martes 9 ago 2022
Espacio

EEUU: la NASA está lista para enviar el cohete Juno a Júpiter

El observatorio satelital, que no llevará tripulación, está diseñado para viajar al espacio a bordo de un cohete Atlas 4 y despegará de la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Sección Internacionales 5 de agosto de 2011 - 10:01
La agencia espacial estadounidense NASA está lista para lanzar este viernes al cohete Juno, que funciona con energía solar y costó mil millones de dólares, a un viaje de cinco años a Júpiter, para que investigue la composición del planeta más grande del Sistema Solar.
  
El observatorio satelital, que no llevará tripulación, está diseñado para viajar al espacio a bordo de un cohete Atlas 4 y despegará a las 11H34 (15H34 GMT) de la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, en Florida (sureste).
  
Una hora después de su despegue, Juno se encontrará "a cinco años y 2.800 millones de kilómetros" de Júpiter, indicó la NASA.
  
Una vez que llegue a su destino, en julio de 2016, la nave orbitará los polos del gigantesco planeta de gas, que se cree fue el primer planeta que se formó alrededor del Sol y cuya masa es dos veces superior a la de todos los planetas del Sistema Solar juntos.
  
La misión contempla 30 órbitas durante un período de un año.
  
Juno se acercará a Júpiter más que ningún otro cohete de la NASA y será el primero que orbitará los polos del planeta, informó Scott Bolton, principal investigador de Juno y científico del Southwest Research Institute en San Antonio, Texas (sur).
  
"Si queremos retroceder en el tiempo y saber de dónde vinimos y cómo es que se formaron los planetas, Júpiter guarda este secreto", dijo.
  
En 1989 la NASA lanzó Galileo, una nave de exploración que entró en la órbita de Júpiter en 1995 y que ingresó al planeta en 2003, finalizando así su misión.
  
Una vez que Juno llegue a Júpiter, hará uso de una serie de instrumentos -algunos de los cuales provienen de los miembros de la Estación Espacial Europea, como Italia, Bélgica y Francia- a fin de recolectar información sobre el funcionamiento y la composición del planeta.
  
Dos experimentos clave permitirán calcular la cantidad de agua que hay en Júpiter y determinarán si el planeta "tiene un núcleo de elementos pesados en el centro o si está todo hecho de gas", explicó Bolton.
  
Además, los científicos esperan aprender más sobre los campos magnéticos y su gran lunar rojo, una tormenta que ha estado ocurriendo por más de 300 años.
  
"Una de las preguntas fundamentales es ¿qué tan profundas son las raíces de ese lunar rojo? ¿Cómo se mantiene (la tormenta) por tanto tiempo?", precisó Bolton durante una conferencia de prensa la semana pasada.
  
En 2003, cuando se estaban afinando los planes para Juno, la NASA consideró usar una especie de combustible nuclear para hacer funcionar el cohete, pero los ingenieros decidieron que la nave sería más rápida y segura si utilizaba energía solar, dijo.
  
Juno es parte de una nueva serie de misiones científicas planetarias, y será seguido por Grail, que será enviado a la Luna en septiembre, y por el Laboratorio de Ciencias de Marte, que despegará en noviembre.
  
 
"Estas misiones están diseñadas para resolver algunas de las más difíciles cuestiones de la ciencia planetaria, todas ellas acerca de nuestro origen y de la evolución del Sistema Solar", dijo Jim Green, director de la división de ciencia planetaria de la NASA, en Washington.

Te Puede Interesar