martes 27 sep 2022
Primera División

Diego Cagna: "No hay que volverse locos"

El DT de Estudiantes sabe lo que se debe hacer para pelear arriba: "Tenemos que demostrar fecha a fecha que somos un buen equipo".

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Sección Andino Sports 22 de enero de 2013 - 10:32
Estudiantes, en la última década, tuvo una época dorada que comenzó con el regreso de Juan Sebastián Verón a mediados de 2006 y finalizó con el repentino alejamiento de Alejandro Sabella en febrero de 2011. En esos cuatro años y medio ganó tres títulos (dos torneos locales y una Copa Libertadores) y fue el equipo que más unidades cosechó en campeonatos nacionales: 323. En ese lapso obtuvo 37 puntos más que Boca y 38 más que Vélez, los otros conjuntos que más sumaron en ese período.

Luego de tres certámenes entre flojos y discretos (24, 23 y 27 unidades), y justo después del retiro de la Brujita, llegó Diego Cagna con la misión de aminorar el golpe de la transición después de Verón. Con un plantel más corto, que también sufrió las bajas de Andújar, Enzo Pérez y Boselli, el cuerpo técnico se puso un objetivo ambicioso: superar el puntaje del torneo anterior mientras les daba rodaje a varios juveniles. Pulgar arriba. En el torneo Inicial, el Pincha llegó a 28 puntos, uno más que en el Clausura, con buena participación de los chicos, como el arquero Silva, Jara, Auzqui y Carrillo.

¿Y ahora? ¿Para qué está Estudiantes, que tiene a Verón como director de fútbol? "Hay que ir partido a partido y no hay volverse locos, pero sí queremos superar lo del torneo pasado", afirma un Cagna distendido, que, en la intimidad del country club de City Bell, tiene tiempo para contar cómo es por fuera de su rol de entrenador: "Soy un tipo tranquilo al que le gusta pasar su tiempo libre en familia".

-¿Estás cómodo, te sentís a gusto en Estudiantes?

-Estoy muy a gusto en el club. Me quedan seis meses de contrato y estoy muy bien. Me gustaría quedarme un buen tiempo, pero eso va a depender de los resultados.

-¿Qué análisis hacés de tu primer campeonato?

-Un balance bueno. Hubo muchos cambios en el club, se pusieron muchos chicos y creo que el equipo rindió bastante bien. Tuvimos altibajos, pero se sacó una buena cantidad de puntos y eso es importante, de cara al futuro.

-¿Cuál es el objetivo para este semestre?

-Lo mejor es no plantearnos una meta fija, hay que ir partido a partido y no hay que volverse locos. Sí, uno quiere superar lo del torneo pasado, eso seguro. Tenemos que demostrar fecha a fecha que somos un buen equipo e ir corrigiendo los errores que vayan apareciendo para seguir mejorando.

-¿Qué aspectos considerás que deben mejorar?

-Para hacer una buena campaña y mejorar lo que hicimos necesitamos más regularidad. Sabemos que, salvo en algún pasaje de algún partido, ningún equipo nos superó desde lo futbolístico, pero también somos conscientes de que no podemos tener los altibajos que tuvimos en los resultados.

-¿Van a requerir un poco más de Román Martínez?

-Para mí es un gran jugador y por eso le pedí que viniera. Tuvo buenos y regulares partidos, pero quizá precisó un torneo de adaptación. Esperemos que a partir del próximo semestre dé el máximo y que complete un buen campeonato porque lo necesitamos.

-¿Qué impronta pretendés que tenga el equipo? Estilo, sistema, táctica, estrategia...

-Apuntamos a cuidar la pelota y a ser agresivos en ofensiva. Ésa es la idea. Con respecto al esquema no hay nada estipulado, podemos arrancar con uno y después cambiar a medida que lo creamos necesario. El equipo ha jugado bien con diversos sistemas y eso no es un problema.

-¿Cómo ves al grupo?

-Está muy bien y eso es muy importante en un equipo. Hay muy buena comunicación entre los grandes y los chicos, y hay buena gente, que es algo fundamental. No te asegura nada, pero es un buen punto de partida para después obtener algún logro.

-¿Cuál es el aporte de Verón en su nuevo rol?

-Nos ayuda un montón porque está afuera con Agustín (Alayes) buscando lo mejor para Estudiantes, tanto para las inferiores como para el primer equipo. Estoy convencido de que el club va a crecer mucho con lo que están haciendo. En realidad nunca se fue, pero ahora tiene el rótulo. Para nosotros es buenísimo y estamos muy contentos de tenerlo acá, con nosotros.

-¿Vislumbrás un proyecto a largo plazo?

-En las divisiones juveniles sí, pero en este fútbol argentino es muy difícil lograr eso en la primera división porque está todo supeditado al resultado. Ojalá que nos vaya bien y que también se pueda conseguir en el primer equipo.

-¿A qué clubes les pondrías el rótulo de candidatos?

-Los grandes siempre pueden estar en la pelea, incluso Independiente porque para zafar necesita hacer un buen torneo. Ojo, también lo pueden hacer Vélez y Lanús, que tienen grandes equipos, más algún tapado que se convierta en sorpresa.

Su entrenador no lo dice, pero si uno se acerca a los entrenamientos de Estudiantes lo puede palpar en la atmósfera. Retornar a los primeros planos de la órbita nacional y volver a colocar al club en el ámbito internacional son los objetivos del León para el mediano plazo.

Cagna, con una forma de ser que no genera estridencias, transmite la cuota de tranquilidad necesaria para que reine la serenidad. En ningún momento afirma que lucharán por el título. Tampoco por clasificar a las copas. Sin embargo, el mensaje está entrelíneas: si la meta que se propone el DT es mejorar la campaña anterior el objetivo es, sin duda, luchar por los primeros lugares.

El técnico confía en los suyos y hace hincapié en un factor: intentar despegarse del exitismo que rodea al fútbol argentino.

LA MADUREZ DE LOS MÁS JÓVENES, UNA CUENTA PENDIENTE PARA EL DT

Desde su llegada a Estudiantes, Diego Cagna tuvo muy en cuenta a los jugadores más jóvenes. Con él, se consolidó Agustín Silva como arquero titular y varios tuvieron una buena participación, como Leonardo Jara, Carlos Auzqui y Guido Carrillo. "Quedé muy conforme con el rendimiento que tuvieron los más chicos porque les tocó jugar bastante y lo hicieron bien", confiesa el entrenador. Cagna considera que para algunos futbolistas la transición inferiores-primera ya debería haber concluido: "Llega un momento en el que tienen que dejar de ser chicos, que tienen que madurar, y esperemos que sea ahora". El Pincha tiene un futbolista que, si bien no se formó en sus divisiones inferiores, arribó al club a los 21 años, desde Colombia, y en Estudiantes hay muchas esperanzas. Se trata de Duvan Zapata, quien marcó seis goles en el torneo anterior. "Vamos a disfrutarlo al máximo", confesó.

EN CIFRAS

19
son los partidos de Cagna como técnico de Estudiantes, todos por el torneo Inicial. Ganó 8, empató 4 y perdió 7 (19 goles a favor y 16 en contra).
 
15
es la cantidad de títulos que obtuvo el joven conductor, todos como futbolista. Ganó 4 con Independiente, 9 con Boca y 2 con la selección.

Cancha Llena

Te Puede Interesar