Sur provincial

Preocupante situación de la Justicia Penal en San Rafael: quedó un solo juez de Instrucción

Esta semana se jubiló uno de los magistrados y el otro pasó a integrar el Tribunal de Menores. Son miles las causas que se tramitan en la Segunda Circunscripción y las vacantes recién se cubrirían a mediados del próximo año.

Una preocupante situación se da a partir de hoy en la Justicia Penal del Surmendocino. Es que los tribunales de San Rafael despidieron esta semana al titular del Primer Juzgado de Instrucción, José Luis Martino, al mismo tiempo que el juez del Segundo de Instrucción se mudó al Tribunal Penal de Menores, con lo que sólo queda un juez de Instrucción titular.

José Luis Martino, titular del Primer juzgado de Instrucción.

La última resolución que firmó Martino el pasado miércoles, sirvió de despedida de un juez que llevaba dos décadas al frente del Primer Juzgado de Instrucción de San Rafael, al tiempo que acrecentó la crisis en la que ingresan por estas horas los tribunales de las causas penales más graves de la Segunda Circunscripción.

En esta Circunscripción aún se aplica el viejo Código Procesal Penal, con lo que no hay todavía ni jueces de Garantías ni Unidades Fiscales, lo que mantiene en ese fuero a los Juzgados de Instrucción como los máximos responsables de la instrucción de las causas penales.

El agravante surgió porque al mismo tiempo, Pablo Peñasco dejó la titularidad del Segundo Juzgado de Instrucción, para formar parte del Tribunal Penal de Menores que, en la práctica, se transformará en Cámara de Apelaciones.

Esta situación si bien hará que los Cámaras del Crimen Primera y Segunda sólo tengan facultad de tribunales de juicio, lo cierto es que apenas quedará un solo juez de Instrucción para San Rafael y Malargüe, Gabriel Ravagnani, titular del Tercer Juzgado de esa instancia.

“Estamos hablando de casi 25 mil causas penales”, reveló un camarista a este medio, quien de todas formas resaltó que al menos hasta hoy “cada uno de los expedientes que fueron elevados a juicio, tienen fecha de audiencia para este año”.

Esta celeridad es la que seguramente se verá comprometida en las próximas horas, al tiempo que se espera que las vacantes en los Juzgados de Instrucción, “recién se terminen de complementar el próximo año; esperando que como mucho allá por febrero el Consejo de la Magistratura esté en condiciones de elevar la terna de postulantes”.

“No sólo hay que esperar que los aspirantes rindan bien, sino que sean  aprobados por la Legislatura”, recordó el titular de la Asocación de Magistrados de Mendoza, el sanrafaelino Ariel Hernández, actual integrante de la Primera Cámara del Crimen del sur provincial.

En diálogo con SITIO ANDINO, Martino en su último día de juez reconoció: “No te puedo negar que tengo un nudo en la garganta por despedirme del tribunal”, al tiempo que Hernández señalaba a este medio que “seguramente a una persona que abrazó con tanta vocación la Magistratura, le debe resultar difícil dejar la función, pero en algo debe haber influido su situación motriz que le dificulta día a día el traslado a los tribunales”.

Apoyado en sus muletas, y reclamando por los ascensores que suelen trabarse, Martino abandonó el primer piso del palacio de tribunales y reveló: “Recién me despedí con unas empanaditas de mi personal; ahora voy a juntarme a comer un asadito con los muchachos de Investigaciones, donde tengo un gran amigo, el Comisario Algaba, y mañana completaré los trámites de la jubilación en el banco; para recién la semana que viene darme una vueltita por Córdoba”.

El viaje a la Docta es obvio, Martino proviene de allí. “Los primeros trabajos en tribunales mendocinos, los hizo este cordobés de trato alegre, en el distrito de Monte Comán y para mí fue como un mentor, ya que estuvo a cargo de la Fiscalía Correccional a la que yo fui asignado hace algunos años; se va una persona sencilla, simple, muy querida por el personal porque es un hombre llano que en sus primeros años de juez nos atendía a los que estábamos empezando en la carrera con un trato diferente para los magistrados de esa época que marcaban cierta distancia con el personal”, relató Hernández.

Peñasco, en tanto, también dejó su Juzgado de Instrucción, pero en su caso “fue un cambio de despacho y nos llevó varias horas trasladar libros y demás”, dijo a este medio.

La llegada de Peñasco al Tribunal que hoy tiene como único integrante al juez Ramón Pérez Pesce, permite comenzar a completar un juzgado colegiado que aun aguarda a su tercer integrante, que muchos esperan que sea el actual fiscal de menores, Celeste.

Mientras estos acomodamientos recién ven sus primeras luces, lo cierto es que los más afectados son justamente aquellos tribunales que deben instruir las investigaciones de las causas penales más trascendentes, que van desde robos agravados hasta homicidios, lo que convierte a la Segunda Circunscripción Judicial de Mendoza en un fuero verdaderamente en crisis en materia penal.

Te Puede Interesar