La tensión vuelve a Hong Kong en una manifestación por el voto universal