamiento de Román, es el pensamiento de todo Boca. De hecho, minutos antes de que Riquelme se expresara -sabiendo que se iba a escuchar y que replicaría en todos lados, obvio-, el que lo había apañado sin saberlo fue Carlos Tevez: el otro ídolo del Xeneize, que se fue caliente y con "mucha bronca" por el empate, contó que notó muy nervioso a River y que jamás lo había visto así...

Claro que en sus declaraciones post partido el Muñeco no tuvo la misma mirada que que los dos ídolos de Boca. El DT de River, más bien, le tiró la pelota a Miguel Angel Russo y de alguna manera disfrazó las falencias de su equipo en la Bombonera en las decisiones que tomaron los demás y no en las propias. "A Boca le vino bien que no jugara Cardona, lo benefició porque puso cinco defensores y llenó de piernas la mitad de la cancha", analizó -y chicaneó- Gallardo. Para Riquelme, que por lo menos públicamente siempre fue elogioso del trabajo del Muñeco, el análisis fue muy diferente y se los hizo saber a todos en vivo y en directo...


Te Puede Interesar