Disposiciones

No se permitirán selfies en la alfombra roja de Cannes

Durante su visita a la Argentina, el director artístico del prestigioso festival cinematográfico aseguró que "hay que proteger la identidad de Cannes".

Por Sección Espectáculos

Thierry Fremaux, director artístico del Festival de Cannes, que está en la Argentina acompañando una nueva edición de Ventana Sur, el mercado de filmes que impulsa el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) asociado el Marche du Filme, aseguró que "hay que proteger la identidad de Cannes".

"La identidad de Cannes debe ser bien protegida: la marca, el logotipo con la Palma, la alfombra roja, el glamour, los títulos hasta el fin, el spot con el que comienzan las proyecciones", dice convencido.

"Estamos pensando en prohibir las selfies en la alfombra roja de Cannes… ¿qué es eso de hacer autofotos? Es mejor llevar el recuerdo de ese momento en la cabeza. Será una batalla", dijo Fremaux en diálogo con Télam, a propósito del festival que conduce hace más de una década y de su idea de preservar el glamour y misterio que siempre le dio identidad y que las cámaras de los sofisticados teléfonos móviles ponen en riesgo.

"Cannes se mantiene al tope de los eventos culturales del mundo y en ese sentido debemos protegerlo, Cannes está al servicio de las películas y sus autores. La audacia pasa por las selecciones. No olvidemos que 'La dolce vita' o 'La aventura' fueron abucheadas", recuerda.

Cinéfilo, nacido en Tullin-Fures en 1960, Fremaux señala que en toda selección del festival "por un lado necesitamos grandes películas mainstream para la alfombra roja, que es parte de la identidad de Cannes, y por otro las independientes y de mayor riesgo artístico".

"En la gala de las 19 se ven obras llenas de glamour y en la de las 22 las de autor. La alfombra roja es la misma, los fotógrafos son los mismos y saben que ese otro cine puede ser el premiado", asegura.

"Cannes es todo el cine, con espectadores que pueden amar el cine más radical incluso en lo estético, pero también una muy popular. No voy a confundir una película de Eisenstein con otra del cine popular italiano de la década del 50, y no voy a decir que unas sean mejores que las otras", dice.

"Estoy volviendo al cine de Eisenstein con el que me formé en la década del 70, un cine que sin embargo ahora está totalmente olvidado por los jóvenes. El cine ya tiene 120 años, muchos menos que la literatura, pero no se puede estudiar literatura sin conocer a Shakespeare o Proust, y en el cine es igual", asegura.

"En Cannes debemos conocer la historia del cine y de nuestro propio festival, además de tener capacidad de improvisación y generosidad", dice el director de la principal muestra cinematográfica del mundo.

"Mi llegada a Cannes -relata- coincidió con el Nuevo Cine Argentino, y eso le dio respaldo a mi entusiasmo con este país y su cine que siempre de alguna forma desde entonces estuvo en nuestras competencias. Recuerdo que después de ver el primer filme de Fabián Bielinsky me quedé esperándolo pero lamentablemente se fue muy joven. Estoy esperando que alguna vez podamos tenerlo a Juan José Campanella. Siempre esperamos al cine argentino", afirma.

"El cine de Lisandro Alonso, por ejemplo, es un cine de búsqueda, y no se trata de cine popular; como en la pintura o la literatura también necesitamos la abstracción. Y en el cine como arte pueden existir obras como las de Alonso o las de Szifrón", afirma.

"Relatos…" -que este año tomó parte de la Selección Oficial Competitiva de Cannes- parecía un filme perfecto fuera de competencia pero yo la quería en la oficial para que se la vea más en serio. Es tan raro tener una película que hace reír que también sea de autor que debía incluirla", dice.

"No hay que esperar veinte años, como ocurrió con 'Los nuevos monstruos" o esos filmes de Scola, Monicceli o Risi, para decir que se trata de grandes filmes, y esa fue mi intención al incluir a 'Relatos…' en la Selección Oficial", aseguró.

"Los jurados piensan que dar un premio a una comedia o una película cómica no es serio. Mi trabajo implica ser audaz. Fue un riesgo muy grande, pero el resultado fue muy bueno. No soy yo quien selecciona las películas sino las películas las que me invitan a seleccionarlas. Hoy, a cinco meses del festival, todavía no tengo idea de cuales competirán en 2015. Se quiénes están filmando. En mi cabeza siempre hay mitad películas seguras y mitad sorpresas", concluyó. 

Fuente: Télam

Te Puede Interesar