Tratamiento interdisciplinario
Dejar de fumar: un equipo de profesionales lo hace posible
Martes, 10 de mayo de 2022Por: María Eugenia Cano.

Llegar a levantar una colilla de cigarrillo de otra persona en la parada de un colectivo. Salir un domingo a la madrugada a buscar un kiosco abierto para conseguir un atado. Decidir no ir a una reunión social porque en la casa de la persona anfitriona no se permite fumar. Estas situaciones parecen extremas, pero -consulta mediante- son más comunes de lo que se cree cuando el consumo de nicotina se ha convertido en un hábito adictivo. ¿Qué se pone juego entonces cuando se es fumador o fumadora? Sin dudas, mucho más de lo que se cree.

Abordar el problema desde un enfoque interdisciplinario e integral es el objetivo que persigue el programa de cesación tabáquica que hace más de 30 años lleva adelante el Servicio de Educación para la Salud de la obra social de la UNCuyo (DAMSU). Un tratamiento que está abierto a toda la comunidad y que actualmente lleva adelante un equipo de mujeres profesionales de distintas áreas.

Ellas son: Diana Calderón, Jefa del Área de Educación para la Salud y la que lleva más años en el programa (22), la Médica Clínica Silvia Martini, la Nutricionista Estefanía Suárez, la Psicóloga Noralí Guliotti, y la Kinesióloga y Profesora de Educación Física, Gabriela Zarandieta

Foto: Cristian Lozano.

"Un día decidí meterme con el grupo por todos los comentarios buenísimos que tenían sobre el resultado y por los porcentajes de gente que deja de fumar", cuenta Zarandieta, ex fumadora empedernida, ex paciente del programa y la última adquisición del grupo. Es ella quien desde su testimonio y su formación cuenta sobre la importancia de que el acompañamiento sea interdisciplinario.

"Tuve la suerte de entrar en el grupo y desde mi parte lo que hago es todo lo que son ejercicios de relajación, ejercicios respiratorios, muchos apuntando al estrés a los momentos de ansiedad, tratando de dar tips o acompañar a la gente permanentemente mediante los grupos para que estén más motivados y que se sientan más acompañados en el proceso y no que sea algo descolgado o que tengan que afrontarlo solitos, porque lo primero que uno tiene es miedo, mucho miedo. Tiene miedo a enfrentarse a esto: ¿qué me va a pasar cuando deje de fumar? Entonces ahí entramos en juego todas nosotras desde su forma. todas vamos acompañando durante todo el proceso", cuenta.

Foto: Cristian Lozano.

En 1987 la Asamblea Mundial de la Salud instituyó el 31 de mayo como un día de concientización mundial para llamar la atención hacia la epidemia de tabaquismo, la principal causa de muerte prevenible en el mundo. Este año la campaña además apunta a alertar sobre el impacto ambiental que genera su producción y consumo. Sobran entonces las razones para abandonar el hábito y aunque parezca difícil o imposible, tomar la decisión es clave. 

En una entrevista con el equipo, las profesionales hablan sobre el tabaquismo y cuentan sobre los alcances de este programa que tiene una tasa de cesación anual que se considera exitosa dentro de la lógica de la problemática. Un tratamiento que a partir de la pandemia además pasó a la modalidad virtual con excelentes resultados, aún para sorpresa del grupo que lo impulsa.

"Los resultados fueron mejores que en la presencialidad. Pensamos que está asociado posiblemente a que las personas tenían más accesibilidad, podían participar en todos los encuentros, pensamos que eso puede haber influido. Y también puede haber influido un poco el temor a enfermarse de covid y las dificultades que eso podía traer", señala Diana Calderón.

¿Y qué propone? La modalidad es individual o grupal. Son dos entrevistas individuales y después las personas tienen 6 encuentros con todo el equipo una vez por semana. Y después durante un año se realiza un contacto de seguimiento y mantenimiento para ver cómo han seguido con el proceso.

Lasprofesionales que integran actualmente el programa: Silvia Martini, Estefanía Suárez, Diana Calderón, Gabriela Zarandieta y Noralí Guliotti. / Foto: Cristian Lozano. 

-¿Cuáles son los mayores desafíos que se le presentan a una persona cuando quiere dejar de fumar?

Noralí Guliotti (Psicóloga). Nosotros siempre hablamos que el tema de fumar implica una triple dependencia. Tiene una dependencia física a la nicotina, una dependencia emocional, psicológica, como por ejemplo la gran mayoría dice "es que es mi compañero", "llevo mucho tiempo fumando", "cuando tengo ansiedad o estrés acudo al cigarrillo para calmarme", son todos estados y significados que se le adoptan al cigarrillo; y también está la dependencia social porque es una de las drogas legales, entonces si bien ahora hay un marco regulatorio a nivel de ley que permite que en algunos lugares de uso público se prohíbe fumar, sigue estando, entonces la persona que está queriendo empezar ese proceso tiene que transitar por ese camino. Lo bueno es que cuando lo hace acompañado, con distintas herramientas que vamos trabajando eso lo hace más llevadero. Por ejemplo las experiencias que estamos teniendo, más la sumatoria de las experiencias a nivel grupal, hace súper rico el proceso.

Silvia Martini (Médica Clínica). Como Noralí te dijo, hay una triple dependencia. Empezando que esto es una adicción, es considerada una práctica adictiva la del tabaco y como es una adicción genera dependencia, una triple dependencia que es la que nombró Noralí. Desde el punto de vista médico, en realidad nosotros podemos ofrecer tratamiento farmacológico para el periodo de abstinencia física. En realidad en las primeras entrevistas que hacemos, evaluamos al paciente en qué etapa del proceso está, si está preparado para dejar de fumar, si está decidido. En el caso de no estarlo nosotros ayudamos con entrevistas motivacionales para que el paciente progrese en la etapa hasta que tome la decisión de aceptar iniciar a este cambio.

Una vez que el paciente ya ingresa a la terapia grupal los pacientes ya se inician con el tratamiento farmacológico que se le ofreció en la entrevista individual y durante todo el proceso, desde la parte clínica te hablo, los acompañamos, hacemos el apoyo farmacológico y también revisamos ese apoyo farmacológico, es decir, si hay que agregar medicación, cambiar medicación, y controlamos los efectos colaterales de la medicación y hacemos un apoyo grupal.

La verdad que trabajar en forma interdisciplinar es sumamente rico para los pacientes y para nosotras también porque enriquece al grupo de trabajo. Nuestro aporte nos enriquece y el aporte de ellos y de los pares enriquece porque todos estamos pasando por el mismo proceso.

Foto: Cristian Lozano.

-¿Se puede advertir una tendencia de gente que quiere dejar de fumar a diferencia de otras épocas? ¿Hay cada vez más personas que entienden que hay que dejar el hábito del tabaquismo?

Silvia Martini (Médica Clínica). Sí, estadísticamente está comprobado. La encuesta nacional de Factores de Riesgo de Enfermedades Crónicas (ENFR), la última se publicó en el 2018 y arrojó que la prevalencia de fumar era del 22,2%, y hace tres o cuatro años antes era del 25%. Está descendiendo y también nosotros lo notamos en las personas que se inscriben, en las personas que nos consultan y demás. Igual el 22% sigue siendo un porcentaje alto de la población, pero sí, está en descenso.

Diana Calderón (Jefa del Área de Educación para la Salud DAMSU). Agrego también que en esto influye mucho todas las campañas de prevención que se han hecho, la legislación. Nosotros desde el 2011 tenemos por primera vez una Ley Nacional (N.º 26.687) que regula la publicidad, el consumo en espacios cerrados. Mendoza fue pionera en esto. Mendoza ya en el 2008 ya había sacado la ley, es decir, que muchas provincias nos adelantamos a lo que fue después la ley nacional. 

Todo este marco legal, más toda la concientización, más sumado a que las generaciones nuevas vienen con mucha consciencia ecológica. Por ejemplo, este año el lema del 31 de mayo que es el día mundial de la consciencia contra el tabaco, es "El tabaco es una amenaza para nuestro ambiente", entonces hay todo un proceso de concientización con respecto al tema. Hay que pensar que recién en 1950 se empezó a tener investigaciones y evidencia científica de que hacía daño, o sea, que es relativamente nuevo en la historia, pero creo que todo esto está impactando en la concientización de las personas. 

Foto: Cristian Lozano.

-¿Se puede establecer una diferencia entre hombres y mujeres al momento de pensar el consumo del tabaco?, ¿Es posible establecer diferencias de género?

Silvia Martini (Médica Clínica). Sí, en realidad tradicionalmente fumaban más los hombres que las mujeres. Esto fue una estrategia de la industria tabacalera. La industria tabacalera va apuntando para el grupo etario o el grupo de genero de acuerdo a cómo le convenga, entonces después apuntó a las mujeres. Ahí salieron todas esas marcas de cigarrillos que apuntaban a las mujeres. Ahí salieron todas esas marcas de cigarrillos que apuntaban a la mujer y que hacían publicidad con la mujer, entonces la mujer aumentó el consumo de tabaco.

Siguen fumando más los hombres que las mujeres pero en realidad las mujeres aumentaron tanto el consumo que llegaron casi a emparejar a los hombres, pero hubo una época en que fumaban nada más que los hombres y ahora las mujeres están fumando a la par.

Y como esta diferencia de género también hay una diferencia del grupo etario, porque hoy por hoy el uso del cigarrillo electrónico, el vapeador, todo esto nuevo también está interviniendo la industria tabacalera en las distintas marcas de estos cigarrillos electrónicos que apuntan al inicio del consumo de tabaco en los adolescentes.

Diana Calderón (Jefa del Área de Educación para la Salud DAMSU). Evidentemente están tratando de salvar el negocio. Tener clientes nuevos y que les duren muchos años. y que hacían publicidad con la mujer, entonces la mujer aumentó el consumo de tabaco.

-¿El cigarrillo electrónico es dañino?

Silvia Martini (Médica Clínica). Sí, es dañino para la salud. Acá en la Argentina por la ley publicada en el 2011 está prohibido por la ANMAT el consumo de cigarrillo electrónico. Eso genera un doble problema, que la gente lo compra igual y que al no tener una legislación no sabemos bien qué tiene el cigarrillo electrónico en su composición. Algunos vienen con nicotina, otros sin nicotina, la diferencia sería nada más la parte adictiva, pero calienta adentro del sistema electrónico a 250 grados centígrados, entonces la liberación de metales pesados que produce el cigarrillo también lo produce el cigarrillo electrónico, y el daño que eso conduce a la salud.

-¿Qué resultado viene teniendo el programa a lo largo de los años? ¿Es posible dejar de fumar?

Diana Calderón (Jefa del Área de Educación para la Salud DAMSU). Claro que es posible. Sí, a ver, dentro del marco de lo que son los tratamientos para adicciones que son difíciles porque es una problemática con recurrencia, ¿no? Dentro de lo que es la problemática tenemos tazas de cesación muy buenas, dentro de lo que se considera a nivel internacional, que van entre el 85 y el más de 90% de cesación en programa, pero en realidad la medida real de la cesación se hace al año, por eso nosotros hacemos todo un acompañamiento anual. Ahí las tasas de cesación disminuyen. 

Los programas a nivel mundial se consideran exitosos cuando tienen un 29% de personas que se han podido mantener, nosotros hemos estado siempre arriba del 35% y en los últimos programas el 36%, 38% de tasa de cesación anual lo que hace que sea un programa exitoso, pero siempre dentro de la lógica de la problemática.

Ojalá se pudiera lograr tasas de cesación mucho más altas, pero de todos modos la experiencia nuestra nos va marcando que hay personas que inician el programa, por ahí recaen y después vuelven y a veces en el segundo, en el tercero o cuarto intento logran la cesación

Nosotras pensamos que en realidad nunca en esto hay fracaso, siempre hay acercamiento y cada periodo que se logre, ya sean días, meses, años, siempre es positivo y es un logro. Porque a veces está vivencia de sentir que fracasé y no hay fracaso en esto, siempre hay un acercamiento y una posibilidad de lograrlo.

Foto: Cristian Lozano.


-¿Desde cada área que manejan, cuáles son los beneficios de dejar de fumar?

Silvia Martini, Médica Clínica. Foto: Cristian Lozano.

Silvia Martini (Médica Clínica). Desde lo médico todo. Hay beneficios que son considerados a corto plazo, a mediano plazo y a largo plazo. A corto plazo, es que dejás de fumar y dentro de las 8 o 12 horas se regula la presión arterial y la frecuencia cardíaca a los valores normales de ese individuo, no quiere decir que va a dejar de ser hipertenso y demás si lo es, pero se regulan a valores más sanos. Con el pasar de los días, dos o tres días, voy a recuperar el gusto, el olfato, empiezan a recuperar las capacidades respiratorias

A mediano plazo no te voy a decir todos, disminuye el riesgo de infarto del miocardio y accidentes cerebrovasculares, es decir todas las enfermedades que tienen que ver con la parte cardiovascular. Eso a mediano y largo plazo. Y sobre todo a largo plazo disminuye el riesgo de enfermedades  neoplásicas relacionadas al consumo de tabaco y el epoc, la enfermedad pulmonar. Porque en general tenemos relacionado que fumar genera cáncer de pulmón, pero genera muchísimos otros cánceres que se asocian con el hecho de fumar, de hecho casi todos los cánceres tienen como factor de riesgo fumar, entonces dejar de fumar disminuye el riesgo de todos los cánceres.

Gabriela Zarandieta. Prof. de Educación Física y Kinesióloga. Foto: Cristian Lozano.

Gabriela Zarandieta (Prof. de Educación Física y Kinesióloga). Desde la parte física la gente tiene más ganas, salen a hacer ejercicio, resisten un poco más, se dan cuenta que pueden respirar un poco mejor. No llega tan rápido la fatiga y como que te sentís liberado, no estás pensando en que no vas a poder respirar bien. La parte muscular también empieza a actuar mucho mejor, la sangre se ha vuelvo a licuar un poco más, el oxígeno se traslada mucho más rápido, entonces tienen un montón de beneficios físicos.

-¿Qué mitos y verdades hay con esto de fumar y engordar y todo lo que hay en relación a eso?  

Estefanía Suárez, Nutricionista. Foto: Cristian Lozano. 

Estefanía Suárez (Nutricionista). Con el cigarrillo hay un comportamiento bucomanual y al dejar de fumar pasa que la gente sigue con esa conducta que canaliza más que nada con los alimentos. 

En el taller se trabaja mucho sobre tratar de salir del área oral, de buscar el alivio por otros sentidos y con la alimentación se empieza desde el principio a pedirles que incorporen otro tipos de alimentos.

De por sí el fumador tiende a elegir ciertos tipos de alimentos que se llevan bien con el tabaco. No va a tender a elegir tanta fruta o agua fresca, sí va a ir a comidas más calientes o sazonadas, más picantes, más saladas. En la primer parte, que es la de cesación, les empezamos a pedir que incorporen este otro tipo de alimentos que les va a ayudar las primeras semanas de abstinencia, el cortar en la boca con esos sabores que se maridan tan bien con el tabaco. A tener la boca más fresca que eso los ayuda a no desear el tabaco. Introducir más vitamina C, más frutas y verduras, más antioxidantes, la alimentación mejora.

Acá no proponemos ningún tipo de dieta, sino que los orientamos en alimentación saludable. No les vamos a pedir dejar esos alimentos, pero sí enseñarle a usarlos, cómo los vamos a comer, tratar de elegir la situación que nos permita saborearlos y disfrutarlos, que no sea algo que me domina a mí sino que pueda aprender a manejarlos de forma tal que no me provoque un problema de salud a largo plazo, un aumento de peso, pero en general trabajado en lo que es alimentación saludable y pautas de acompañamiento durante la cesación y lo que es previsión de aumento de peso con alimentación saludable, no trabajamos dietas de ningún tipo.

-¿Y los beneficios emocionales?

Norali Guliotti, Psicóloga. Foto: Cristian Lozano. 

Noralí Guliotti (Psicóloga). Hay muchas cosas que vamos trabajando en el transcurso del proceso. El primero con el que nos acercamos es saber que implica la elaboración de un duelo. Cuando hablábamos de la dependencia psicológica o emocional es el significado que yo le he atribuido al cigarrillo. Si en mi vida ha sido mi compañero, bueno, tengo acercarme a hacer ese duelo, al cierre de esa etapa y lo hacemos con un ejercicio para poder acompañarlo.

El primer beneficio es que yo empiezo a relacionarme también con compañías mas reales, vínculos reales. Y otra de las cosas que tiene como grandes beneficios a nivel emocional es que hay algo que suele pasar mucho en las personas que fuman, que las emociones las tienden a tapar. Justamente la acción del cigarrillo que es llevar algo a la boca y cualquier cosa que me esté pasando lo canalizo a través del cigarrillo. Yo puedo empezar con este proceso, la ansiedad, los miedos... Me va a permitir descubrir otras herramientas que tengo con personas que me pueden ayudar a afrontar mejor las situaciones de estrés y de ansiedad pudiendo hablar y no tapar.

Diana Calderón, Jefa del Área de Educación para la Salud en DAMSU. Foto: Cristian Lozano. 

Diana Calderón (Jefa del Área de Educación para la Salud DAMSU). También el impacto que trae sobre la autoestima. El hecho de que la persona logre vencer una conducta adictiva trae un impacto sumamente positivo. Esta sensación de control, de tener poder de decisión, realmente surge una sensación de orgullo que es muy positiva. 

Generalmente el tema de dejar de fumar viene asociado a otro montón de cambios. Las personas empiezan a conectarse con otras cosas, con una alimentación más saludable, con la actividad física, con cosas que les gustan. Realmente nosotras vemos que no solamente se deja de fumar sino que también las personas se suelen conectar con cambios positivos. 

El solo hecho de dejar de ingerir nicotina sistemáticamente, que es un estimulante, se han hecho varios estudios que demuestran que después de un tiempo bajan los niveles de estrés y de ansiedad, pasada la abstinencia. A largo plazo esto es uno de los grandes beneficios.

Y dentro de lo social las personas recuperan la posibilidad de hacer una sobremesa de no tener que salir en pleno invierno a tomar un café afuera para poder fumar, esto de no poder estar en un ambiente cerrado. Hay personas que hasta dejan de viajar porque tienen que pasar muchas horas en un colectivo o en un avión, en realidad se recupera mucho esta sensación de libertad, de no estar dependiendo.

***

Este programa que está abierto a la comunidad (afiliados de DAMSU tienen beneficios) durante todo el transcurso del año. 

Para pedir información o inscribirse comunicarse al mail a educacionparalasalud@damsu.uncuyo.edu.ar o llamando por teléfono al 4135000, que es el número de la universidad, interno 4202, de lunes a viernes de 8 a 13 horas. 


*Producción fotográfica: Cristian Lozano.


Tamaño del texto
Comentarios
Sofía
10-05-22 23:20
Gracias a este equipo dejé de fumar hace más de un año después de 15 años de ser fumadora! Las felicito a todas por su trabajo!!
Tu comentario
Más de Soy Más
Desromantizar la maternidad: de eso también se habla
Por María Eugenia Cano.