La tensión vuelve a las calles de Hong Kong en una nueva protesta