Debates actuales
Desromantizar la maternidad: de eso también se habla
Martes, 3 de mayo de 2022Por María Eugenia Cano.
Por: María Eugenia Cano - en Twitter @EugeCanon

En octubre de 2019 Ana Paula Soto exponía en un espacio cultural independiente de la provincia una serie de obras a las que denominó como arte pos-materno. De forma rupturista inauguraba una nueva estética dentro de su trayectoria como artista visual. Una que estaba atravesada por su condición de mujer y la experiencia de traer un ser humano al mundo.

"Ser madre, trabajar, preparar las clases, es complejo poder hacer todo. Eso me pasó, los dibujos empezaron a ser más rápidos, muy gestuales, muy espontáneos que terminaron generando una nueva estética. Una mucho más despojada, con pocos elementos y muy relacionadas con los estados de ánimo: el puerperio, la deconstrucción, el feminismo, los debates. La maternidad generó una nueva manera de dibujar que me terminó agradando", comentaba en ese momento la artista.

Afiche de la muestra de Ana Paula Soto. Imagen de archivo. 

La exposición de Ana Paula Soto (se puede seguir a la artista en sus redes) vino a permitir, a través del lenguaje del arte, un espacio público de reflexión sobre la maternidad y su idealización.

PODÉS LEER ¿Existe un arte pos-materno? Ana Paula Soto plasma su experiencia en una muestra

"Vientres, senos, genitales, fluidos, cuerpos que se (re)configuran como gesto político ante lo establecido, lo normado, lo esperable. Necesitamos animarnos a ser malas madres para volver a construirnos como mujeres-artistas y maternar con libertad, sin culpa, sin estereotipos, sin mandatos", reseñaba el escrito que daba cuenta de una serie de dibujos despojados de prejuicios y más vinculado a una honestidad brutal de las emociones que estaba atravesando Soto.

"¿Nuestro rol de mujer-madre se establece cuando parimos o nos es asignado desde que nacemos en nuestras sociedades patriarcales? ¿Podemos elegir qué madres ser o es una experiencia pautada por mandatos establecidos", fueron algunas de las preguntas que abría el texto curatorial de la exposición escrito por Andrea Mazzini.

Mucho más acá en el tiempo y también desde la iniciativa de una artista visual, se abrió otra posibilidad de intercambio por fuera del ámbito privado sobre el acto de maternar. Fue en la sala anexo del Museo Municipal de Arte Moderno de Mendoza (MMAMM) que funciona en el Parque Central y que desde el año pasado genera "Espacio X"; una instancia con actividades más experimentales y que se piensan en diálogo con la comunidad y en coherencia con la muestra que se presenta en ese momento en el lugar.

"Y, ¿quién mima a mamá?", fue el nombre que eligió Carla Ferrer para sumarse al espacio y proponer un encuentro sobre la experiencia de la maternidad. Y no fue al azar el nombre, justamente porque lo planteó para dar una vuelta de sentido a la conocida frase con la que aprendemos en la infancia a escribir. Si cuidar, amar, mimar, proteger, abastecer, criar, estar, son responsabilidades de las mamás, entonces: ¿quién las mima a ellas?

"Se me ocurrió esto de permitir una charla y un debate para sacar quejas y liberarse de culpa desde la experiencia de madre, algo que por ahí no es muy común. Creo que tomé consciencia cuando fui mamá y entendí la gran complejidad que era y no escuchaba a nadie que se quejara. La idea no es basarse en teorías, sino que la propia experiencia individual que puedan compartir tenga como fruto el conocimiento compartido", comentó Ferrer antes de empezar la actividad.

Intervención de la artista Carla Ferrer para la charla "Y, ¿quién mima a mamá? / Foto: redacción.-

Carla es madre desde hace un año y cuando parió, su vida cambió por completo. "¿Puedo ser artista y mamá a la vez?", se cuestionó muchas veces y hasta se sintió desvinculada de ciertos ambientes. "Te convertís en madre y hay ciertas actividades que socialmente no están contempladas para contenerte. Fue hasta que me dije que sí se puede que empecé a producir de nuevo. Creo que ahí me respondí", contó a este medio.

Como para romper el hielo entre las presentes, Carla lanzó una sola pregunta que alcanzó para que cada una de ellas se animara a contar su experiencia: ¿Qué es lo que se espera de una madre? Y salió de todo: algunas historias más felices y otras más dramáticas, porque cada mujer es un mundo y cada maternidad un universo en sí mismo.

Ser "comprensivas" y ser "buenas madres", manifestaron algunas sobre lo planteado. En este sentido una fue más allá y dijo: "A nadie se le pide más estabilidad emocional que a una madre. Al hombre eso no se le exige nunca". Siempre hay que estar bien, estables y lúcidas.

Cómo era de suponer, el encuentro abrió la puerta al debate y al relato sobre cómo cada una transitó la etapa del embarazo. Si el instinto materno existe o si es una construcción cultural. La decisión a tomar, llorar en el baño frente a la incertidumbre o los cambios en el cuerpo, fueron algunos de los testimonios. "Mi cuerpo se desdobló, no entendía, en un primer momento quería estar sola, lloré, me hice preguntas hasta que me dije me tengo que hacer cargo", compartió una de ellas sobre lo que sintió cuando se enteró que estaba embarazada por primera vez. 

"Una vez que nace no parás nunca más", apuntó otra de las mujeres que se sintió convocada a la charla, mientras se abrían otras puertas de confesión relacionadas con el momento del parto y como lo que de apoco se empieza a visibilizar como violencia obstétrica: el maltrato y la falta de humanidad en un momento de vulnerabilidad extrema para la mujer. "Que te digan dale mamita", "acá no podés llorar" o que seas como un trámite, aparecieron como experiencias del momento de dar a luz en el hospital. "Las instituciones están viciadas y responden a esquemas viejos hay una invasión sobre el cuerpo del otro", reflexionaron.

Sobre maternar, las obligaciones de cuidado y del hogar, la falta de tiempo para combinar otras actividades e intereses, la culpa latente sobre todo lo que se hace o se deja de hacer, y sobre cuánto influyen los mandatos familiares y las tradiciones arraigadas sobre lo que se espera y lo de es, el encuentro trajo algunas miradas compartidas: "En un momento entendí que primero soy mujer y que después soy madre", "Soy madre pero también soy otra cosa, la maternidad es un rol más".

***

Comenzar a deconstruir un rol sobre la mujer que hasta hace poco era intocable. Compartir con otras la experiencia. Hablar sin miedo a ser juzgadas. Desromantizar. Traerlo al plano real con sus matices. El feminismo que se ha instalado en la sociedad en los últimos años está permitiendo visibilizar y reflexionar -entre tantas cosas- también sobre lo que antes era un mandato constitutivo e incuestionable del "ser mujer". 

Hoy cada vez son más las mujeres que se animan a expresar en voz alta que la maternidad es compleja y que no todo es, ni debe ser, color de rosa. Que cada mujer lo vive de manera distinta y que cada experiencia es única. Y que está bien que así sea. Como también esta bien cuestionarse el deseo de maternar y la posibilidad de elegir, porque ahora sabemos que tenemos derecho a elegir. 

"La maternidad se está desromantizando, es algo lindo pero también es difícil", "el tema de la maternidad por deseo ha empezado a hacer que muchas mujeres confiesen temas de abortos", "todas estás cosas se discutían pero en tribus pequeñas, ahora comienza a ser distinto", comentaron algunas de las mujeres sobre el intercambio que se generó en la sala anexo del MMAMM.

Sacar quejas y liberarse de culpas. Con esa intención y lejos de teorías es que la artista Carla Ferrer propuso el espacio de diálogo. Uno de los tantos que empiezan a replicarse en distintos ámbitos y que seguramente veremos cada vez más. 

Como hace unos días lo hizo a través de sus redes sociales la popular cantante chilena Mon Laferte que es mamá primeriza y que cada tanto comparte con sus seguidores cómo vive su nueva realidad. 

"Feliz cumpleaños a mí en esta nueva versión que se levanta a las 4 de la mañana a hacerse extracciones, por cierto cumplo 39 años! Pensé que a esta edad una ya se sentía adulta, pero me@sigo sintiendo como una bebé", confesó.

O la actriz argentina Gloria Carrá, quien en una entrevista para la revista Planeta Urbano también habló del tema cuando le preguntaron sobre una obra de teatro que protagoniza y que plantea una visión particular sobre la maternidad. 

"Es interesante ver qué se espera de una madre, que es una mujer como todas las mujeres. Porque se habla del instinto maternal y de que, cuando nace el bebé, la madre es alguien que te acuna y te cuida por tantos años, pero no siempre es así. Hay madres que maltratan, no todas las madres son buenas y santas", reflexionó

Las mujeres quieren hablar del tema y lo están haciendo, y Mendoza no está siendo ajena a estas instancias de expresión. La que propuso la artista Carla Ferrer además cuenta con la iniciativa de plasmar el intercambio que se produjo en un fanzine. El mismo se podrá conseguir en la sede de la sala ubicada en el Parque Central o también se la puede contactar a través de su cuenta de Facebook para consultas.


Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario
Más de Soy Más
Dejar de fumar: un equipo de profesionales lo hace posible
Por: María Eugenia Cano.