SUPERSTICIONES

Hoy "no te cases ni te embarques": el primer martes 13 del año

Según el mito popular, desaconsejan casarse, mudarse, viajar, cortarse el pelo, tejer y matar cerdos o gallinas. Qué dicen las leyendas.

Por Sección Sociedad

Hoy es el primer martes 13 del año, una fecha desaconsejada para casarse, mudarse, embarcarse, cortarse el pelo, tejer y matar cerdos o gallinas, según indica el mito. Cumplidos estos requisitos, se podrá respirar aliviado, pero sólo por un par de meses: sucede que diciembre del 2011 deparará otro martes 13, el último del año.

Por suerte, ya no queda en el horizonte ningún viernes 13 -el único del 2011 fue en mayo pasado- lo que para la tradición judeo cristiana es tanto o más peligroso, ya que según la Biblia, Jesús murió un viernes, que se supone era 13, y según la historia, la Orden de los Templarios fue aniquilada también un viernes 13.

¿Por qué estas fechas infunden temor?

Las leyendas nórdicas hablan de 13 espíritus del mal; la venida del Anticristo y la Bestia aparecen en el capítulo 13 del Apocalipsis; en el Tarot, el 13 hace referencia a la muerte; y tras la Ultima Cena con sus 12 apóstoles, el comensal número 13, o sea Jesús, fue crucificado.

El día de la semana no se queda atrás: "Marte", según la mitología romana (Ares, para la griega) es el dios de la guerra, lo que hace que el día martes esté regido por el planeta de la destrucción, la sangre y la violencia.

Además, un martes 13 se produjo la confusión de lenguas en la Torre de Babel, luego de que el buen Dios se enojara con los hombres y los condenara a no entenderse, por haber querido treparse al cielo.

Un refrán muy popular dice: "El martes, ni te cases ni te embarques". Otros, del mismo tenor, previenen: "El martes ni gallina eches, ni hija cases"; "El martes ni hijo cases, ni cochino mates"; y "El martes ni tu casa mudes, ni tu hija cases, ni tu ropa tejas".

Entre las supersticiones asociadas tanto al martes como al viernes 13 están la de no tener jamás trece invitados en la casa y no cortarse las uñas o el pelo ese día, porque trae mala suerte.

También se tendrá que evitar pasar bajo una escalera y no hacerse tirar las cartas ni encargar "trabajos" de brujería, porque podrían tener el efecto de un bumerang.

Por las dudas, sin 13

En el Primer Mundo es donde más miedo infunde el 13: en los Estados Unidos, los hoteles saltan la numeración del piso 12 al 14 y no hay habitación con aquel número.

En la mayoría de los autódromos de Europa, ninguno de los talleres donde los autos tanquean y cambian de llantas, lleva el número 13.

Muchas aerolíneas evitan este número en sus asientos y hasta no hace mucho, los artistas tenían en sus contratos una cláusula por la que no actuaban el 13 del mes.

Te Puede Interesar