Revelación

La historia secreta detrás de los funcionarios condenados por Cromañón

Son los que recibieron las penas más leves de todos los involucrados en la causa y los únicos a los que la Cámara de Casación no les aumentó la condena. Cuáles eran sus antecedentes y calificaciones para desempeñar sus funciones.

Por Sección Sociedad

Esta es la historia secreta detrás de los funcionarios condenados por Cromañón.

Fabiana Fiszbin

Función: Subsecretaria de Control Comunal.

Delito: “Omisión de los deberes de funcionario público en concurso ideal con el delito de incendio culposo seguido de muerte”.

Pena: 4 años de prisión.

Es la funcionaria condenada de mayor jerarquía. Según su blog personal, estudió psicología en la Universidad de Buenos Aires, y se graduó en 1988.

Se decía que era maestra jardinera, cosa que rechazó. Aunque reconoció que era maestra de escuela primaria, en una entrevista concedida a Tiempo Argentino el 21 de mayo de 2011.

También reconoció que ingresó en la función pública gracias a su amistad con Vilma Ibarra, hermana del entonces Jefe de Gobierno. Ella le permitió entrar a la Cámara de Diputados como asesora de Carlos Chacho Álvarez.

Poco tiempo después, ya estaba a cargo de la inspección de todos los locales de acceso público de la Ciudad de Buenos Aires, sin formación o experiencia profesional en el área.

Sin embargo, en la misma entrevista juró estar capacitada para desempeñar su función, rechazó los cargos en su contra y afirmó que hubiera sido imposible que los funcionarios evitaran la tragedia. “Lo que sucedió en Cromañón es un hecho peculiar: alguien encendió bengalas”, dijo.

Pero para la justicia los controles que se realizaban desde su Subsecretaría eran desorganizados y no tenían criterios definidos. También se la acusó por no ordenar la inspección del boliche, ya que, según la resolución judicial, si se hubiera revisado, habrían advertido que tenía vencido el certificado contra incendios.

Su respuesta ante esos planteos fue contundente. “En la nómina que me entregó la Superintendencia de Bomberos de la Policía Federal, figuraba un local en Bartolomé Mitre 3060. Ni siquiera estaba el nombre, y decía que tenía el certificado al día, sin especificar que iba a vencer en noviembre. De eso, nos enteramos después de la tragedia”, dijo a La Nación el 21 de mayo de 2011.

“Yo desconocía cuándo estaban abiertos los locales de baile. ¿Cómo podía saberlo?”, había dicho el día anterior en diálogo con Clarín.

"Yo también habría entrado a rescatar a los chicos si hubiera estado ahí”, concluyó.

 

Gustavo Torres

Función: Director de Fiscalización y Control.

Delito: “Omisión de los deberes de funcionario público en concurso ideal con el delito de incendio culposo seguido de muerte”.

Pena: 3 años y 9 meses de prisión.

Era uno de los subalternos directos de Fiszbin. Asumió el 21 de septiembre de 2004, tres meses antes de la tragedia.

En su primera declaración indagatoria luego de la tragedia afirmó que no había tenido conocimiento de los informes del Defensor del Pueblo Adjunto sobre el estado irregular de los boliches de la capital, ni sobre ninguna actuación administrativa relacionada con República de Cromañón.

Al igual que Patricio Fontanet, líder de Callejeros, está detenido en un hospital neuropsiquiátrico.

 

Ana María Fernández

Función: Directora Adjunta de Fiscalización y Control.

Delito: “Omisión de los deberes de funcionario público en concurso ideal con el delito de incendio culposo seguido de muerte”. 

Pena: 3 años y 6 meses de prisión.

Ingresó en 2003 a la gestión pública, en la Unidad Polivalente de Inspecciones, gracias a su militancia en el Partido de la Ciudad. La fuerza política está hoy prácticamente desaparecida, pero en la coyuntura posterior a 2001 había conseguido varios cargos políticos por su apoyo a Aníbal Ibarra.

Meses después llegó a la Dirección Adjunta de Fiscalización y Control. Rechazó responsabilidad alguna y culpó de todo a Fiszbin, su superiora, que supuestamente la había relegado a funciones menores tras su arribo a la Subsecretaría de Control Comunal.

“Soy inocente de todos y cada uno de los delitos que se me imputan”, afirmaba ante la justicia el 25 de agosto de 2008.

Tras la decisión de la Cámara de Casación de que cumplan sus condenas todos los culpables, solicitó prisión domiciliaria por haber sido madre siete meses atrás y estar amamantando a su bebé. La Justicia lo rechazó porque el recién nacido tiene otra madre, ya que Fernández está casada con una mujer.

Fuente: Infobae.com

Te Puede Interesar