Tras el cacerolazo

Opositores le piden a Cristina que escuche el reclamo de la gente

Dirigentes de distintos sectores del arco opositor reflexionaron sobre los alcances de la masiva protesta. Coincidieron en que "fue un llamado de atención" para toda la clase política.

Por Sección Política

Los principales dirigentes de la oposición, que en los días previos se habían manifestado a favor del #8N, (algunos marcharon y otros prefirieron no tomar parte en la movilización), coincidieron en que el mensaje de la gente fue dirigido principalmente hacia la presidente Cristina Kirchner y en que la mandataria "escuche ese reclamo" de la sociedad.

En este sentido, el jefe de Gobierno de la Ciudad, Mauricio Macri, fue el primero en salir a manifestar las sensaciones que le provocó la movilización y aseguró que "lo que hizo el pueblo argentino ayer fue para emocionarse".

El líder del PRO dijo estar "muy contento" por la multitudinaria protesta y enfatizó que "la gran protagonista, la que recibió el mensaje del día de ayer es la Presidente", por lo que le pidió que "escuche".

"Lo que hizo el pueblo argentino merece orgullo. Se ha movilizado como nunca antes en la historia y lo hizo demostrando que hay una Argentina y una energía positiva impresionante", señaló Macri.

También gobernadores reflexionaron sobre la manifestación y plantearon la necesidad de “ver qué lugar se le va a dar al reclamo” de la ciudadanía.

"Hay que tratar de encontrar consensos. Cuando no se escucha los reclamos de la gente se puede volver un boomerang", sostuvo el gobernador de la provincia de Santa Fe, Antonio Bonfatti.

El mendocino y ex vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, confirmó que no participó de ninguna marcha y explicó su ausencia: "No fui porque considero ha sido producto de una  sociedad que ha sabido interrelacionarse y expresarse. No hay que mezclar las cosas".

Coincidió en que "hay gente que no está conforme" y al igual que el resto de los dirigentes políticos, sostuvo que "ahora habrá que ver si esto se traduce en un acuse de recibo". Pero Cobos no es optimista: "Creo que no, ya pasó (el cacerolazo) el 13 de septiembre y nada cambió (desde el Gobierno)".

Alberto Fernández fue otro de los dirigentes políticos que opinaron y consideraron que "para el Gobierno fue un llamado de atención enorme” y advirtió que "el relato oficial ha entrado en crisis".

El ex funcionario kirchnerista reconoció que la gente que se manifestó "no tiene liderazgo", pero sostuvo que "el problema central es que no encuentran respuestas por parte del Gobierno".

Fuente: Infobae

Te Puede Interesar