¿Cómo puedes decir que no te previne? Las advertencias
Domingo, 24 de abril de 2022Por Eduardo Press.

Un día, un joven se arrodilló a orillas de un río. Metió los brazos en el agua para refrescarse el rostro y allí, en el agua, vio de repente la imagen de la muerte. Se levantó muy asustado y preguntó:

-Pero... ¿qué quieres? ¡Soy joven! ¿Por qué vienes a buscarme sin previo aviso?

-No vengo a buscarte -contestó la voz de la muerte-. Tranquilízate y vuelve a tu hogar, porque estoy esperando a otra persona. No vendré a buscarte sin prevenirte, te lo prometo.

El joven entró en su casa muy contento. Se hizo hombre, se casó, tuvo hijos, siguió el curso de su tranquila vida. Un día de verano, encontrándose junto al mismo río, volvió a detenerse para refrescarse. Y volvió a ver el rostro de la muerte. La saludó y quiso levantarse. Pero una fuerza lo mantuvo arrodillado junto al agua. Se asustó y preguntó:

-Pero ¿que quieres?

-Es a ti a quien quiero -contestó la voz de la muerte-. Hoy he venido a buscarte.

-¡Me habías prometido que no vendrías a buscarme sin prevenirme antes! ¡No has mantenido tu promesa!

-¡Te he prevenido!

-¿Me has prevenido?

-De mil maneras. Cada vez que te mirabas a un espejo, veías aparecer tus arrugas, tu pelo se volvía blanco. Sentías que te faltaba el aliento y que tus articulaciones se endurecían. ¿Cómo puedes decir que no te he prevenido?

Y se lo llevó hasta el fondo del agua.

Mirar nuestra empresa en el espejo

Así como existen las advertencias, es importante estar predispuesto a verlas. Cuando una empresa se ve en un espejo y observa algunas canas se suele tender a teñirlas y ocultar el avance del tiempo. Tu empresa cambia porque el mundo actual lleva a eso, y si bien puede dar cierto vértigo este punto es un excelente momento para analizar el reflejo que el espejo nos brinda.

Entonces, ¿cómo aprendemos de la experiencia en nuestras empresas?

La autoevaluación es un buen espejo.

Recomendamos hacer esta evaluación de una manera gráfica, para poder desarrollar un cuadro que represente el estado actual de nuestra empresa. Lo principal es determinar cuáles serían las fortalezas, puntos a reforzar y cómo promover esa mejora. ¿Quién o quiénes lo van a implementar? ¿Se cuenta con las habilidades dentro de la empresa o hay que generar nuevas alianzas?

Los colaboradores inmediatos.

Este es un tema muy importante, los colaboradores más inmediatos quizás sean la mayor fuente de información que los directivos de una empresa pueden tener. Siempre y cuando sientan que son escuchados y que sus aporte son tenidos en cuenta, sino en lugar de espejo serán un vidrio opaco.

Los clientes.

El contacto con los clientes es muy importante por varios motivos, por un lado porque son fuente de información de cómo ven a la empresa y cómo ven los productos y servicios que reciben. Puede ser a través del contacto directo (recomendado) o a través de los niveles de compra, cumplimiento en los pagos, niveles de queja, devolución de productos, recomendaciones que nos hagan.

Los proveedores.

El trato de los proveedores nos devuelve la imagen de cómo somos como clientes, se expresa a través de si nos buscan, si nos cumplen en los plazos y calidad, si nos ofrecen facilidades de pago, si percibimos interés en querer que sigamos siendo sus clientes.

El personal.

Todo el personal es una fuente inagotable de información independientemente del lugar jerárquico, desde el cadete hasta un jefe o supervisor, son los que están en contacto en el día a día de la gestión, en la primera línea de fuego, los que más a fondo conocen la empresa. Por eso recomendamos a los directivos mantener un contacto habitual con el plantel de empleados. Puede ser a través de visitas en su área, consultando sus necesidades actuales para realizar su tarea, mostrando interés en su actividad.

Evaluaciones FODA. (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas)

La evaluación FODA es una herramienta noble y útil. Lo puede hacer una sola persona, se puede hacer en grupo, se puede hacer sobre toda la empresa o por sectores. Es un buen indicador de donde estamos parados.

Como la vida de las empresas suele ser dinámica recomendamos cada tanto hacer una evaluación FODA, nos permite identificar que anda bien, qué tenemos que corregir.

Cuando juntamos todos estos elementos tenemos un panorama interesante en el espejo para que "la muerte" no nos sorprenda.

Requisitos

Para poder llevar adelante estás "miradas" al espejo hacen falta algunos instrumentos, todos accesibles y económicos:

  • Escuchar (oír y comprender)
  • Mirar
  • Conversar
  • Caminar la empresa

Amigo lector: ¿Qué imagen le devuelve su espejo?

*En colaboración con la Lic. Sofía Florín, especialistas en Psicología Organizacional, Empresas Familiares y Emprendedores.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario