Evitaron una estafa gitana por unos $500.000: cómo no ser engañado