Un niño sufrió una herida en la cara tras dispararse con un rifle de aire comprimido