martes 4 oct 2022
ESPECTÁCULO

Reina Reech: "La revolución femenina trastocó el rol de la mujer"

La directora de "Las reinas del strip" habla de este music hall que describe como distinto a todos ya que, además de desnudos, invita a la reflexión. Un recorrido sobre el rol histórico de la mujer y su propia mirada sobre la femineidad.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Sección Espectáculos 17 de enero de 2013 - 12:30

La obra surgió de un pedido de Lino Patalano: "Quiero hacer un music hall en el Maipo Kabaret, hice un casting y me dijeron que la mejor para hacerlo sos vos", reproduce Reina Reech sobre el desafío que le provocó insomnio y terminó en un guión. Lino me contó eso y yo dudé: "No sé si me va a salir… Pero esa noche no podía dormirme y a las 2 de la mañana me puse a escribir, partí de la desnudez, delineé cuatro ideas que fueron la base del espectáculo que resultó", detalla la creadora de Las reinas del strip, que estrenó esta semana.

La obra cuenta con 22 cuadros musicales, y entre cantantes, actrices y bailarines, hay un total de diez artistas sobre el escenario (nueve mujeres y un varón). Pero a no confundir no es un espectáculo con una variedad musical y coreografías bien logradas que culmina con chicas desnudas. "Es un show de erotismo, talento y reflexión", sentencia Reech. "Creo, por lo mucho que he viajando por el mundo viendo shows, que es un inédito, un original total, porque no he visto jamás un espectáculo de desnudez con reflexión."

–¿Por qué reflexión?
–Reflexión porque habla de la sexualidad y partí desde un dios-diosa como hermafrodita, hija de Hermes y Afrodita, con doble sexualidad. ¿Las primeras razas madres realmente vienen del hermafroditismo? Recorremos diosas mitológicas al hoy, y en el hoy están las chicas fálicas.

–¿Qué son las chicas fálicas?
–Hay un cuadro que salen con bombines y bastones representando este rol que yo creo malinterpretamos las mujeres a partir de la revolución femenina porque una cosa es tener los derechos del hombre y otra cosa es parecernos a ellos. Creo que la revolución femenina trastocó el rol de la mujer y entonces se plantea que si el mito de la doble sexualidad es un mito en lo fisiológico o no y si hoy ese mito no lo representan las mujeres que salen a laburar y el hombre que se queda a cambiar los pañales. ¿Qué de femenino hay en un hombre? ¿Qué de masculino en una mujer? ¿Dónde está el encuentro? ¿Qué paso desde Adán y Eva hasta hoy? Se verá la imagen de los milenios que hemos vivido.

Reina habla como una reina. Sin lugar a titubeos y con respuesta de ideas que no necesitan pausas de elaboración. Pidió camarín contiguo al escenario donde ensayan y responde con voz firme que sólo se quiebra al recordar a su madre (ver recuadro). "La idea es romper paradigmas, esta obra es no ser indiferentes a lo diferente", define y asegura "la gente se va ir pensando".

–¿Ese es el objetivo?
–Sí, todo comenzó por querer desfrivolizar el desnudo, tratar a la mujer como sujetos y no objetos, pusimos como objeto al hombre que hace un strip en el caño y no la mujer.

–¿Pero entonces en Las reinas del strip hay o no hay chicas que se sacan la ropa?
–Acá hay talentos. Lo que se verá es arte, esto no quiere decir que por ejemplo hay un cuadro de porristas que terminan como en una situación artística de lesbianismo, que va a volar la cabeza pero está hecho por mujeres que bailan como los dioses, realizado con una delicadeza total, y puesto artísticamente. Ahora, cada cual con sus ratones, el que venga a ver mujeres que se desnudan se va a sorprender porque se irá con su cabeza dividida.

–¿Dividida?
–Sí. La obra aporta reflexión, la mujer que se queja porque no hay hombres pero ella es un falo caminando. Acá las representamos como las ejecutivas, que se quejan que no hay hombres pero en realidad tienen un falo más grande que el que buscan. Entonces se genera una reflexión de invitar a preguntarse ¿de qué lado estás? Porque no importa qué tenés entre las piernas, importa qué te representa, con qué te significás en la vida, es un espectáculo de una profundidad enorme.

–Si la revolución femenina atentó contra la femineidad ¿cómo se acomodó el hombre frente a eso?
–Yo creo que sí, que se perdió femineidad. El hombre ocupa diferentes lugares a partir de eso. En general la mujer poderosa necesita a un hombre más liviano para complementarla pero no busca a ese hombre porque no la seduce. La mujer poderosa quiere a un hombre más poderoso que ella para enamorarla, pero ese hombre no se enamora de ella porque al poderoso le gusta la dominación a través del dinero y el poder. Entonces están esas mujeres que dicen que no hay hombres, y en realidad no es cierto, ellas ocupan un rol que no seduce al hombre. Y ese hombre que podría seducirlas no es seducido por mujeres como ellas sino por mujeres que buscan la contención masculina, que el hombre sea el generador, que el hombre sea el protector, esa mujer que tiene esa receptividad que la seduce el poderoso. En este espectáculo jugamos con estos roles trastocados.

-¿Una ejecutiva es una mujer fálica y un ama de casa no puede serlo?

–El ama de casa es lo más parecido al rol de la mujer en las razas originarias. Por ejemplo, una gerente de un multimedios tal vez, sí sea una mujer fálica. El problema es a quién seduce esta mujer y porqué no encuentra ese hombre que quiere. Y esa mujer se plantea: ¿cómo puede ser que esta le gusta al que me gusta a mí y a mí no me da bola? Porque a ese hombre que ella quiere le gusta otro tipo de mujer. Por otro lado hay muchas otras significantes en el show, por ejemplo, hay tres geishas y la maestra de ceremonias muestra a las mujeres serviles, mostramos muchos prototipos femeninos o masculinos.

–¿Por qué culturalmente lo femenino está ligado a la pasividad?
–Se confunde la pasividad a la receptividad. La mujer es la receptora, la mujer es la que tiene que crear en el hogar una armonía, es la que se ocupa de saber con quién se junta su hijo, en vez de estar preocupada por si sube o baja la bolsa. No estoy en contra de las mujeres productivas. Yo lo soy, pero también estoy sola desde hace once años. Han aparecido hombres maravillosos en mi vida pero yo tampoco tengo paciencia con lo que requiere un hombre porque estoy demasiado ocupada en otras cuestiones, no estoy en el rol que atrae lo que yo deseo. Y a partir de una cosa propia lo resignifico en el espectáculo.

–Si el rol que ocupás no refleja lo que deseas…
–¡Tengo que cambiar el rol!

–¿El deseo no se puede cambiar?
–Todo es posible cambiarlo. El que no cambia no evoluciona. Este espectáculo habla de salir de la baldosa de los condicionamientos, los paradigmas y los mitos. ¡Qué karma el mito de que la mujer salió de la costilla del hombre! Lacan dice que la mujer tiene una falta y el hombre tiene algo entonces esa falta hace que la mujer busque el falo que no tiene, ahora en el acto sexual la mujer es la que se siente completa ¿de quién es el falo si yo lo tengo adentro? Nunca lo pensamos. Pero el hombre dice "yo lo puse", y la mujer: "sí, pero yo lo tengo". La mujer tiene una completitud que ningún hombre tendrá nunca, pero nos rubrican por la falta. También me planteo qué debo modificar en mí para tener ese espacio que dé lugar a enamorarme.

–¿Dejarías de dirigir obras?
–Es desde dónde la cuestión.

–¿Desde dónde qué?
–Desde dónde todo.

–Por ejemplo, en concreto ¿qué sería cambiar el desde dónde?
–Ocupar una energía necesaria para el trabajo pero también ampliar esa energía para tener el tiempo, la paciencia, la dedicación y la receptividad de darme ese espacio para interactuar con otro. No digo que tengo que dejar de ser directora para ser receptiva y tener espacio, digo que tengo que cambiar en algo mis estructuras para tener el espacio de interés e interactuar con algún otro.

La historia de Reina con el Maipo

Los pasillos y camarines del Maipo son lugares que Reina conoció siendo una niña. "Nací en Viena, mis papás (Ámbar La Fox y Alejandro Maurin) estaban haciendo pareja acrobática por Europa y la primera vez que vuelven como famosos a Argentina fue como pareja de atracción en el Maipo. Mi hermano, Sanders tiene fotos de mi papá subiendo con una soga al palco. ¡Mi vieja se tiraba del palco al escenario! Ella le tenía mucha confianza, se conocieron patinando sobre hielo en GEBA. Se casaron cuando mamá tenía 17 años, él hacía magia y ella cantaba… llegó a cantar en once idiomas. Algunos por fonética, hasta en japonés, era muy obsesiva y lo hacía muy bien. Recuerdo perfecto y me agarra mucha emoción cuando veo vestuarios del teatro. Tengo recuerdos perfectos del stage manager anunciando: 'Cuadro Ámbar a escena' y yo salía corriendo por los pasillos que ahora camino y el acomodador me abría la cortina sólo para ver mi a mi mamá porque la obra era verde, yo tenía cuatro años”.

Como bailarina subió al escenario en 1979 "fui convocada por Antonio Gasalla para ser la figura de la revista El Maipo es el Maipo y Gasalla es Gasalla, su primera salida del café concert a los grandes teatros y en el '83 hice Vamos a votar de Hugo Moser".

Fuente: Tiempo Argentino

Te Puede Interesar