El camino a la digitalización: ¿cuánto falta?