Liderazgo y Empresa - Opinión
"El Padrino" cumplió 50 años, los Corleone y las organizaciones
Domingo, 20 de marzo de 2022Por Eduardo Press.

El 14 de marzo de 1972 se estrenaba en Estados Unidos El Padrino, película que está en los primeros lugares de la historia del cine.

Para algunos es el I Ching, la suma de todo el conocimiento, funciona como uno de los grandes relatos que ofrecen un modelo para descifrar el mundo.

Los protagonistas son criminales, delincuentes responsables de los actos más violentos que se puedan imaginar, abusos, traiciones y un extenso" catálogo de modos de asesinar.

Los personajes se mueven a la luz de su propia legalidad pero al mismo tiempo viven bajo un estricto código ético particular, como "otra" moralidad alternativa que creen más justa que la que rige a la sociedad convencional.

Para algunos esta película presenta un retrato de una época y un ambiente, con una crítica subrepticia a la sociedad norteamericana, las relaciones familiares, la práctica política y sus esquemas morales, conviviendo en el guion con asuntos relativos al mundo de la mafia, la inmigración, la relación de pareja, los sistemas de dominación familiares, la violencia criminal y su asociación política, etc.

Vamos a alejarnos de esas miradas fundamentalistas de "es lo más" o "es lo peor".

Lejos de elogiar el crimen y de una crítica cinematográfica vamos a enfocarnos en la película como organización y en el funcionamiento de la familia Corleone.

La película como organización

Para filmar una película se construye una organización que se crea con ese objetivo.

1) Anticipación: un estudio de filmación estuvo atento y "vio" la evolución de una novela que escalaba posiciones de venta, unos años antes de convertirla en película compró los derechos del libro. "La vio antes". Tuvo visión.

2) Planificación: una vez tomada la decisión de hacer la película había que formar un equipo, eran muchas las áreas a cubrir. Lo que se propuso la empresa fue buscar profesionales especialistas en cada una de ellas: director, guionista, director de cinematografía, edición, musicalización y el casting, entre las más importantes. Planificó los recursos.

3) Elección del equipo: para cualquier proyecto lo que necesita una organización es contar con personas idóneas para cumplir las funciones que le correspondan a cada uno. Y promover la empatía entre ellos, facilitar la cooperación, condición imprescindible. Las personas aptas.

4) Apostar a la diversidad: superados varios problemas surgidos de la no aceptación de algunos de los convocados por diversas circunstancias, finalmente se consolidó un equipo de excelencia. Lo que nos interesa señalar es que las elecciones recayeron en un grupo muy diverso en edades, experiencia, género. Los integró haber creído en el proyecto. Con los actores sucedió lo mismo, se integraron en el elenco actores muy reconocidos por el gran público y otros con una carrera incipiente. Se buscó la "homogeneidad en la diversidad.

5) Resultado excelente: La productora apostó, mal no le fue, película multipremiada y fue la película más taquillera de la época. Un clásico del cine. El resultado fue un éxito absoluto.

La familia Corleone

No es sencillo encontrar aspectos positivos en una familia criminal, con una idea propia de la justicia, con códigos y prácticas no deseables y mucho menos recomendables.

Encontramos aspectos del lado del "no", alguno del lado del "sí" y alguno mixto.

1) Liderazgo claro e indiscutible: no hay ninguna duda del ejercicio del liderazgo de Don Corleone ni el de su continuador (su hijo menor). Vertical, sin peros, muy lejos de las tendencias actuales de liderazgos compartidos y horizontales.

Afirmamos que para que una organización funcione los liderazgos deben ser claros. Liderar es ser seguido no obedecido como en la película. La claridad a la que nos referimos es a la que el líder es el referente.

2) Consignas claras: rescatamos es que son claras no que las compartamos. La "bajada de línea" no ofrecía dudas: "Nunca dejes que alguien de afuera de la familia sepa qué estás pensando" "Aquel que venga con la propuesta de negociar es el traidor", "mantente cerca de tus amigos y mucho más cerca de tus enemigos", "no mezcles tus emociones con tus decisiones".

3) Transmisión de valores: no hay ninguna duda del éxito en la transmisión de los valores, dentro de los códigos todo, fuera de ellos castigo, sea quien sea.

4) "Son negocios no es nada personal", la consigna más dañina y vigente, es un argumento con el que se justifica cualquier acción. Es la demostración de sacrificar a las personas en función del negocio. Antes el negocio que las personas. Los protagonistas de los negocios y los que reciben los efectos siempre son personas.

Amigo lector: ¿Su empresa está cerca o lejos de los Corleone?

*En colaboración con la Lic. Sofía Florín, especialistas en Psicología Organizacional, Empresas Familiares y Emprendedores.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario