No más derroche de agua: incrementarán las multas en un 450%

El Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) anunció a través de la Resolución 108/2019 que aumentará las multas para aquellos mendocinos y mendocinas que hagan uso indebido del agua potable, es decir, que endurecerán las sanciones económicas a quienes derrochen este recurso.

Actualmente, los valores de las multas por derroche del suministro y por conexiones clandestinas- las principales problemáticas que enfrenta el organismo- son irrisorias. Lo que se decidió entonces fue incrementarlas en un 450% para desalentar el mal uso.

Para ilustrar esta situación basta con decir que hoy, las multas rondan en promedio los $400 pesos pero, a partir de ahora, tendrán un valor de $1.800 pesos como mínimo. Así se puede ver que el en las sanciones será del 450%.

Hilando más fino, si se tiene en cuenta la gravedad de la infracción, las multas son más altas. Por ejemplo: por consumo excesivo pasará a costar de $3.000 pesos y por conexiones clandestinas rondará entre los $25.000 y $30.000 pesos.

Según explicó Roberto Caccavari, responsable del Área Económico Financiera del EPAS, el porcentaje de conexiones clandestinas es tan alto que este incremento era necesario. Es que del flujo que baja desde el Dique Potrerillos a la Planta Potabilizadora Alto Godoy, el 50% no se paga, y esa es la proporción de clandestinidad que existe en Mendoza.

"No se trata solamente de un incremento en los valores de las multas que hasta ahora venían siendo simbólicas, sino que apunta a crear consciencia. Se venía ajustando el monto de la multa basándose en un indicador porcentual, lo que permitía que AySam saliera a controlar en las calles pero ahora es necesario ser más rigurosos", explicó.

La decisión del aumento se basa en un esquema que tiene cuatro patas:

1- Un esquema de control elaborado con el Departamento General de Irrigación (DGI) que apunta a desalentar el riego con agua potable. En palabras simples, se consiguió que Irrigación bajara la dotación mínima de riego de una hectárea a 500 metros cuadrados. De esta manera, le apuntan a quienes tenían un lote y les convenía regar con agua potable. Ahora, eso cambiará.

2- Dotación básica que establece AySam: la mayoría de los habitantes paga una factura fija, eso quedaría atrás porque si hay escasez de agua y, a la vez, derroche, será necesario tener medidores. Esa es la próxima tarea, la de apuntalar la micromedición.

3- Desalentar el mal uso o derroche: aumento en las multas

4- Terminar con las conexiones clandestinas.


Producción periodística: Miguel Flores.

Te Puede Interesar