preocupante

Mendoza, cuarta en casos de gatillo fácil

La provincia es una de las que encabeza la lista en la cantidad de crímenes policiales que se producen en el país.

Por Sección Policiales

Mendoza es una de las provincias donde más casos de gatillo fácil se producen por año y de acuerdo a las estadísticas, se encuentra en el cuarto lugar a nivel nacional.

Esto significa que en relación a la cantidad de habitantes y los crímenes policiales, Mendoza es una de las que encabeza en ranking liderado por Santa Fe, Tierra del Fuego y Buenos Aires.

De acuerdo al informe elaborado por el Observatorio de Violencia de Estado, las estadísticas cada 100 mil habitantes indican que en la provincia hay una tasa de ejecuciones de 11.5, mientras que la de Santa Fe, número uno en la lista es de 15.4.

Respecto a los departamentos, el 20% de los hechos ocurren en Capital, el 18% en Guaymallén y el 13% en Godoy Cruz, es decir que casi el 70% de los crímenes en manos de la Policía ocurren en el Gran Mendoza.

En relación a las edades, el 76% de los casos involucra a jóvenes de 16 a 30 años.

Si bien en el informe elaborado por el Observatorio, y que contempla el período democrático que va desde 1983 hasta la actualidad, se intentó realizar un mapeo con las dependencias policiales con mayores casos, lo cierto es que el panorama es similar en todo el territorio. Esto significa que si bien en algunas dependencias el número de ejecuciones ilegales es mayor, estas cifras no son significativas en relación a otras comisarias.

De esta manera, a modo de ejemplo, en la comisaría 17 de Lavalle se registraron 7 crímenes, mientras que en la 6 del barrio Cano de Capital el número asciende a los 6.

Por otro lado la situación de los responsables de estos hechos es alarmante. Apenas el 15% fue condenado, mientras que el 56% goza de distintas formas de impunidad, como sobreseimiento, causas archivadas o absolución.

Casos resonantes

Jonathan Chandía fue asesinado en la madrugada del 27 de mayo del 2006. El chico de 20 años recibió dos tiros en su cabeza cuando estaba tendido en el suelo con su hermano y un amigo.

Por el hecho fue condenado a perpetua el oficial Juan Carlos Oruza.

Jonathan Oros tenía 18 años y fue baleado en la puerta de la comisaría 33 del barrio San Martin. Por el hecho fue condenado a 4 años el policía Claudio Vaca, ya que la Justicia consideró que se trató de un caso de legítima defensa.

Franco Díaz, de 19 años, fue acribillado el 6 de mayo de 2012 en una casa de Groussac y Olaya Pescara de Tomba del barrio Palumbo de Godoy Cruz.

El joven estaba en una fiesta en el momento en el que llegó la Policía y a sangre fría le disparó a la altura del mentón. Por el hecho condenaron al auxiliar Walter García a perpetua. 

Te Puede Interesar