jueves 18 ago 2022
somalía

El hambre que no respeta el dolor: una madre debió elegir a qué hijo salvar

En el desesperado camino para huir de la hambruna, tuvo que dejar a su hijo desfallecido en el camino para salvar a su otra hija. Acá, el conmovedor relato.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Sección Internacionales 17 de agosto de 2011 - 19:32

Wardo Mohamud Yusuf caminó durante dos semanas con su hija de un año a cuestas sobre su espalda. De la mano, llevaba a su hijo de cuatro años, mientras escapaba de la sequía y la hambruna en Somalia.

Cuando el niño desfalleció, cerca del final del recorrido, la mujer le echó en la cabeza algo de la poca agua que le quedaba para reanimarlo. Pero el menor estaba inconsciente y no podía beber.

La mujer de 29 años pidió ayuda a otras familias que seguían el mismo camino, pero ninguna se detuvo. Todos iban preocupados por su propia supervivencia. Entonces, la madre tuvo que tomar una decisión que nadie querría tener que enfrentar jamás.

"Finalmente, decidí dejarlo atrás, en el camino y al amparo de Dios'', dijo Yusuf días después, durante una entrevista en un campamento de refugiados en Dadaab, en Kenia. "Estoy segura de que él está vivo, me lo dice el corazón", asegura.

Los padres que huyen a pie de la hambruna se suelen topar con encrucijadas increíblemente crueles. ¿Qué niños tienen las mejores probabilidades de seguir con vida cuando la comida y el agua se agoten? ¿A quiénes es mejor abandonar? Esos son algunas de las indeseadas decisiones que se ponen sobre el camino.

"Nunca había enfrentado ese dilema en mi vida'', dijo Yusuf. "Ahora vuelvo a experimentar el dolor de abandonar a mi hijo. Me despierto por las noches y pienso en él. Me siento aterrorizada cuando veo a un niño de su edad''.

El doctor John Kivelenge, experto en salud mental del Comité Internacional de Rescate en Dadaab, enfatiza en las penurias extremas por las que pasan las madres y los padres somalíes. "Es una reacción normal a una situación anormal. Ellos no pueden sentarse a esperar la muerte juntos'', explicó. "Pero después de un mes, sufrirán un desorden por estrés postraumático, lo que significa que tendrán recuerdos y pesadillas''. "La imagen de los niños a quienes abandonaron volverá a ellos y los acosará'', agregó.

Estados Unidos calcula que más de 29.000 niños somalíes de menos de cinco años han perecido por el hambre en los últimos tres meses. Un número desconocido de menores, demasiado débiles para seguir caminando, han sido vistos abandonados en el camino polvoriento, después de que se agotó el agua y los alimentos.

Faduma Sakow Abdullahi, viuda de 29 años, intentó viajar a Dadaab con su bebé y con otros niños, de cinco, cuatro, tres y dos años. Un día antes de llegar al campamento de refugiados, su hija de cuatro años y su hijo de cinco no se despertaron, tras un breve descanso.

Abdullahi relató que no quiso "desperdiciar" la poca agua que tenía en un envase de cinco litros para darla a los niños moribundos, pues los otros la necesitaban. Tampoco quiso esperar demasiado tiempo, pues corría el riesgo de que sus otros hijos comenzaran también a morir. Así, se puso de pie y se alejó algunos pasos.

Luego regresó, con la esperanza de que los niños estuvieran vivos. Después de ir y volver varias veces, decidió al fin dejar a los dos menores a la sombra de un árbol, sin saber si podrían salvarse.

Más de 12 millones de personas en África oriental necesitan ayuda alimentaria ante la severa sequía. Naciones Unidas considera que 2,8 millones de esas personas necesitan ayuda inmediata para salvar la vida, incluidas más de 450.000 en las zonas más azotadas por la hambruna en Somalia.

Ahmed Jafar Nur, de 50 años y padre de siete niños y adolescentes, viajaba con su hijo de 14 años y con su hija de 13 hacia Kenia. Pero después de apenas dos días de caminata se quedaron sin agua. Para el tercer día, los adolescentes sólo podían sentarse debajo de un árbol, sedientos, hambrientos y agotados.

"Los dos niños no podían ya caminar. Entonces, en vez de dejar que todos muriéramos ahí, me vi obligado a abandonarlos a su suerte, especialmente después de que pensé en mis otros cinco hijos y en su madre, a quienes dejé en casa. Me dije: 'salva tu vida por el bien de los otros cinco. Estos dos quedarán con Dios'", relató.

"Fue lo peor que he experimentado en mi vida. Fue una experiencia devastadora abandonar a mis hijos, que eran parte de mí mismo'', dijo. "Durante casi tres meses, no he tenido estabilidad mental. Sus imágenes se aparecen frente a mí''. Milagrosamente, los dos adolescentes fueron salvados por nómadas, y de algún modo volvieron con su madre en Somalia.

Fuente: La Nación

Te Puede Interesar