martes 4 oct 2022
Fútbol de Verano

Racing le dio el primer dolor de cabeza al Boca de Bianchi

En el regreso del Virrey, el equipo xeneize, vestido de violeta, no tuvo luces; ganó la Academia por 2 a 1, con goles de Hauche y Saja; Viatri había empatado.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Sección Andino Sports 13 de enero de 2013 - 18:48

Eran las 22.04, cuando apareció él. El más esperado de la noche. El hombre que volvió, cuando pocos lo creían. El veterano y exitoso conductor, con sueños de gloria por repetir.  Carlos Bianchi pisó el césped marplatense y la ovación cayó sobre sus pies.

Los fotógrafos fueron hacia él, más allá de los 22 protagonistas en el campo de juego. El Virrey, al fin, está de vuelta. Luego de ocho años y medio, 3117 días, Bianchi regresó para dirigir a Boca. La última vez había sido en la frustrante final de la Libertadores 2004 ante Once Caldas, un ignoto equipo colombiano que lo dejó sorpresivamente con las manos vacías. Anoche, frente al calor del público que lo idolatra más allá del tiempo y la distancia, tuvo una presentación gris: el equipo alternativo, vestido de violeta, con suplentes y juveniles, cayó frente a Racing por 2 a 1. Con mayor experiencia y explosión, la Academia empezó el verano con el motor a punto. 

Bianchi, en realidad, se pareció más a un espectador que a un entrenador: estuvo casi todo el partido sentado en el banco de los suplentes, casi sin hacer indicaciones. Apenas a los 22 minutos del segundo tiempo, cuando ingresó Escudero para darle al equipo un espacio mayor a la creatividad, se puso de pie y lanzó un puñado de tácticas ofensivas. Los que lo conocen en la intimidad, cuentan que tiene fuertes molestias en sus rodillas, lo que dificulta ciertos movimientos. 

Racing fue mejor durante buena parte del encuentro. Más punzante, más decidido, a pesar de que tuvo menos tiempo el balón y que sólo aprovechó los espacios de una errática formación defensiva xeneize, con su polémica casaca veraniega.  Tampoco fue un debut auspicioso la indumentaria, claro está.

Llamativo hallazgo: el primer Boca de Bianchi ofrecido en sociedad expuso varios errores conceptuales en el arte de la defensa, toda una referencia de la otra época del Virrey. Sobre todo, en la última línea. En estos tres hombres: Dino Castagno, Claudio Pérez y Fernando Evangelista. Racing provocó permanentemente el error rival. 

Abrió el marcador un envío exacto de Hauche; la pelota pegó en el palo y se metió en el arco, luego de una asistencia de Villar. El arquero Ustari, que reclama la titularidad, no pudo detener el disparo. 

Sin embargo, Boca se recuperó, apenas por un error adversario, una grosera falla de Saja, que derivó en la definición sencilla de Viatri. Pero Racing tenía más aire: en una corrida, Hauche dejó en el camino a Pérez, que le cometió penal. Saja, con potencia, puso arriba a Racing. 

La propuesta xeneize, en un principio, fue agresiva, pero la impotencia lo llevó a arrojar pelotazos para los dos números nueve, Viatri y Blandi. Racing se afirmó. Y Boca buscó sin ideas hasta el final. 

Fuente: Cancha Llena.

Te Puede Interesar