Jardines
Cómo cultivar flores y hacer canteros primaverales
Martes, 18 de septiembre de 2012Faltan tres días para que llegue la estación preferida por la mayoría. Es época para que los jardines recuperen la belleza. El aporte de color en los canteros o macizos produce focos de atención importantes en el espacio verde.
El invierno no debe haber sido tiempo de brazos cruzados y sí de mantenimiento y saneamiento del terreno. Para que la recompensa sea aún mejor, algunos consejos para agendar y seguir en las próximas semanas.

De ahora en adelante las temperaturas irán subiendo, los días serán más largos y habrá más horas de luz solar para las plantas. Pronto se empezarán a vislumbrar los resultados al esfuerzo y el tiempo dedicado al jardín.

Las plantas parecen sentir la aproximación de la primavera mucho antes que nosotros. Los primeros bulbos primaverales comienzan a florecer y las plantas de interior empiezan a desarrollar nuevos brotes, lo que significa un cambio en los cuidados después de los meses invernales. La aparición de nuevos brotes, hojas y hasta flores son los signos vitales del cambio de estación. Es uno de los meses claves para realizar los trabajos que luego darán sus frutos y así disfrutar el jardín en verano. Creo que todos en algún momento nos preguntamos:



¿Cómo lleno de flores mi jardín?

Antes que nada es bueno saber como premisa que no se trata de llenar todo de flores. Es saber ubicar de manera estratégica un punto focal o más para crear ese paisaje soñado.

Un cantero o bordura es un macizo de plantas conformado por dos o más especies que se ubican en forma estratégica para lograr un punto de interés dentro de un jardín o espacio verde.

Combinar plantas en un cantero es un arte que implica no solo el buen manejo de los colores y las texturas, sino también el conocimiento de las plantas y su comportamiento durante todo el año en las diferentes estaciones, además de clima y suelo. El jardín está compuesto por elementos fundamentales, tales como el césped, los árboles, los cercos, etc., pero es notorio que la vida se la dan los colores de las flores, de los arbustos, gramíneas, etc. Cada uno debe crear su propia composición de acuerdo a los condicionantes de cada espacio, para la planificación entrarán en juego temas importantes como. Color, luz, la forma, la textura y por supuesto los requerimientos de cultivo de cada ejemplar.

El efecto se logra con mucha observación y manejo de la paleta de colores, esto sumado a las texturas, formas y alturas.

Cuando nos disponemos a agrupar plantas el primer punto a tener presente es el suelo sabemos que debe ser el adecuado, justo en materia orgánica, rico en nutrientes y con un buen drenaje. El segundo punto importante es la variedad de especie que plantemos, es decir que deben tener casi las mismas condiciones de desarrollo, crecimiento, requerimiento y mantenimiento.

Canteros de distintos tipos: Podemos armar solo de follaje, con herbáceas perennes, con gramíneas, con arbustos, de bulbos, con anuales o flores de estación o bien mixtos.

El estilo estará determinado por factores internos como son los otros componentes del jardín y por factores externos como puede ser la arquitectura de la casa, el diseño del jardín, el diseño de la piscina, los colores de paredes y texturas utilizadas en todo lo que es construcción. Así encontramos estilos como el minimalista o moderno, el tradicional, el normal o silvestre, etc.



Para realizar la tarea

Ubicación: Elegir el emplazamiento es el primer paso, saber que orientación posee, vista del cantero (desde donde va a verse), épocas en que va a disfrutarse.

Tamaño: El estudio de proporciones debe realizarse para cualquier sector de la casa y jardín, considerando el espacio dado y el tamaño de las construcciones. Así sabremos que forma tendrá el cantero que implantemos, si es regular, irregular, geométrico o de líneas sueltas.

Color y luminosidad: Es un recurso que bien utilizado llena de vida un jardín y hasta puede influir sobre los estados de ánimo. Algunos colores producen paz y armonía y otros alegría. Los efectos de contra luz también son importantes que los producen ciertas flores y colores.

Circuito cromático: Los colores están agrupados de acuerdo a la temperatura: los cálidos (incluyendo los rojos, amarillos y púrpuras) y los fríos (que agrupan los azules, verdes junto con el blanco). Los colores cálidos provocan un impacto visual fuerte y llaman la atención, en tanto que los colores fríos son más tranquilos y quedan relegados a un segundo plano. También existen los colores neutros o intermedios y los pasteles, generalmente usados para atenuar los colores puros.



Follajes

Cuando hablamos de color se piensa en flores, pero la realidad es que no debemos olvidarnos de los follajes ya que ocupan un lugar más permanente y constituyen la base de nuestras combinaciones. Encontramos verde oscuro, claro, bronce, rojo, marrones, púrpuras, plateados, etc. Las hojas disciplinadas no son un buen aliado a la hora de armar combinaciones, ya que distraen la atención y producen confusión como fondo.



Distancia entre plantas

Para la floración es fundamental que haya espacio suficiente entre cada planta, aunque dependerá del tamaño de cada una y de cómo y cuánto queremos que crezcan. Además que, si están demasiado cerca se quitan nutrientes entre ellas, se limita su potencial de crecimiento y envejecen más rápido. Lo normal es que haya 30 centímetros de espacio como mínimo, y de ahí en adelante según el tamaño. Si se trata de plantas muy voluminosas o espigadas, habrá que entutorarlas para asegurar su crecimiento.


Consejos útiles

"La luz natural es un factor primordial en la composición durante el día y a lo largo del año. Puede hacerse que intervenga positivamente en el proyecto, ubicando estratégicamente los sectores de estar, canteros y otros elementos importantes.

"Cuando se forma una composición con plantas hay que pensar en su colorido todo el año (no solo con flor) hojas y frutos intervendrán también en la paleta.

"Además del color, no olvides las texturas tanto de hojas como de flores.

"Los no colores son muy útiles para formar puentes entre los colores más puros, armonizando y suavizando la composición.

"Hacer uso de los efectos de acercamiento de los colores cálidos y la distancia de los colores fríos en las distintas dimensiones de los espacios a diseñar.

"Cuando se usen colores opuestos o contrastantes hay que manejar las proporciones de cada uno de acuerdo con su fuerza, o intensidad.

"Debe pensarse siempre en los efectos, fuerte, etéreo, tranquilo, alegre, etc, que se desea lograr.

"Pensar en la planta en su totalidad, por ejemplo una Eugenia, posee un follaje verde claro con flores blanco crema y frutos fucsia.



"Si el color es complemento y no protagonista principal, debe comenzarse a considerar el diseño del jardín en general, si va a ser un espacio formal o informal, de aspecto natural o cuidado.

"El color forma parte de un todo con volumen, textura y forma.

"Antes de diseñar es bueno o recomendable observar otros lugares, tomar fotografía de lo que nos gusta y estudiar si lo podemos adaptar a nuestro diseño.

"Los mejores efectos se logran al crear focos de interés en el jardín que no lleguen a saturar y produzcan silencios (donde no pase nada) para que el ojo pueda descansar y de una buena información.

"En la sencillez se logran efectos que muchas veces dejan al espectador impactado.

¿Estás de acuerdo con el tema?
1
Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario