Cayeron más de 100 mm de agua

Un diluvio volvió a inundar la Capital Federal y el Gran Buenos Aires

Un intenso temporal afectó este jueves a la Capital Federal y el Gran Buenos Aires y provocó anegamientos, cortes en los servicios y trastornos de tránsito, apenas unas horas después de que una nube tóxica sacudiera la rutina urbana, en una jornada decididamente atípica y caótica.

Por Sección Nacionales

Un intenso temporal afectó este jueves a la Capital Federal y el Gran Buenos Aires y provocó anegamientos, cortes en los servicios y trastornos de tránsito, apenas unas horas después de que una nube tóxica sacudiera la rutina urbana, en una jornada decididamente atípica y caótica.

El total del agua caída en el día superó el promedio habitual de todo el mes y la intensidad de la lluvia vespertina generó inundaciones en puntos de la ciudad y del conurbano que habitualmente no tenían este problema.

Según informó el Gobierno porteño, la gran cantidad de agua caída afectó a casi todos los barrios de la ciudad con muy altos registros en Colegiales (157 mm), Palermo (150), Recoleta (123) Boedo (111), Villa Ortúzar (110) Mataderos (70) Lugano ( 64) y Parque Avellaneda (56).

La intensidad del agua caída obligó a la interrupción del servicio ferroviario de la línea Mitre, debido a que se inundaron las vías en la zona de la terminal de Retiro. El servicio no funcionó en los ramales Retiro-José León Suárez y Retiro-Mitre, al igual que en el ferrocarril Urquiza.

Por el mismo motivo se generaron complicaciones en la red de subtes -la línea D debió dejar de parar en la estación Scalabrini Ortiz, por ejemplo- mientras que numerosos semáforos salieron de funcionamiento. En tanto, el servicio estuvo interrumpido en las líneas A, C, H y Premetro, mientras que la B funcionó entre Alem y Gallardo, aunque con el aumento del agua caída todas las líneas suspendieron sus frecuencias.

En el conurbano, la situación más complicada se observó en la zona sur, con importante acumulación de agua en Avellaneda y otros puntos como Témperley, Lanús y Lomas de Zamora. Como en ciertos puntos del conurbano, se vieron autos flotar en la avenida Huergo y en la avenida Del Libertador a la altura de la calle Tagle, mientras que en el barrio de Belgrano los vehículos cruzaban Cabildo sin control por Blanco Encalada.

También flotaron autos en el barrio porteño de Saavedra, en Correa y Valdenegro. Los vecinos y comerciantes del barrio de Belgrano volvieron a padecer otra inundación en la zona de la cuenca del arroyo Vega.

Además, hubo anegamientos y cortes en los principales accesos a la Ciudad, como la Autopista del Oeste, la Autopista Buenos Aires-La Plata, las Autopistas 25 de Mayo y Dellepiane y la avenida General Paz. La autopista Buenos Aires-La Plata tuvo anegadas todas sus salidas desde Huergo hasta Bernal, además de mucha agua sobre la calzada.

En el aeroparque metropolitano se produjeron demoras en todos los vuelos a raíz de la gran cantidad de agua caída, que inundó la pista. En el barrio de Núnez, la cancha del club Defensores de Belgrano, ubicada en avenida Del Libertador y Comodoro Rivadavia, quedó bajo el agua, convertida casi en una pileta.

Fuente: Ambito.com

Te Puede Interesar