Entrevista a Eduardo Pulenta, nuevo presidente del CEM
"No podemos seguir con este nivel de pobreza, hay que dar el debate por la minería"
Sábado, 14 de mayo de 2022Por Miguel Flores Isuani.

Eduardo Pulenta hijo (43) no tuvo tiempo de estrenar su flamante presidencia del CEM (Consejo Empresario Mendocino), por primera vez en años liderado por un hombre del sector vitivinícola. Apenas elegido se subió a un avión rumbo a Dusseldörf (Alemania) para participar con su bodega Pulenta Estate y junto a otras 34, de la Prowine, un de las ferias de vinos más importantes del mundo.

Recién llegado, habla con Sitio Andino sobre su nuevo rol, los objetivos que se plantea, la situación económica de Mendoza e incluso de la minería, entre otros temas que lo ocupan y ocuparán. Y reconoce que su padre, dos veces titular del ex Centro de Bodegueros de Mendoza (hoy Bodegas de Argentina) le dió algunos consejos sobre el manejo institucional.

"Siempre nos inculcó la educación. Y su consejo pasa por asumir las funciones con responsabilidad y compromiso. El es una persona que le gusta hacer y que las cosas salgan, tal como lo hace junto a mi tío y mi hermano en la bodega", cuenta. 

Toma la posta que dejó Federico Pagano (su antecesor) de la Mesa de la Producción y Empleo de Mendoza y del Movimiento Empresario Argentino, que tracciona el CEM. ¿Qué objetivo se propone?

La Mesa ha tomado mucha fuerza. Somos 7 instituciones. A Federico le pedí que me acompañara. He participado de distintas reuniones desde el Consejo, donde trabajamos en 5 comisiones como la que yo encabezo, que es la de Matriz Productiva y oportunidades para Mendoza. El conduce la  institucional, la relación con otras cámaras, también está la de Educación, con Sofía Pescarmona, la de Políticas Públicas, donde está Federico Ostropolsky, y en la de Infraestructura, con Pablo Puerino, donde se relevan todos los temas que son de interés para la Provincia.

A propósito de matriz productiva ¿es hora de dejar de hablar de "cambiarla" para "ampliarla"? Está el caso de sectores como por ejemplo el IT, al que le va bien y tracciona inversiones y empleo...

Estuve el jueves en el Summit Tec Mendoza y quedé impresionado con los avances en inclusión digital. Y sí, coincido: creo que a la matriz hay que ampliarla y cada sector tiene que adaptarse de la mejor forma. También vemos el caso de Malargüe, donde está el debate sobre la minería y tenemos que hacerla porque ya hay consenso social. Escuché lo que dijo el intendente, ellos lo necesitan y no podemos seguir con este nivel de pobreza; entonces ¿por qué no hacerlo?. El debate hay que darlo. En otras zonas, donde se necesita el agua para vitivinicultura debe seguir así, lo mismo que para hotelería, gastronomía y turismo. Cada zona tiene que seguir adaptándose.

Se dice que es posible una minería sustentable, con controles ambientales, pero no ha sido suficiente. En este momento de la economía ¿se trata de enfocarse en la generación de empleo, el gran déficit?

Desde el Consejo hicimos un trabajo  con Cippec y Fundación Vida Silvestre que muestra que perfectamente puede coexistir con otras actividades con los ejemplos de Australia e incluso San Juan, donde se está haciendo muy bien y da trabajo a sus habitantes. No veo por qué no tener minería en distintas zonas como Malargüe, que traiga riqueza para la zona y la Provincia. Además, la necesitamos todos: un ejemplo es que ahora mismo estamos hablando vía celular entre Alemania y Mendoza, con todo lo que implica la tecnología.

El CEM siempre "radiografió" la administración financiera de distintos Gobiernos. Hoy los números de Mendoza son complicados en cuanto a endeudamiento. ¿Qué debe mejorar desde la gestión?

En dos semanas vamos a presentar un informe sobre competitividad, el primero de 5 este año, seguido de otro sobre la situación fiscal. La inflación es un problema macro que estamos sufriendo todos y no tiene que ver sólo con los mendocinos. Cada uno desde su lugar debe manejarse con responsabilidad: a mi me toca ajustar los precios mientras estamos recibiendo grandes incrementos de insumos. Nadie quiere vivir con inflación, pero habrá que dar pelea para mejorar la situación.

¿Por dónde pasan y qué proponen los nuevos estudios?

Dentro los ránkings de competitividad estamos bastante mal comparados con otros países de Latinoamérica a partir de distintas variables. Por ejemplo, cada $100 que le cuesta un trabajador a una empresa, $30 van al Estado, lo que se hace pesado sobre todo para las que manejan márgenes más chicos. 

Recientemente hubo cruces entre funcionarios provinciales y economistas sobre si hay más o menos presión tributaria. ¿Cuál es su opinión?

Al sector financiero lo perjudica mucho el nivel de Ingresos Brutos. En nuestra industria tenemos una exención con lo cual no lo sufrimos tanto. 

Yendo a la vitivinicultura, después de una cosecha "corta". ¿Cómo ve el año desde lo comercial, con costos y precios cada vez más altos?

En lo que es el segmento de vino de alta gama, todavía tenemos alta demanda gracias a la gastronomía en Mendoza y Buenos Aires con el retorno del turismo, y respecto a las exportaciones todo está bastante quieto en el primer cuatrimestre. Lo más preocupante pasa por los segmentos más bajos, donde se dió una caída de los despachos, y también en los graneles, que son muy importantes para la competitividad de un gran productor como Mendoza. 

Entonces ¿se puede invertir la situación y volver a tener excedentes si cae el consumo y no se colocan esos volúmenes?

Me gusta ser optimista. Creo que será un buen año. Obviamente el contexto internacional acá en Europa inquieta, porque no es fácil la situación. En cada nicho el análisis es distinto, pero estimo que este año será similar al 2021 en cuanto a ventas: proyectamos un repunte de 2 o 3 puntos en cajas para el mercado externo y de entre 5 y 6 para el mercado interno.


................................................................

(apartado o subtítulo)

Perfil: la familia, el vino y las motos

Pulenta es ingeniero industrial egresado de la UNCuyo. Casado con Pía (36), de profesión abogada, es padre de 3 hijos: Quinto (8), Ítalo (6) y Ángela (3). Desde 2004, recién graduado, trabaja en Pulenta Estate, la bodega familiar, primero a cargo del área comercial y actualmente de las exportaciones. En parte sigue los pasos de su padre Eduardo, representante exclusivo en Mendoza de los autos de lujo Porsche, con su propio negocio pero vinculado a las motos.

"Abrimos en setiembre del 2020, en plena pandemia y junto a dos socios, la primera concesionaria con marcas como  Vespa y Asprillia, y también de movilidad susentable con monopatines eléctricos. Es algo que llegó para quedarse, porque hoy por ciclovías se puede atravesar Mendoza desde Luján hasta Las Heras. Muy pronto abrimos la segunda en San Juan", cuenta.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario