jueves 4 ago 2022
arreglo judicial

Curso informativo y de concientización para el joven que "pudo dañar el dique de Agua del Toro"

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
15 de octubre de 2020 - 00:00

En una novedosa decisión judicial, se resolvió el caso de los chicos que arrojaron una piedra en el dique Agua del Toro, mediante el sometimiento a un curso informativo y de concientización al que se sometió uno de los jóvenes que aparecieron en el video que subieron a las redes sociales.

Rodrigo Guardia, decidió someterse al curso y difundirlo en la web, en clara actitud de reconocimiento de su error, al menos de su parte, y de aceptación de sus responsabilidades.

Ante la falta de dolo, la causa bien podría haber sido archivada, sin embargo Guardia, a través de su abogado Alejandro Poquet prefirió realizar el curso instructivo con la gente de la hidroeléctrica.

Fue así como el ingeniero Luis Guidobono, gerente de operaciones de las hidroeléctricas, junto a Gaston Rodríguez de seguridad patrimonial, Daniel Difonso de seguridad, María José Maure de Legales, Mario Pérez gerente de Producción y Hernán Acuña del área de auscultación de presas, grabaron una audiencia con Guardia, para cumplir con esa especie de probation, arrepentimiento y conciliación.

Acuña fue el encargado de mostrarle a Rodrigo las características de la obra, la finalidad del dique, los equipamientos que posee y cuál podría haber sido el daño que habría causado la roca tirada por los muchachos en el dique.

Se le indico a Guardia, que esta es "una obra que se inicia en los años 60 y concluye en 1974, siendo en su momento la más importante en su tipo para sudamérica, de hormigón de arco y doble curvatura".

"La estructura es capaz de resistir el empuje de la carga hidrostática gracias a que el hormigón está siempre comprimido, esa es su principal ventaja. Regula las crecidas del río diamante, genera energía, provee del recurso hídrico al agro, y sirve también para el turismo; y alimenta la central de Agua del Toro que se encuentra 14 km de aguas abajo", repasó Acuña en la audiencia, acompañando su exposición con fotografías, videos e infografía didáctica e ilustrativa.

Entre ellas, una vista aérea tomada por el drone de la empresa, le mostró a Rodrigo que esta presa de 116 metros de altura y 300 metros de longitud, y que embalsa el 50% del agua que es útil en el río Diamante, depende de un correcto funcionamientos de los distintos órganos que se veía en la fotografía.

Acuña le mostró las válvulas de riego, que en caso de falla, garantiza la provisión de aguas a la represa. Más abajo, a unos 95 metros del cronamientos, 8 válvulas permiten controlar los sedimentos de las crecidas.

A pie de presa, bajo el agua, una serie de instrumental que permite monitorear las presiones en el nivel de fundación.

Y también se observabn las pasarelas para las inspecciones visuales y monitoreo de toda la obra.

Le mostraron las válvulas de riego, que sacan 70 metros cúbicos por segundo, que marcan un nivel de energía que se disipa cuando se abre, cada vez que se lo demanda.

Los ingenieros, a requerimiento del fiscal Giaroli, pudieron comprobar que finalmente no se produjo daño a algún piezómetro, que son los encargados de medir la presión de la columna de agua sobre el murallón.

Esto hizo que se pudiera aplicar un criterio de oportunidad preventivo, ya que el delito investigado era tentativa de daño; y fue allí donde surgió la idea del curso informativo y de concientización. 

Te Puede Interesar