música

Divididos explotó en la Fiesta de la Cerveza

Alrededor de 15000 personas vivieron el esperado regreso de "la aplanadora" del rock en Godoy Cruz.

Por Sección Espectáculos

La espera se agotó. Alrededor de 15.000 personas vivieron el esperado regreso de Divididos a Godoy Cruz en la Fiesta de la Cerveza 2014, con un mega recital que ya se convirtió en un hito de uno de los eventos gastronómicos y musicales más grandes de la región. La noche dedicada al rock urbano tuvo como antesala la actuación de Alicia; La Vaina de Shuan; Inflamable; Furia y Chancho Va. 

La prepotencia sónica del rock barrial llegó al escenario para demostrar de qué está hecha la música que se cocina entre calles, veredas y acequias. La primera representante fue la ascendentes Alicia, banda que explora la vertiente psicodélica del género, de la mano de Leandro Fantagussi (batería), Mariano Fliri (teclado), Juan Manuel Pizarro (bajo), Lucas Ortiz (guitarra) y Luca Bocci (guitarra y voz), con un EP de 5 canciones y la producción de un nuevo discos a cuestas.

Los parches, las cuerdas y la sonoridad rutera siguieron copando la noche con uno de los grupos de mayor convocatoria en la provincia. Se trató de La Vaina de Shuan, una de las bandas con mayor convocatoria en el circuito mendocino que, como en cada uno de sus shows, mantuvo vivo el espíritu del rock and roll barrial local. El escenario siguió latiendo con Inflamable, quienes, tras un largo peregrinar por el circuito under, saltaron al escenario evocando su naturaleza musical directa y combativa, con historias hilvanadas al filo de una filosofía poderosamente honesta.

Los integrantes de Furia comenzaron a destilar elevados niveles de octanaje, a una noche que ya se perfilaba como inolvidable, con un rock de altos decibeles y toques alternativos. Fieles a su nombre, Angus Buttini (voz), Federico Támola (bajo), Naranjo Perea (batería) y Miguel Conocente (guitarra) desplegaron un rabioso repertorio que condensó material de su primer demo y algunos anticipos de su nueva obra de estudio. El sonido de las gaitas precedían y pronosticaban la tormenta que se desencadenaría, con la introducción de “La trampa”, el tema con el que Chancho Va decidió mostrar su estilo de bases rítmicas potentes, guitarras distorsionadas y un trabajo vocal enérgico acompañado por líricas fuertemente ligadas al compromiso social. El rock urbano de “la bestia porcina” subió las pulsaciones con “Nueva Media Hora”; “Shalom”; un tributo a Los redondos con “Vencedores Vencidos”; “Cinco Falanges” Y “Ghengis Khan”.

Godoy Cruz es de Dividido

En su última aparición, arribaron al Cine Teatro Plaza en formato acústico, pero la del domingo, sería una historia totalmente diferente.

Alrededor de las 22.30, la hinchada dividida reclamaba que sus ídolos salieran al escenario y firmaran una nueva página en los grandes momentos del rock argentino. Ricardo Mollo encendió la gran maquinaria de la que también forman parte Diego Arnedo (bajo eléctrico) y Catriel Ciavarella (batería) y ya fue imposible que el público se quede quieto.

Los oriundos de Hurlingham comenzaron a surfear el océano salvaje que se agolpaba ansioso por celebrar un nuevo ritual del trío, que brindó un apretado recorrido por la banda de sonido de varias generaciones. La carta de presentación (como si hiciera falta) fue “Hombre en U”, del disco más reciente “Amapola del 66” y, a partir de ahí, todo fue magia y devoción. Trazando puntos imaginarios que unieran todas sus épocas musicales, estuvieron “Elefantes en Europa”; el cover reversionado de Sandro “Tengo”; “Salir a asustar”; “¿Que tal?”; “Spaghetti del rock” con sus “besos por celular” más vigentes que nunca; “Par mil”; la invocación a Pappo con su “Sucio y desprolijo”; “Paisano de Hurlingham” o “Rasputín”.

Contundente, arrolladora, impetuosa. Los adjetivos quedan pequeños al tratar de describir la experiencia Divididos en vivo y los sentimientos que despierta. La últimas líneas de la lista de temas marcaban “El 38”; “Ala delta” y “Cielito lindo” y ahí sí, la combustión no pudo seguir manteniéndose inerte y explotó el pogo más grande que se haya registrado por esos lares. Con la pregunta ¿Falta algo?, Mollo y compañía se despachó con los clásicos obligados de la etapa Sumo “Crua chan” y "Next Week”, concluyendo con un rotundo “Nos vemos la próxima”.


Te Puede Interesar