tragedia

Encontraron sin vida a Julen, el niño que cayó a un pozo en España

Por Sección Internacionales

 El cuerpo sin vida de Julen, el niño de dos años que cayó en un pozo hace 12 días en el municipio malagueño de Totalán fue hallado en la madrugada de este sábado, según han confirmado fuentes de Subdelegación del Gobierno. 

El delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez de Celis, confirmó la información. "Desgraciadamente a la 1.25 horas de esta madrugada, los equipos de rescate han accedido al punto del pozo donde se buscaba a Julen y han localizado el cuerpo sin vida del pequeño. Se ha activado la comisión judicial. Mis condolencias y pésame a la familia", manifestó en Twitter. 

Este rescate se considera el más complejo que se ha acometido en España, ya que decenas de máquinas, perforadoras y excavadoras han removido cerca de 83.000 metros cúbicos de tierra para excavar un pozo paralelo que llegue hasta el pequeño. Se ha activado la Comisión Judicial para investigar lo sucedido. 

La Brigada de Salvamento minero consiguió llegar por fin hasta el lugar donde permaneció Julen desde que el pasado 13 de enero, fecha en la que el niño cayó a un pozo ilegal en Totalán, en Málaga. Desde entonces el tiempo ha corrido a contrarreloj para los efectivos que han participado en un rescate sin precedentes en la historia del país.

Las numerosas dificultades que fueron apareciendo a lo largo de estos días mermaron las posibilidades de que el pequeño pudiera sobrevivir a más de 70 metros bajo tierra. La profundidad a la que cayó el menor y las características geológicas del terreno obligaron  a los expertos a llevar a cabo en pocos días una obra de ingeniería civil que, en condiciones normales, se hubiera prolongado durante meses. 

La brigada minera, que empezó a trabajar en la galería a las 17.33 horas de este jueves, cifró inicialmente en 24 horas el tiempo necesario para realizar su misión. Una tarea muy complicada debido a la dureza del terreno y al hecho de que los mineros han tenido que subir y bajar de dos en dos en la cápsula diseñada por el director técnico del Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga, Julián Moreno, y fabricada por dos herreros malagueños. 

La extrema dureza del terreno también obligó en las últimas horas a realizar diversas microvoladuras en el túnel horizontal, en las que han participado agentes de la Guardia Civil para colocar y detonar los explosivos. La conexión entre este orificio y el agujero en el que cayó el menor ha sido uno de los momentos más críticos de la operación. 

El niño de dos años, que estaba con unos familiares en una finca, cayó en un orificio de prospección para buscar agua de 25 centímetros de diámetro y 107 metros de profundidadDesde entonces se activó un operativo para rescatarlo formado por efectivos de distintos cuerpos que han estado trabajando en el lugar día, tarde y noche sin descanso y haciendo frente a las grandes dificultades técnicas que se han ido encontrando, especialmente por la dureza del terreno.

Te Puede Interesar