Estilo de vida

Las cinco etapas que debés sortear para hacer un cambio

Antes de modificar un hábito deberás sortear obstáculos. Especialistas te cuentan cómo hacerlo.

Por Sección Sociedad
Todos tenemos algo en nuestra vida que deseamos cambia para mejor, un hábito, nuestras circunstancias de vida, un trabajo, una situación de pareja… Si te tomaras un momento para sincerarte contigo mismo ahora, ¿qué situación o aspecto de tu vida quisieras realmente cambiar?

Según James Prochaska y Carlo Di Clemente, profesores de psicología e investigadores del comportamiento, los seres humanos pasamos por cinco etapas cuando nos encontramos de cara a un cambio:

1- Durante la etapa de la pre-contemplación aún no estamos listos para tomar acción. En muchos casos ni siquiera estamos totalmente conscientes de que nuestro comportamiento o situación quizás no sea la más beneficiosa para nosotros.

2- En la etapa de contemplación, ya comenzamos a reconocer que hay un área de nuestra vida que deseamos o necesitamos transformar, estamos más conscientes de las ventajas y desventajas de continuar de la manera que lo hemos hecho hasta ahora y comenzamos a prepararnos para efectuar el cambio (en los próximos seis meses aproximadamente).

3- Luego entramos a la etapa de la preparación. Aquí ya comenzamos a tener la intención de tomar acción en un futuro cercano (dentro de los próximos 30 días) y puede que ya hayamos comenzado a tomar pequeños pasos en la dirección que queremos ir.

4- La etapa de la acción se caracteriza por el trabajo activo en la modificación de la conducta, aquí ya estamos haciendo cambios específicos y visibles en nuestro esfuerzo por adquirir un nuevo hábito o comportamiento.

5- Por último está la etapa del mantenimiento, aquí ya hemos logrado el cambio, hemos logrado sostenerlo por seis meses o más y nuestra energía está centrada en lograr sostener el cambio logrado de manera consistente y a largo plazo.

Para generar el momentum que necesitamos para romper la resistencia a dejar ir los hábitos que nos han acompañado por tanto tiempo y que nos son tan familiares es útil examinar lo que ganaremos con el cambio como lo que perderemos al dejar ir ese hábito del pasado.
Haz una lista de lo que ganarás una vez que hayas logrado establecer el cambio que deseas. Haz también una lista de lo que vas a renunciar para poder logar tu meta. Este ejercicio te permitirá comenzar a hacerte consciente de cuales son algunos de los motivos por los que en el pasado tus esfuerzos se han visto obstaculizados.

Cuando logramos hacer un cambio que deseamos en nuestra vida experimentamos una sensación de bienestar, nuestra autoestima crece y la confianza en nosotros mismos se fortalece. Por esta razón, te digo en las palabras de la escritora C. JoyBell C.: “No podemos tenerle miedo al cambio. Puede que te sientas muy seguro en el pequeño lago donde te encuentras, pero si nunca te aventuras a salir afuera, nunca sabrás que existe tal cosa como el océano o el mar. Agarrarte a algo que es bueno para ti ahora, puede ser precisamente la razón por la que no tengas algo mejor.”


Fuente: Contexto

Te Puede Interesar