Fútbol

Riquelme: "Martín y Guille son dos fenómenos; me hicieron ganar todo"

Román nuevamente hizo una aparición pública, pero con un repaso de su carrera. Habló de Palermo. "Ojalá lo ovacionen a él y al 'Pato' cuando lleguen". Además, elogió a Bianchi como entrenador.

Por Sección Andino Sports
En diálogo con el programa Animales Sueltos, que se emite por el Canal América, Juan Román Riquelme brindó una extensa nota en la que hizo un repaso de toda su carrera, desde sus inicios hasta su presente, el cual lo tiene afuera de las canchas por decisión propia luego de que anunciara que no dejeba de jugar en Boca Juniors, el club en el cual es ídolo. Sin ir más lejos, un grupo de hinchas fue a alentarlo y a corear su nombre hasta la puerta del canal.
 
SUS INICIOS: "Pasó rápido el tiempo y todo muy lindo. Nunca me imaginé cuando arranqué en el fútbol que la gente me iba a tener tanto cariño. Iba a entrenar a Argentinos Juniors desde los once años y me siento un afortunado de trabajar de lo que elegí y lo que me gusta. Yo jugaba al baby en el barrio (Don Torcuato) y allí conocí a gente del club que se presentó en mi casa y me llevó al Bajo Flores, donde entrenaba Argentinos".
 
"Para ir a entrenar viajaba dos horas todos los días, ya que me tomaba el tren hasta Puente Saavedra y desde ahí el 133. Entonces, cuando terminé la Primaria le dije a mi madre que quería ser futbolista y ella no quería, pero además Pekerman me citó desde chico a las Selecciones y no me daba el tiempo, porque a pesar de que yo me sentía muy a gusto cuando viajaba, no podía con todo".
 
EL DEBUT: "Fue contra Unión y ya de chiquito tenía la ilusión de jugar con la camiseta de Boca. Bilardo me compró y al primer día me llevó a entrenar con la Primera, cuando yo me fui a cambiar con la Reserva. Lo curioso es que el grupo empresario que me llevó ya tenía todo arreglado para llevarme a River, pero yo le dije que no podía. Sin ir más lejos, soy amigo de Pablo Aimar y no tengo ninguna camiseta de él porque no puedo".
 
BIANCHI: "En su momento él llegó y me llamó aparte. Lo que me pidió era que disfrutara como lo hacía en los juveniles y luego todo se hizo muy fácil, porque estuvimos 40 partidos invicto; sin embargo, el detalle es que ese equipo no ganó la Copa y sí lo hizo al año siguiente, en el 2000. Después vino la del 2001 y también logramos el campeonato local al ganarle al Real Madrid. Él nos hizo las cosas muy fácil y sin dudas es el mejor entrenador que tuve porque tiene algo especial. Todos lo escuchan y eso hoy no pasa, porque los chicos a los técnicos no lo respetan".
 
TREZEGUET: "La otra fuimos a comer con él porque me parece una muy buena persona. En su momento yo dije que los chicos tenían que mirar a él como espejo para entender lo que es un goleador. Además, en el 2001 él quiso llevarme a la Juventus cuando él estaba allá. Por eso tenemos una buena relación y ahora que está acá tenemos una relación más cercana".
 
PALMEIRAS Y LOS TORNEOS RELÁMPAGO: "Mi papá tenía su equipo en el barrio y varias veces Tigre lo fue a buscar para jugar Primera. Faltaba uno y yo iba de delantero a los 14 años a jugar los Torneos Relámpaco. Se llamaba así porque el que perdía se iba a casa y ahí había patadas y piñas, nadie me cuidaba y nosotros íbamos a jugar a otros lugares. Por eso cuando me tocó la revancha con Palmeiras no me preocupó para nada porque era normal. Es más, ese día nos movieron el micro y a Bianchi le tiraron una moneda en la cabeza".
 
REAL MADRID: "Nosotros llegamos una semana antes a Japón, mientras que ellos lo hicieron dos días antes. Los mediocampistas ofensivos tuvimos poco trabajo en la previa, mientras que los defensivos trabajaron bastante con Bianchi en la semana; sin embargo, ellos no pensaron que iban a perder y eso era lógico. Lo que pasa es que los dos goles al comienzo nos ayudaron bastante, pero ellos tenían un muy buen equipo".
 
BARCELONA: "Me fue bien, pero de entrada fue todo raro. Terminamos la conferencia de prensa y el entrenador (Van Gaal) me dijo: 'Usted es el mejor jugador del mundo cuando tiene la pelota, pero cuando la pierde jugamos con uno menos' Yo apenas lo conocía y él me mostró una mesa llena de vídeos antes de decirme eso. Es más, en el primer partido metí dos pases gol a Kluivert y todos los diarios me elogiaban y él se molestaba porque decía que era un desordenado por no quedarme de puntero izquierdo. A partir de ahí se complicó y jugaba los segundos tiempos, pero no era el Barcelona de ahora. Ojalá hubiera podido jugar en el de ahora; sin embargo, me sirvió porque fue honesto conmigo y eso lo valoro".
 
VILLARREAL: "También me fue bien y en eso tuvo que ver el 'Vasco', porque el Barcelona quería que fuera al Atlético Madrid. En el primer año llegamos a las semifinales de la UEFA, luego salimos terceros en la Liga y después llegamos a las semifinales de Champions, donde antes habíamos eliminado a un Inter lleno de estrellas y ahí es cuando pensamos que podíamos llegar a la final. Me tocó errar el penal ante el Arsenal y nos quedamos muy cerca".
 
SU REGRESO A BOCA: "Ese equipo era una maravilla y de arranque nos costó jugando de visitante, pero ese equipo jugaba muy bien y era todo ataque. Nosotros teníamos la pelota siempre y con siete jugadores estábamos arriba, ya que los que defendían eran Morel Rodríguez y el 'Cata' Díaz. Los demás pasaban todos al ataque, tantos los laterales como los volantes".
 
PALERMO: "Nunca llegamos a ser amigos, pero yo lo quería en mi equipo porque juego al fútbol para ganar. Todo lo que tocaba en el área era gol y estoy muy agradecido por todas las cosas que me hizo ganar. Ojalá lo ovacionen a él, al 'Pato' y a Schiavi, pero en lo que respecta a la relación hay cosas que se dan. Cuando llegó el 'Chelo' a los cinco días estábamos juntos y encontrábamos cosas en común, pero son cosas que se dan".
 
EL BOCA DE BIANCHI: "No era un grupo de santos, pero todos los resolvíamos de manera madura y a eso lo ayudó porque era un grupo de grandes. Sin embargo, en el momento de ingresar a la cancha cada uno sabía lo que tenía que hacer. Por eso ese equipo la pasó más que bien y la verdad es que nunca hemos discutido ni hemos tenido inconvenientes. De hecho, los hinchas iban a la cancha a ver ganar a Boca 1 a 0 o 3 a 0 con baile".
 
SU PRESENTE: "Yo entreno cada mañana con mi profe y con mi kinesiólogo, que me recuperó de la lesión en la rodilla. Estoy mejor entrenado que hace seis meses, pero no juego porque el propio Presidente demoró en hacerme los papeles y eso él me lo dijo. Por este motivo tuvo que dejar de conversar con Flamengo y con Gremio".
 
SU LESIÓN EN LA RODILLA: "Yo lo quiero como un hermano como Nicolás Gaitán y por compañeros hago cualquier cosa. En un partido que él se iba al Benfica, los dirigentes no lo quería dejar jugar y era lógico, pero le permitieron estar unos minutos y que la gente lo ovacione. Entonces, yo pateé un tiro libre (el rival era Huracán) y sentí que se me movió la rodilla. El problema era que ya había dos cambios hechos y a mí el técnico me dijo que saliera porque tenía un dolor en la rodilla. Yo no acepté y les dije que Gaitán tenía su despedida y su ovación, por lo que la rodilla me quedó a la miseria".
 
SU RENUNCIA A BOCA: "Después de la semifinal con la U de Chile en la ida estaba en mi casa y les dije que no iba a jugar más en el club si teníamos la suerte de pasar. Yo sentía que no tenía nada más para darle y que me iba del club como yo quería, pero si venía otro club me iba a firmar sin problemas. Hoy no tengo ganas de volver, pero espero algún día tener mi partido despedida, aunque algo de vergüenza me da".

Te Puede Interesar