Por la educación gratuita

Estudiantes chilenos desafían al gobierno y convocan a paro

Los máximos dirigentes estudiantiles chilenos aseguraron tras la marcha en Santiago que seguirán en alerta. Continúan a la espera de una reunión a la mesa de diálogo para solucionar el prolongado conflicto.

Convocada por la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), donde se nuclean las agrupaciones estudiantiles de 30 universidades, la movilización busca presionar al gobierno de Sebastián Piñeira para que se pronuncie sobre la contrapropuesta presentada el lunes, tras haber rechazado la agenda propuesta por el Ejecutivo la última semana.
 
La presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), Camila Vallejo, señaló que "si bien queremos dialogar con el Ejecutivo, no dejaremos de estar movilizados. El gobierno ha mantenido sus propuestas de manera intransigente; sin embargo, nosotros queremos debatir. Es necesario para conseguir avances". A su vez, advirtió en los medios que si al final del día no hay señales de las autoridades, los estudiantes seguirán con el plan de lucha.

Además fue la encargada de anunciar la convocatoria a un paro nacional para la próxima semana, presuntamente para el jueves 22. "Esta lucha no ha sido nada fácil, muchos de nosotros llevamos más de cuatro meses movilizados a pesar de que nos han ninguneado y amenazado con no entregar becas, pero no podemos caer en el juego de las divisiones; tenemos que mantener la convicción del movimiento. A eso estamos llamados", pidió Vallejo. 

Por la mañana, aproximadamente 20.000 estudiantes retomaron las marchas de protesta que comenzaron hace cuatro meses, en demanda de una educación gratuita y de calidad. El punto de partida fue la Universidad de Santiago, y se desplazaron por la Alameda hacia el Parque Almagro, donde se desarrolló un acto cultural.
 
Entre los manifestantes se encontraba un grupo de estudiantes secundarios del Liceo Darío Salas, en huelga de hambre desde hace más de 50 días, quienes marcharon con mascarillas y algunos en sillas de rueda, dado su precario estado de salud.

Al finalizar el acto, un grupo menor de encapuchados se enfrentó con palos y piedras a Carabineros, que utilizó gases lacrimógenos y carros hidrantes.

Fuente: El Argentino

Te Puede Interesar