crisis financiera

La desconfianza sobre España dispara otra vez el riesgo país

Esto se debe a las dudas que genera el plan de saneamiento de la cuarta entidad financiera del país, Bankia, cuyo rescate por parte del gobierno de Mariano Rajoy será el más caro de la historia del país.

La desconfianza sobre España disparó este lunes el riesgo país por encima de los 500 puntos, máximo histórico, debido a las dudas que genera el plan de saneamiento de la cuarta entidad financiera del país, Bankia, cuyo rescate por parte del gobierno de Mariano Rajoy será el más caro de la historia del país.

Los inversores responden así después de que la entidad anunciara el viernes pasado que necesita 19.000 millones de euros adicionales para poder sanear sus cuentas.

Bankia reveló que no cerró 2011 con ganancias de 300 millones de euros, como se había mantenido hasta ahora, sino que terminó el año con unas pérdidas cercanas a los 3.000 millones.

Los 19.000 millones de euros que la entidad solicita ahora al Estado se suman a los 4.456 millones que ya recibió y que el Ejecutivo español convertirá en acciones, de ahí que anunciara recientemente su “nacionalización”.

Este rescate, que en total ascenderá a 23.000 millones de euros, se convertirá en el más caro de la historia reciente de España, mientras el país afronta el mayor ajuste de la democracia, que afecta derechos sociales básicos como el sistema de salud y educación, en aras de reducir su elevado déficit público.

Tras quedar suspendidas su cotización el pasado viernes, las acciones de Bankia abrieron hoy con una caída del 26,75%, lo que dejó el precio del título en 1,15 euros, frente a los 1,57 del pasado jueves, según datos de la Bolsa madrileña.

En julio de 2011, cuando las acciones de Bankia –fusión de Caja Madrid, Bancaja, Caixa Laietana, y otras menores- debutaron en la Bolsa, el precio era de 3,75 euros por título, con lo que los inversores han perdido un 64% del valor.

En tanto, como consecuencia de las dudas que sigue generando el sistema financiero español, el riesgo país o prima de riesgo- diferencial entre el bono español a diez años y el alemán (de referencia) al mismo plazo, escaló hasta los 513 puntos, el máximo desde la creación del euro, con un rendimiento del 6,4%.

El gobierno intervino la matriz de Bankia, el Banco Financiero y de Ahorro (BFA), el pasado 9 de mayo, para garantizar su solvencia debido a que se trata de la entidad más grande del país con mayor exposición a productos considerados “tóxicos”, es decir, créditos difíciles de recuperar, provenientes del mercado inmobiliario.

La operación, que se anunció como una “nacionalización”, supone la conversión de un crédito que el Estado hizo a la entidad en acciones.

Antes de la operación, el entonces presidente de Bankia, Rodrigo Rato –ex director del Fondo Monetario Internacional (FMI)- abandonó su cargo sin afrontar ningún tipo de responsabilidad.

Las fuerzas políticas opositoras de la izquierda parlamentaria exigieron una comisión de investigación en el Congreso, pero el gobernante y derechista Partido Popular (PP), que cuenta con mayoría absoluta, vetó la iniciativa.

El líder del principal partido opositor, el Partido Socialista (PSOE), Alfredo Pérez Rubalcaba, quiere que Rato y el presidente del Banco de España (BCE), Miguel Angel Fernández Ordoñez, y que no se aporte “ni un euro más” de dinero público a la banca si no se va a recuperar.

En ese sentido, el nuevo presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri –ex consejero del BBVA- aseguró que el dinero público que recibirá la entidad es para su “capitalización”, y no tendrá que ser devuelto.

"Estamos hablando de capital y tenemos la convicción de crear valor para el accionista, ya sea el Estado o el resto de inversores, pero aquí no hay que devolver nada, lo que hay que hacer es crear valor de esos 19.000 millones", dijo Goirigolzarri, al presentar el plan de viabilidad de la entidad.

Te Puede Interesar