Salud pública

En el país faltan unas 80 mil enfermeras y sobran médicos

De todos modos, la hiperpoblación médica se da en los grandes centros urbanos. En zonas rurales siguen faltando profesionales. Son datos elaborados por una asociación civil para el Congreso Argentino de la Salud.

Por Sección Sociedad

Pese a que se mantiene constante la mejora de los indicadores económicos y sociales, persiste la desigualdad en la distribución de recursos humanos en medicina, ya que gran parte de los casi 200 mil médicos y la tecnología de avanzada se concentra en áreas metropolitanas.

En tanto, se estima que hacen falta más de 80 mil enfermeras, la mayoría en las zonas más postergadas.

La Argentina –con 40.117.096 habitantes según el dato definitivo del Censo 2010- es el segundo país con más médicos por habitante, detrás de Italia, al contar con un médico cada 200 personas.

No obstante, mientras en la Capital ejerce un profesional cada 30 habitantes, en las  provincia de Santiago del Estero, Formosa, Misiones o Chaco, ejerce un médico por cada 700 habitantes, como promedio.

Cada año, unos 14 mil alumnos se inscriben en alguna de las 24 universidades que dictan la carrera médica en el país, aunque las 10 facultades de Medicina que pertenecen al Estado concentran el 87,5% del alumnado.

Los datos surgen de estudios elaborados con vistas al XIV Congreso Argentino de Salud, que este año se realizará en Mar del Plata el 15 de septiembre próximo, organizado por la Asociación Civil de Actividades Médicas Integradas (ACAMI) entidad que engloba a 27 prestadores sin fines de lucro, como CEMIC, FLENI, OSDE, la Fundación Favaloro y los hospitales Alemán, Británico e Italiano, entre otras instituciones del sistema de salud.

La composición de los médicos en la Argentina muestra también un notable proceso de feminización.

Así, en el 2001 los varones eran el 61% del total pero, analizados por edad, estos porcentajes varían de manera rotunda: entre los mayores de 65 años, el 80% eran hombres, y entre los de 20 a 29 años el 59% mujeres.

En la actualidad, más del 80% de los estudiantes de medicina son mujeres, y se destacan cada vez más en especialidades tradicionalmente masculinas como la cirugía o la traumatología, mientras que prevalecen en pediatría, dermatología, nutrición y tocoginecología.

Con casi 200 mil profesionales, la medicina es la disciplina matriculada con mayor cantidad de egresados en el país, seguida por el derecho, con 148.306; las ciencias económicas con 105.987; la psicología, 63.804 y la odontología, 53.011, según proyecciones del INDEC.

El promedio argentino de un médico cada 200 personas más que cuadruplica al de Chile, donde hay un medico cada 900, y al de Brasil, que cuenta con uno cada 780.

En el concierto internacional, Argentina sólo es superada por Italia (180 habitantes por médico), y aventaja a España (240), Alemania (290), Francia (330), EE.UU. (360), Canadá (440), Japón (520) y Reino Unido (600).

Para Marcelo Mastrángelo, titular de ACAMI, "en la Argentina existen al menos el doble de médicos de los que se necesitan y sólo el 38 por ciento de las enfermeras requeridas" , déficit que se evidencia en la competencia entre los centros médicos, tanto públicos como privados, por incorporar a las profesionales más idóneas y especializadas.

Según datos oficiales, en la Argentina hay sólo un enfermero cada cuatro médicos, una relación inversamente proporcional a lo que sucede en países como Canadá o Brasil, y muy alejada de la paridad (tres enfermeros por cada médico) que estableció la Organización Panamericana de la Salud (OPS) como meta del milenio para 2015.

Un relevamiento de junio de 2008, el más reciente del Ministerio de Salud, señala que los trabajadores de enfermería en instituciones públicas alcanzan los 65.806.

Un 7% son licenciados de carreras universitarias y el 30%, de tecnicaturas. El 63% restante son auxiliares de enfermería.

A la falta de graduados universitarios, se agrega una desigual distribución geográfica de la profesionalización.

Según un estudio publicado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), el 50% de los graduados en enfermería universitaria, ejerce su profesión en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires.

En lugares como Corrientes, Catamarca, San Luis y Santiago del Estero la situación es crítica: el 90% de la escasa planta está compuesta por auxiliares.

De persistir la tendencia, el problema promete agudizarse: en cada año lectivo egresan de las universidades  más de 4.000 nuevos médicos y sólo 1.000 enfermeros.

Un problema adicional es el vacío que dejarán las enfermeras que se jubilen, ya que se estima que  el 30% del personal en actividad estará en condiciones de retirarse en los próximos cinco años. 

Fuente: Noticias Argentinas. 

Te Puede Interesar