Con chips propios, China quiere ser autosuficiente y dominar el mercado mundial