sábado 24 sep 2022
Tenis

Alemania y la Copa Davis: "No tenemos nada que perder"

Kohlschreiber habla del desafío a dos semanas del match ante la Argentina; los germanos confían en sus posibilidades porque conocen los problemas del equipo de Jaite.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Sección Andino Sports 19 de enero de 2013 - 03:57

El corazón del tenis argentino se parte en tiempo y espacio. Hoy, en presente, sobre las costas del océano Indico, Juan Martín del Potro levanta la bandera celeste y blanca en el Abierto de Australia. En futuro, dentro de dos semanas, será el Río de la Plata el que bañe los sueños nacionales con el comienzo de la serie ante Alemania. Pero aquí, en los pasillos del Melbourne Park, mientras la mirada se centra en el tandilense, el primer paso de la Copa Davis 2013 también cobra vida.

Philipp Kohlschreiber es hoy el singlista número uno del conjunto germano. El año pasado no jugó para su país por estar peleado con el ex capitán, Patrick Kühnen. El enfrentamiento derivó en la salida de Kühnen; la llegada de Carsten Arriens le abrió la puerta a quien hoy ocupa el puesto 19 del ranking mundial y conquistó 4 títulos de ATP. "Nunca he estado en Buenos Aires, quiero ir", dice, y luego habla que de la ciudad le recomendaron la comida y la ¡playa! Sabe del presente problemático de nuestro equipo.

Aquí, ya instalado en la tercera rueda -en la madrugada de hoy se enfrentaba con el canadiense Milos Raonic-, Kohlschreiber apuesta fuerte: "No va a jugar Del Potro, y de Mónaco escuché que está un poco lesionado. Le deseo lo mejor y espero que esté listo para la serie. Nos gustaría tener enfrente un equipo argentino fuerte". Y con el buen deseo deportivo para Mónaco, no duda en afirmar que "seguro van a ser más favoritos en su casa. Nosotros no tenemos nada que perder".

Duro golpe para Del Potro, que quedó eliminadoen la tercera vuelta del Abierto de Australia, tras perder en cinco sets ante el francés Chardy.
Algo más suelto en las palabras es Florian Mayer, hoy por hoy el segundo singlista germano. Sabe perfectamente de los problemas en la composición del equipo argentino. "Nuestras chances crecen sin Del Potro y Schwank. Mónaco se resintió acá, así que es otro problema". Un colega de una agencia alemana le recuerda que en la estadística está 5-1 arriba ante Mónaco. "Uh, sí, pero la última vez que jugamos era otro Monaco". A su memoria viene la última serie de ambos equipos y una ironía del destino: "En Bamberg (el año pasado), ellos eran favoritos, y ahora en la Argentina nuestras chances han crecido". Eso sí: Mayer, 28° del mundo, se despidió de Melbourne con una contundente caída en la segunda rueda, en sets corridos, a manos del lituano Berankis.

Una buena diferencia para Alemania es que tiene un dobles consolidado integrado por Kolhschreiber y Christopher Kas, que acaban de ganar en Doha; totalizan tres títulos, ya que además del que lograron en Qatar, también fueron campeones en Halle 2009 y Stuttgart 2008. "Son una pareja que juega hace mucho. Igual, sus singles son más fuertes", dijo Leonardo Mayer, que aseguró que llegará bien a la serie. La pregunta es: ¿tendrá su lugar el correntino?

Entonces nacen las conjeturas. Si en Buenos Aires hay misterio sobre la lesión de Nalbandian, aquí, a 18.327 kilómetros de distancia, Melbourne regala la calidad de su gente, pero ninguna certeza sobre el cordobés. Incluso, en el pasillo que bordea la sala de jugadores, hace unos días se escuchó de parte de un integrante de la delegación nacional por estas tierras: "Hay que ver qué tan seria es la lesión, o si lo hace para después jugar y hacer la heroica?"

Además de las gaviotas que pueblan el Melbourne Park en el atardecer, por esta ciudad sobrevuela la firme posibilidad de un plan A: Mónaco y Carlos Berlocq como singlistas. "Yo estoy a disposición para lo que necesiten", se entusiasmó el de Chascomús. "Sé que hay posibilidades. Habrá que esperar que Martín Jaite dé el equipo".

Se supo que Mariano Zabaleta habló con el segundo y le dijo: "Preparate". La única opción para que gane el plan B, que es la presencia de Nalbandian en los singles, es por el espíritu copero del cordobés. Pero distintas voces escuchadas por LA NACION a orillas del río Yarra pintaron el panorama con Nalbandian firme en el dobles con Horacio Zeballos y no en los duelos mano a mano. O, tal vez, presente en el último partido del tercer día, en caso de ser necesario.

El tenis argentino palpita el hoy por Del Potro, y espía el mañana de la serie ante Alemania. Porque acá, del otro lado del mundo, se habla de las posibilidades del tandilense, de los vaivenes del termómetro, de las bondades de esta ciudad y, también, cómo no, de la Copa Davis.

9-6
Kohlschreiber vs. los argentinos de la Davis: 2-2 ante Mónaco, 3-1 a Berlocq, 3-0 a Zeballos, y 0-1 con Leo Mayer y 1-2 con Nalbandian.
8-5
F. Mayer domina por 5-1 a Mónaco, 1-0 sobre Berlocq y Zeballos, 1-3 ante Nalbandian, y 1-1 con Leonardo Mayer.
UN HISTORIAL QUE FAVORECE A LA ARGENTINA
La serie de febrero entre la Argentina y Alemania será la novena entre ambos por la Davis ; nuestro país domina el historial por 6-2 y ganó los últimos dos partidos: 4-1 en la gélida Bamberg, el año pasado, y 5-0 en el Monumentalito de River, en 2003; Alemania festejó por última vez en Berlín, en 1991 (5-0). El duelo más recordado fue el 3-2 en los cuartos de final de 1990, en el Buenos Aires, tras estar 1-2, con Jaite y Mancini como figuras.

Cancha Llena

Te Puede Interesar