viernes 12 ago 2022
En marcha

En Malargüe ya potabilizan agua de una vertiente que tiene porcentajes de azufre

Fue inaugurada una planta en la escuela Peregrina Cantos del distrito Bardas Blancas, en plena zona rural. Y se esperan los resultados que determinen que el líquido obtenido pueda ser empleado para el consumo humano.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Claudio Altamirano y Dardo Tusi 7 de agosto de 2011 - 08:10

La estudiante norteamericana Sarah Piccard, el intendente de Malargüe, Juan Agulles, e integrantes de la comunidad de Bardas Blancas dejaron inaugurada la planta de potabilización que logra recuperar el agua a partir de una vertiente de agua azufrada.

Así comenzó ya el proceso que permite que en la escuela Peregrina Cantos pueda utilizarse este líquido para la limpieza de baños y ropa, mientras se esperan los resultados que determinen que pueda ser empleada para el consumo humano, un proyecto que da solución al desierto mendocino.

Sarah Piccard es estudiante de la carrera de ingeniería química en la Universidad de Michigan e integrante del Instituto Pavlis que forma a sus alumnos en liderazgo, y logró completar el trabajo en 30 días con el apoyo de la Municipalidad de Malargüe, el Gobierno de Mendoza y toda la comunidad de Bardas Blancas.

Al momento de poner en marcha la planta ubicada en la escuela Peregrina Cantos, Piccard dijo que “el sistema purificador de agua está completamente probado, garantizado, y el agua obtenida puede utilizarse para el riego de forestales y limpieza, algo que no era posible hasta ahora, y que viene a dar solución en este invierno duro a la escasez de agua en algunas horas del día por congelamiento de cañerías debido a las bajas temperaturas”.

El intendente Agulles agradeció a Piccard la posibilidad de desarrollar su proyecto en Malargüe, agradecimiento que fue extensivo "también para toda la comunidad de Bardas Blancas que albergó la ilusión de concretar la planta, a los trabajadores municipales y vecinos de la zona rural y urbana que colaboraron en estos treinta días para que se pudiera terminar el proyecto que trae mejores condiciones para los vecinos, al poder disponer de mayor cantidad de agua para uso doméstico y esperanzados que los análisis arrojen que sea apta para el consumo humano, lo que permitirá incrementar la capacidad de la actual planta potabilizadora del paraje sureño".

Quién se encargó también de ponderar los beneficios que traerá la planta potabilizadora fue la directora del Plan Estratégico Malargüe, la profesora Graciela Viollaz al decir que “estos proyectos nos permiten generar otras posibilidades de desarrollo en el territorio, tanto en el eje territorial  y ambiental, como en el humano y social,  donde las comunidades tienen la posibilidad de desarrollarse a partir de una mejor calidad de vida de sus integrantes”.

Te Puede Interesar